Fin de semana SAL-VA-JE Martes, Mar 29 2005 

Cómo andan? Espero que bien. Yo la estoy pasando bárbaro.

Cometí el error de dejar pasar varios días antes de escribirles, por lo que son muchas cosas pendiente. Ojalá me acuerde de todo y no los aburra con los relatos.

La semana pasada me cambiaron de cuarto de hotel a las 2.00 a.m. Estaba en una de esas habitaciones que se separan de la contigua por una puerta. Hubo un pleito entre unos pesqueros koreanos. Golpes. Peleas. Intentos de derribar mi puerta. Me metí al baño y pedí que me vinieran a sacar. Conclusión: noche agitada…mitan en la habitación 807, mitad en la 402. Ya todo volvió a la normalidad.

Improvisada yo??? NNNNNNNNNNNNNOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!! Hice las averiguaciones del caso. Me dijeron que partiera a Nazca en el Micro Bus de las 7.00, teniendo que embarcar a las 6.30. El servicio partió a las 10.00. Imaginen el humor que tenía. Desayuné en la terminal y me dediqué a hacer lo que mejor me sale: esperar.

El micro iba a La Paz, Bolivia. A la media hora de salir empezaron a proyectar la película «Así es la vida». Malísima!!!!!!!!!! Encima, la cinta estaba tan dañada que la VCR se la pasaba haciendo tracking. Eso fue lo divertido. Al ser subtitulada se le tiene que prestar mucha atención a los 2 (dos) últimos renglones de la pantalla. En el segundo aparecía el mensaje de «Auto-Ajuste». Era de lo más cómodo leer diálogos similares a esto:
-Hijo no trates a Heloise como «Auto-Ajuste»
-Mamá, yo escuché al tío decir que la tía «Auto-Ajuste»
-Algún día serás grande y entenderás que «Auto-Ajuste»

Bueno, no los quiero aburrir, pero les juro que así fue.
El viaje…largo. Viajé con una señora boliviana que se envolvió en una manta como si adentro nevara. Cuando terminó la peli nos trajeron un par de pancitos y un caramelo de chocolate a los que íbamos a Nazca y arroz con pollo y vegetales para los que seguían viaje. Qué olor espantoso!!!!!!!! Ojos que no ven corazón que no siente. La mayoría comía, creo, porque no vió el aspecto del Restaurante El Álamo, donde bajaron los choferes a buscar las bandejas de comida…una mugre!!!!!!!!!!!

Promediando el almuerzo pasamos por el cementerio de Ica. No me vengan a hablar de la vida eterna. Me quedó claro que, por lo menos el cuerpo, no es eterno y sufre un proceso de descomposición y despide olores como cualquier otra carne. Era eso o Perú está ensayando un arma química. Usé la capucha de mi campera a manera de barbijo.

El paisaje a los costados del camino es variado: arena, arena, arena. No se si me lo van a creer, pero ví algo así como un espejismo: saben que si ven mucha arena por mucho tiempo, se tiende a ver como una especie de superficie plateada que simula una laguna?? Es verdad…doy fe.

Después de casi una hora más de viaje, me parecía raro que pese a haber dejado atrás el cementerio el aroma persistía. En eso la azafata dijo por el altavoz: se recuerda que esta unidad cuenta con 2 (dos) sanitarios que deben ser usados, EXCLUSIVAMENTE, como urinales. Me dió la sensación que alguien le dió otro uso…

Llegué a Nazca (o Nasca según quien lo escriba). Me contacté con un agente de viajes que me dijo que hacía los sobrevuelos por las líneas del mismo nombre. Una especie de Tom Cruise en Top Gun…35 años después. Campera oscura…anteojos Ray-Ban…pelo al viento. Cuando llegamos al lugar del despegue me dijo que él no piloteaba, pero que me recomendaba con su amigo Gino. Por suerte. Para despedirse se sacó los lentes. Como decirlo….pestañeaba con un solo ojo…con razón los lentes oscuros!!!!!!!!!!!!! OJO DE VIDRIO MAL!!!!!!!!!! En realidad, parecía de plástico. Afortunadamente no lo vi antes de subir al coche, sino, el recorrido lo hacía caminando.

El vuelo muy bueno. En persona les contaré más detalles. Es increíble ver esas formas, el tamaño que tienen y la cantidad que hay. Terminó el vuelo, recorrí la ciudad de Nazca y decidí viajar a Ica. Pasé por una especie de estación y subí. No se imaginan la cantidad de cosas con las que la gente subía. A mi lado se sentó un señor que viajaba hasta Palpa con un zapallo ENORME y una bolsa de zanahorias. Subió una señora ofreciendo sandwiches de pollo y carne. Paso. Otra ofrecía choclo hervido con queso. Paso. Un nene con gelatinas. Paso. Otro que ofrecía agua mineral sin gas…la botella abierta…y le faltaban 3 dedos para llegar arriba. Resumiendo…no hice uso del servicio de catering.

Cuