Cacería Miércoles, Ene 31 2007 

Un yaguareté muerto en Esquina, Corrientes. Cada vez son más las denuncias sobre extranjeros que llegan para practicar caza mayor.
tapa.jpg

A que si les digo “jaguar” todos conocen al animal cazado? Claro, suena mejor, no? Pero nosotros, los nacidos en la provincia que aparece en el paquete de la yerba taragüí, le decimos yaguareté…me parece que suena más guaraní. Además, cuando escribieron el chamamé en honor al Sargento Cabral, se necesitaba una palabra que rimara con yacaré. Llegaban a poner jaguar y, con qué rimaba? Con ajuar? Con Aduar?

Escuchando comentarios respecto de una charla que transcurrió en Gran Hermano hace unos días cuando una de las niñas hablaba de la doctrina de Marx, el “Marxisismo”, me parece correcto asumir que no todos sabemos de qué habla el chamamé.

Ya creo que la mayoría sabe quien fue José de San Martín. Padre de la patria para nostros, héroes para los hermanos peruanos. Alguna noche, un soldado que se daba maña con la guitarra le pide permiso al jefe del Ande, para escribirle unos versos a un abá (indio), devenido en soldado, quien le supo salvar la vida.

En la batalla de San Lorenzo, los gringos hirieron el pingo del general, que se le cayó encima, inmovilizándolo. En eso aparece el Sargento Cabral, hace alguna maniobra difícil y libera a su jefe, pero es herido de muerte. Sus últimas palabras, dicen los libros, fueron “muero contento, hemos batido al enemigo”.

Vaya saber si todo es verdad, pero inspiró a unos cuantos, dió nombres a plazas, y, de las marchas que aprendimos en el colegio, mi favorita fue siempre la de San Lorenzo.

Sería una falta de respeto intentar escribir la letra mitad en castellano, mitad en guaraní como se canta en la provincia. Ahora, si algún hermano paraguayo se anima, por mí, hágale la correcciones que crea necesarias.

Para el que le suene raro el ritmo que se puede escuchar, les comento que eso es un chamamé, música folklórica del norte. No le busquen temas rebuscados en su letra, justamente se caracteriza por la cotidianidad de su temática. Se le escribe al río, a la patria, al héroe, al calor, al arroz, al pueblo y a la gente.

Si escuchan atentamente, van a ver que varias veces se dice “che”. Algo muy argentino se habrán dado cuenta quienes nos visitan. De hecho cuando el canalla (por ser de Rosario Central digo) Ernesto Guevara se fue para la isla del Caribe, de tanto decir esa palabra le cupo el apodo y ya todos conocen al “Che” Guevara. Estaba pensando, si eso se aplica al reality del momento, con tantas veces que usan la misma palabra (todos saben a cual me refiero…como insulto, como nombre, como apellido, como muletilla, etc, etc, etc), ya sabríamos el apodo que tendrían, no? Vergüenza ajena…y si…soy una persona grande que a veces valora el esfuerzo que hay que hacer al comunicarse para evitar caer en la escacés de vocabulario.

María, cansada, me voy a dormir.
P/D. Cacho cayó en la tentación y está perdido.
P/D2. Hoy, por un rato, me pareció que el tiempo había retrocedido…Caro…gracias por la visita…jejeje…ojalá repitamos lo del año pasado…fue entretenido, no?
P/D3. Buenas vacaciones!!!!! Dame señales de vida a veces…vos sabés que me preocupo si no sé donde estás…;)
P/D4. Qué la primera noche en la casa sea mejor de lo que esperás…y que cada vez falte menos…
P/D5. Los que cantan son Los de imaguaré…
P/D6. No da para hablar del tema de la cacería de estas especies…me parece una obviedad pedir que cuidemos la fauna…

[odeo=http://odeo.com/audio/7495563/view]

Sargento Cabral –
Bajo las carpas del campamento 
por esos campos del Taragüí, 
montando guardia con su guitarra 
se oyó a un soldado cantar así: 

Heroico y bravo Jefe del Ande, 
tu venia pido mi general, 
para cantarle al viril sargento 
de Granaderos Juan B. Cabral. 
Ese sargento de Granaderos, 
raza de toro y yaguareté, 
abá de veras de pelo duro, 
más correntino que el yacaré. 

Ese sargento que en San Lorenzo 
como un valiente siempre peleó 
y por salvarte nomás, mi Jefe, 
como un valiente también murió. 
Te dijo entonces, sobre la muerte, 
con la entereza de un gran titán: 
– ¡Muero contento, hemos batido 
al enemigo, che Capitán! 

¡Oh!, mi sargento de Granaderos, 
esta guitarra te cantará 
porque en el alma del correntino 
tu nombre grande no morirá. 
Perdón por mi patria de la Argentina, 
perdón Corrientes aba retá, 
si es que profano con este canto 
la gloria eterna del Paraná.

Mudanzas, cambios, finales, inicios… Martes, Ene 30 2007 

No conozco mejor momento para hacer depuración de pertenencias que una mudanza. Y no sólo la propia…cuando se muda alguien más también se me da por revisar a ver qué encuentro.

Cuando se mudó Dieche me deshice de varios tuppers, cubiertos y hasta sábanas. Un fenómeno el Die, le gustaron las ensaladeras… 😉

Ya hace 10 (diez) años que vivo en el mismo lugar, y debo decir que ya generé raíces. No me imagino no cruzarme con Aurelio cada mañana, no podría acostumbrarme a otra geografía. Cuando tuve que vivir afuera, ninguna cama, ninguna almohada, ningún lugar era el propicio para descansar…siempre sentí que era “de paso”.

Una de mis películas favoritas es “Un lugar en el mundo”. Y creo que una de mis tareas más dificiles fue encontrar MI lugar en este mundo. Le dí vueltas alrededor, le dí vueltas por adentro y por afuera, hasta que un día supe que había llegado. Como Moisés con la tierra prometida. Y no hablo de geografía, me refiero a ese lugar de los afectos donde siento que me contengo. Desde una canción, Ana Belén suele decir “para entrar en el cielo no es preciso morir”. Para Adán el paraíso era donde estaba Eva – según Mark Twain.

Ojalá que este lugar al que te estás mudando, lejos de ser tu casa, sientas que es tu hogar. El lugar donde estás, pero también al que siempre vas a querer volver.

María, con poco tiempo y mucho sueño…ya no me puedo concentrar en nada…sigo creyendo que me llegó el agotamiento…

[odeo=http://odeo.com/audio/7379833/view]

Otra vez cambio de casa,
de nuevo, cambiaron mis cosas.
Otra vez cambio de luna y de barrio,
como cambia el horizonte,
el tiempo, el modo de mirarlo,
abandono y pido excusas porque aquí
no encuentro a nadie como yo.

Mandaré a lavar la ropa
que he gastado en el amor;
esta noche cambio humor y cambio amante.
Esta noche quiero irme lejos
y encontar con quien hablar,
divertirme, emborracharme…

Esta noche cambio amor y se acabó!

Pero tener claro a donde ir
es tener claro qué decir,
es tener claro dónde hay que meter las manos
y no se siquiera si he entendido donde nos perdimos…

Cuando todo ha florecido,
aquí en la casa hace frío y afuera no.

Vendo, cambio casa por un motor,
esta solución es la mejor,
un motor seguramente irá tirando.

De mi fantasía, un poco gastada,
hace tiempo estacionada,
tengo que cambiar de casa,
como cambian hoy las cosas, porque sí.

Y gira , gira , gira y gira
que siempre vuelve primavera
y descubro que no he comprendido nada,
porque sólo he conocido gente
intentando amar inútilmente
y así no puedo ir adelante,
porque siento que ninguno es como yo.

Y gira , gira , gira y gira
que siempre vuelve primavera
y comprendo que no he terminado nada,

Mandaré a lavar la ropa
que he gastado en el amor.
Cambio cama y cambio humor,
cambio número y esquina,
en tanto, que ninguno es como yo.

Viaje en el tiempo Domingo, Ene 28 2007 

Leer nota 

Parece que la moda del presente es añorar el pasado. Si es así, creo estar a la moda. jejeje.

Como rezaba aquel lugar bailable “La nostalgia está de moda”…creo que sigue funcionando, no? Obviamente ahora debe ser un espectáculo de tangos para turistas.

Leyendo el diario me vine a enterar de la tendencia esa de no querer estar entre tanta gente y de disfrutar casi como en familia.

Recién llegados a la ciudad, allá por los 80’s, mis padres compraron nuestra primer vivienda. Obviamente, el precio iba acorde con el estado…había que refaccionar/remodelar/remendar.

Durante varios meses los albañiles, plomeros, gasistas y vendedores de detergentes frecuentaban la casa/obra en construcción. Todo vecino obtuvo la promesa de la invitación al primer asado. Y llegó nomás. Gran inauguración de la parrilla. El experto en calefones comprobó que la chimenea “tiraba” bien el humo y se lo llevaba hasta la terraza. Los estudiantes vendedores de detergente no necesitaron excusas, vinieron a matar el hambre. La pareja de vecinos con la hija a punto de casarse vino para que el novio conociera a los vecinos. No recuerdo el menú, pero creo que era asado, ensaladas y unas empanadas caseras elaboradas por un “amigo” mío de aquella época.

Aparentemente la pasaron todos tan bien, que el ritual se fue repitiendo Domingo tras Domingo. Los estudiantes dejaron de vender detergentes, se recibieron, pero siendo practicantes cobraban poco y el hambre era el mismo. La hija de la vecina se casó, tuvo 3 (tres) niños y seguían viniendo.

Una vez, en la oficina donde trabajaba, una secretaria de gerencia me escuchó hacer el comentario. Con la mirada perdida dijo “qué lindo debe ser, yo no tengo familia, todos quedaron en Escocia”. Y ese Domingo, quien preparó el vermout fue Evelina, que a partir de ese día, y hasta su jubilación, no faltó un sólo día…ni faltó la picadita y el tinto que ella misma llevaba.

Los chicos crecen, la nieta mayor de los vecinos tuvo una hija…que repite la historia. Tiene 14 (catorce) meses y unos “faroles” que podrían alumbrar la calle Corrientes, desde Callao hasta Talcahuano tranquilamente. Cada mañana viene a quedar al cuidado de sus abuelos. Cuando pasa por la puerta de la casa de mi madre, se “deja caer”. Junto con “el tropezón”, deja escapar unas lágrimas de cocodrilo, dice “mama” (sin acento…mamá es su madre…mama…la mía), intenta pararse agarrándose de la puerta de la casa de mi madre, sin querer, pega golpecitos y sigue gritando “mama, mama”. La levantan y sigue camino hasta la casa de su abuela, pero intermitentemente mira hacia la puerta a ver si viene “alguien”.

Luego de los mates que sirven de desayuno, con unos golpes suaves a la puerta, mi madre anuncia su visita. La pequeña en cuestión toma un manojo de llaves, va hacia la puerta diciendo “mama, mama”. Le abren la puerta a la vecina, pero la peque no la deja entrar. Le agarra la mano y se la lleva. Se sienta en el patio, en el lugar donde antes se armaba la mesa, busca un espacio en el canasto de los gatos, mira las plantas y espera compartir la comida de mi madre. Creo que no va a tener problemas de hipertensión…come todo sin sal como la “mama”. Y mucha agua, eh? Un cutis va a tener de grande…ninguna arruga…

Si hace calor se queda en cueros y se moja con la manguera que se usaba para apagar el fuego luego de haber terminado el asado. Y después, usando la misma cama que usara Evelina para descansar luego de la ingesta de tinto al sol, Malvina, tal es su nombre, se entrega a los brazos de morfeo hasta que los pañales necesiten recambio o mi madre deba salir. Se despierta, toman la leche y se retira llorando.

Salvando las distancias, creo que los rituales se repiten…y siempre se vuelve al pasado, con añoranzas o simplemente con deseos.

Entrar a la casa de mi madre hoy, es entrar a una especie de pedacito de otra época y otro mundo. Aquel jazmín regalo del día de la madre preside el jardín, las plantas de mezcladas variedades se entrelazan y dan sombra, la mesa en el patio donde apoyar el mate, la yerba y el termo. Unas sillas para que descansen los gatos, pelotitas para que jueguen los gatos, plumitas para que los gatos se sientan cazadores, piedras sanitarias para que los gatos se sientan libres de evacuar, un ovillito de lana para que los gatos quemen energía, unos platitos para que los gatos coman (cada plato lleva la inicial del dueño…pero los analfabetos se suelen confundir…Micky come del que tiene la “P” y Pulguita del de la “M”) y en el medio de todo eso, muñecas de Malvina. Y todo esto bajo la atenta mirada de Lucas, el cuidagatos.

Según la moda que describe el diario, la casa de mi madre podría ser tranquilamente uno de esos restaurantes exclusivos a los que se refiere la nota, aunque el servicio es más extenso. Incluye prestar el baño cuando los hermanos de al lado se pelean para ver quien entra primero, cura de empacho cuando salen y toman más de lo debido y arreglos sencillos de costura.

Eso sí, hay que avisar. Mi madre pone la mesa, cocina o pide a la rotisería el plato favorito del comensal, lo pone al día con la inquietante vida de la casa de “Gran Hermano”, le presta algún disco de Los Nocheros, pasa la receta para hacer chipás y pasta frola, cuenta las anécdotas de vacaciones y muestra fotos.

Ojo, no es para desperdiciar la oferta, eh?

María, habiendo anunciado la visita, hoy me toca la hora del té.
P/D. En línea directa con Toshy, el “amiguito” entrerriano de mi sobri, me acabo de enterar que la ciudad de Gualeguaychú se ha visto engalanada con la presencia estelar de las chicas eliminadas de Gran Hermano, bailando ambas en al comparsa Marí Marí. Pobre Sergio Denis… 😉

[odeo=http://odeo.com/audio/7192223/view]

PUEBLO BLANCO – Joan Manuel Serrat

Colgado de un barranco
duerme mi pueblo blanco,
bajo un cielo que a fuerza
de no ver nunca el mar,
se olvidó de llorar.

Por sus callejas de polvo y piedra
por no pasar, ni pasó la guerra,
sólo el olvido camina lento
bordeando la cañada,
donde no crece una flor
ni trashuma un pastor.

El sacristán ha visto
hacerse viejo al cura,
el cura ha visto al cabo
y el cabo al sacristán,
y mi pueblo después
vió morir a los tres,
y me pregunto: porqué nacerá gente
si nacer o morir es indiferente.

De la siega a la siembra
se vive en la taberna,
las comadres murmuran
su hitoria en el umbral,
de sus casas de cal.

Y las muchachas hacen bolillos
buscando, ocultas tras los visillos,
a ese hombre joven
que noche a noche forjaron en su mente,
fuerte para ser su señor
y tierno para el amor.

Ellas sueñan con él
y él con irse muy lejos,
de su pueblo y los viejos
sueñan morirse en paz,
y morir por morir
quiren morirse al sol,
la boca abierta al calor, como lagartos
medio ocultos tras un sombrero de esparto.

Escapad gente tierna
que esta tierra está enferma,
y no espereís mañana
lo que no te dió ayer,
que no hay nada que hacer.

Toma tu mula, tu hembra y tu arreo,
sigue el camino del pueblo hebreo
y busca otra luna,
tal vez mañana sonría la fortuna
Y si te toca llorar,
es mejor frente al mar.

Si yo pudiera unirme
a un vuelo de palomas,
y atrevasando lomas
dejar mi pueblo atrás,
júro por lo que fuí
que me iría de aquí,
pero los muertos están en cautiverio
y no nos dejan salir del cementerio

A usar la mente…o a cruzar el río… Sábado, Ene 27 2007 

Siguiente con el programa “Ejercite la mente para llegar en forma a los 120 años”, después de ordenar alfabéticamente los meses del año, si todavía le quedan ganas de pensar, intente resolver el acertijo.

Las pautas son:

– Todo el mundo tiene que cruzar el rio.
– Sólo 2 personas pueden cruzar a la vez.
– Sólo saben manejar la balsa 3 personas: la madre, el padre y el policía, sin uno de ellos abordo la balsa no se mueve.
– El padre no puede permanecer o estar con ninguna de sus hijas sin que esté presente la madre.
– La madre no puede permanecer o estar con ninguno de sus hijos sin que esté el padre.
– El ladrón no puede permanecer o estar con ningún miembro de la familia sin la presencia del policía.

A jugar!!!!!!

María, hice como una docena de viajes…pero ya están todos del otro lado…sanos y salvos…

Bajar Juego

Apostar para ganar Viernes, Ene 26 2007 

Seis de los ganadores de la lotería de Navidad no retiraron sus premios. Son tres automóviles 0 KM y tres kits de electrodomésticos, que volverán a sortearse.

El negocio de las apuestas no es lo mismo. Mi ánimo lúdico es casi nulo, no me tientan casinos, bingos ni loterías de parques itinerantes…pero…y si…tiene que haber un “pero”…a menudo participo de las “promociones” de bancos, supermercados, tiendas por departamentos, cadenas de comida rápida y panaderías del barrio.

Tengo una bolsa llena de tapitas de Actimel para participar de la próxima promoción. Este año se obtenía una bufanda a cambio de la fidelidad en al compra. Se me pasó la fecha, completé el formulario, nunca la busqué.
Me faltaron 2 (dos) estampillas para obtener una toalla en el supermercado Norte. En realidad las tenía, pero las lavé junto con la ropa y no hice a tiempo de ir a buscar las faltantes, la promo terminó y no gané nada.
Tengo una docena de cupones de viajes realizados en Taxis Del Plata. La promoción finalizó en el 2003, pero no pierdo la esperanza.
En el libro Inés del alma mía hay una boleta de Loto o Quini 6 con una apuesta a los números 9, 11, 12, 13, 20 y 22. Nunca supe si tuvo premio. Si tenés ganas revisalo, capaz te ganaste varios millones, son tuyos.

Ahora bien, para qué participo de esas promociones si después no hago nada con el premio?

Tengo un par de manteles del Banco Francés. Son “muy blancos”…están en la misma caja en que me los dieron.
Teniendo un par de docenas de cuchillos bien afilados, para qué fui a buscar el set de cuchillos y tijera para pavo que me dieron en el Comafi?
Para qué quiero una cafetera obtenida al sacar una tarjeta adicional de CMR?
Qué hago con las tazas de té que me gané en el sorteo de la rifa para mejorar el quincho de la casa de Pato?
De la tele no tengo nada que decir…toco madera…sigue funcionando perfectamente luego de 12 (doce) años de uso.
Para qué 3 (tres) buzos iguales por adherir servicios al Débito Automático de MasterCard?

No voy a seguir para que no piensen que soy afortunada y reniego de ello.

Por suerte siempre algún conocido se está por mudar o necesita renovar la vajilla y podemos colaborar, no?

María, planeando hacer un regalo…jejeje…;)

[odeo=http://odeo.com/audio/7037673/view]

Diez mil – Bersuit Vergarabat
 
Catorce mil quinientos cuatro…
Diez mil!!!
Ocho mil veintidós…
Diez mil!!!
Nueve mil quinientos veinte…
Diez mil!!!
Setenta mil noventa y tres
Diez mil!!!
Ciento Catorce….
Veinte millones de pesos!
Soy un hombre miserable,
ganaba mucho quería mas
me encerraba todas las noches con mi
amada,
la maquina de calcular,
para nadie había propinas,
no gastaba un mango en nada
y un día conocí al jefe de lotería nacional…
y qué pasó… veinte millones de peso,
veinte millones de peso,
veinte millones de peso,
veinte millones de peso,
veinte millones de peso,
Compro dólares, compro bonex,
voy a tasa pagan más,
vence el plazo, voy a bolsa,
cambio acciones por cheques falsos,
he comprado algunos órganos, pago en
merca para ganar,
vendo la sangre de mi abuelita y no se
acepta argencard,
vean que linda mujer que esta, che
póngale precio a mi mama.
veinte millones de peso,
veinte millones de peso,
veinte millones ahora,
veinte millones de pesos,
soy un tipo macanudo, ¿no?
Soy un tipo macanudo, guardo un arma
bajo el felpudo,
para proteger a mi mujer, a mis hijos
y a mi mama y a la rata que es mi mucama,
soy patriota justiciero, apostólico y rockero,
todo lo que estoy haciendo ¿saben por qué
lo hago?
por ustedes, yo realmente los quiero
muchísimo.
Desde hace mucho tiempo
Veinte millones de pesos…
Soy un hombre muy honesto, ¿no?
Si mi general!!!!
Veinte millones de pesos…
Compro surubíes, resortes, planos planos,
departamento para casarme, Charly´s
Bianco´s, lunas de mieles

Todo depende del cristal con que se mire Jueves, Ene 25 2007 

No pude subir las imágenes que ilustran el posteo…por favor, entrar a http://detodoslosdias.blogspot.com/2007/01/todo-depende-del-cristal-con-que-se.html

Muchas gracias

María

Será agotamiento? Miércoles, Ene 24 2007 

Hoy es uno de esos días en que la creatividad se olvidó de mí…o yo de ella.

Normalmente, a esta altura, algún tópico para escribir, siempre encuentro. Hoy no, o quizás al revés…tengo muchos que no sabría por donde empezar. En realidad, creo que tengo una idea…pero se me complica plasmarla. Se podría decir que la intensidad del día movió un poquito el centro.

Terminé de leer El conquistador. Me quedó vacío el lugar en el morral y es la misma sensación que siento con cada libro que se termina. Éste en particular, pese a saber que es una novela, que nació en la imaginación de Andahazi sin tener la obligación de ser riguroso ni veraz, me dejó dando vueltas muchos temas.

Sin contar nada que no aparezca en la contratapa, me gustó la idea de la historia contada a la inversa: desde “acá”…desde América, intentando demostrar que la tierra es redonda, partir para el naciente, seguros de llevar al poniente. La hopótesis de conflicto o la conquista presente en ambas márgenes, inocencia en algunos, sed en otros.

Qué fácil que se es conquistado o conquistador dependiendo de qué lado del márgen estemos. Tanta diferencia, tanta similitud.

Y las ideas se me vuelven a escapar, me disperso, debe ser el sueño o la edad o ambos.

Les dejo un tema increíble…es uno de mis favoritos…aprecien la letra y la melodía…vale la pena…me pone la piel de pollo…

María, sin poder seguir…
P/D. Te dije “gracias”? Digo, te diste cuenta que me sorprendiste gratamente?
P/D2. No sabía el título…Sueño…me sigue conmoviendo…

[odeo=http://odeo.com/audio/6860343/view]

NO ME LLAMES EXTRANJERO – Rafael Amor

No me llames extranjero, por que haya nacido lejos,
O por que tenga otro nombre la tierra de donde vengo
No me llames extranjero, por que fue distinto el seno
O por que acunó mi infancia otro idioma de los cuentos,
No me llames extranjero si en el amor de una madre,
Tuvimos la misma luz en el canto y en el beso,
Con que nos sueñan iguales las madres contra su pecho.

No me llames extranjero, ni pienses de donde vengo,
Mejor saber donde vamos, adonde nos lleva el tiempo,
No me llames extranjero, por que tu pan y tu fuego,
Calman mi hambre y frío, y me cobije tu techo,
No me llames extranjero tu trigo es como mi trigo
Tu mano como la mía, tu fuego como mi fuego,
Y el hambre no avisa nunca, vive cambiando de dueño.
Y me llamas extranjero por que me trajo un camino,
Por que nací en otro pueblo, por que conozco otros mares,
Y zarpé un día de otro puerto, si siempre quedan iguales en el
Adiós los pañuelos, y las pupilas borrosas de los que dejamos
Lejos, los amigos que nos nombran y son iguales los besos
Y el amor de la que sueña con el día del regreso.
No me llames extranjero, traemos el mismo grito,
El mismo cansancio viejo que viene arrastrando el hombre
Desde el fondo de los tiempos, cuando no existían fronteras,
Antes que vinieran ellos, los que dividen y matan,
Los que roban los que mienten los que venden nuestros sueños,
Los que inventaron un día, esta palabra, extranjero.

No me llames extranjero que es una palabra triste,
Que es una palabra helada huele a olvido y a destierro,
No me llames extranjero mira tu niño y el mío
Como corren de la mano hasta el final del sendero,
No me llames extranjero ellos no saben de idiomas
De límites ni banderas, míralos se van al cielo
Por una risa paloma que los reúne en el vuelo.

No me llames extranjero piensa en tu hermano y el mío
El cuerpo lleno de balas besando de muerte el suelo,
Ellos no eran extranjeros se conocían de siempre
Por la libertad eterna e igual de libres murieron
No me llames extranjero, mírame bien a los ojos,
Mucho más allá del odio, del egoísmo y el miedo,
Y verás que soy un hombre, no puedo ser extranjero.

Nostalgia Martes, Ene 23 2007 

Si ustedes creen que podríamos estar cerca de un diferendo con Uruguay por las papeleras o con Chile porque en los mapas “compartimos” el sector antártico, está equivocado. Esta tarde, casi, casi, casi, llegamos a un conflicto con Venezuela a raíz de un comentario de unos “panas” con los que trabajamos.

Amantes del reggeaton, la salsa y el merengue como todo caribeño. Nostálgicos nosotros. Casi imposible la mezcla. El argento desafió a uno de los jóvenes pasándole una estrofa de “El día que me quieras”. Le pidió que aprendiera la letra, que la sintiera y después hablaran. El venezolano le dijo “El día que me quieras es el tema de Luis Miguel?”. Uy, no, casi se produce un infarto. Con Carlitos no, insultá a otro, pero al morocho del Abasto no.

Creo que lo mejor será aceptarse, porque convencerse lo vemos muy, muy difícil. Cómo se le explica a alguien un olor? Cómo se explica un sentimiento? Si no nos tenemos que ir por muchos días para tener ganas de escuchar “Volver” y sentir que algo en esta ciudad nos llama, nos ata y nos identifica. Y lo dice alguien que fue adoptada por la “ciudad porteña de mi único querer” ya de grande. Es que, como diría Ferrer, “las callecitas de Buenos Aires tienen ese no sé qué”.

La nostalgia es algo todo argentino que se precie lleva dentro y se puede despertar en cualquier momento, en cualquier lugar.

Recuerdo 3 (tres) momentos en los que me asaltó:

1- Brasil, Río de Janeiro…vacaciones…te acordás cuando salimos con unos cuantos tintos encima…caminando por Copacabana, Ipanema y Leblón cantando tangos? jajajaja
2- Chile, Santiago, Miguel nos dedicó “Volver” y casi moqueamos todos los “chunchules”…con lo que nos costó conseguirlos, no?
3- Lima, última tarde de mi laaaaaarga visita. Juan, Andrea y Gonzalo se quedaban allá, yo iba camino al aeropuerto…Calamaro nos regalaba una versión de ese mismo tango. Silencio. Hubiésemos dado cualquier cosa por volver los 4 (cuatro), pero bueh…primero me tocó a mí…un par de años después a ustedes.

Descartemos la opción de explicar lo que se siente…se siente y punto.

María, en su Buenos Aires querido…la “niña rebelde nacida de espaldas al mar”.
P/D. Ya sé, hubo robo…me gustó…pagaré argentores oportunamente si querés…
P/D2. Hay mejores versiones, pero Carlitos cada día canta mejor…
P/D3. Mentí sin querer: me da nostalgia cada día que no te veo… 😉

[odeo=http://odeo.com/audio/6778493/view]
Volver
Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos
van marcando mi retorno…
Son las mismas que alumbraron
con sus pálidos reflejos
hondas horas de dolor…

Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor…
La vieja calle donde el eco dijo
tuya es su vida, tuyo es su querer,
bajo el burlón mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver…

Volver…
con la frente marchita,
las nieves del tiempo platearon mi sien…
Sentir…
que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada,
errante en las sombras,
te busca y te nombra.
Vivir…
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez…

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida…
Tengo miedo de las noches
que pobladas de recuerdos
encadenan mi soñar…

Pero el viajero que huye
tarde o temprano detiene su andar…
Y aunque el olvido, que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guardo escondida una esperanza humilde
que es toda la fortuna de mi corazón.

Compuesto en 1935 y aparecido en la película “El día que me quieras”.
 

Para el maestro Martes, Ene 23 2007 

Esqui…maestro…poné una escuela!!!!!!!

Martillo y clavos Martes, Ene 23 2007 

Esta es la historia de un chico que tenía muy mal carácter. Su padre, un hombre sabio, le dio una bolsa de clavos y le dijo:“Cada vez que pierdas la paciencia y que por ello insultes o agredas a otro, deberás clavar uno de estos clavos detrás de la puerta”.

El primer día, nuestro impaciente amigo clavó 41 clavos detrás de la puerta. A medida que pasaba el tiempo comenzó a clavar cada vez menos. Descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos. Esto ocurrió así hasta que llegó el día, luego de unos años, en que pudo controlar su carácter durante todo el día.

Después de informar a su padre, éste le dijo:
“¡Muy bien, hijo, sabía que lo lograrías! Pero ahora debes retirar un clavo cada día que logres estar tranquilo sin ninguna rabia en tu corazón”.

Algunos meses más tarde el joven pudo por fin avisar a su padre que no quedaban más clavos para retirar de la puerta.

Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta. Le dijo:

“Has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos hoyos en la puerta. Nunca más será la misma. Cada vez que te dejaste llevar por la rabia y la impaciencia, dejaste cicatrices en tus seres queridos. Exactamente como las que aquí ves en nuestra puerta. Tú puedes insultar a alguien y retirar lo dicho, pero del modo como se lo digas lo devastará, y la cicatriz perdurará para siempre. Recuerda esto cada vez que estés a punto de agredir a alguien.”

Página siguiente »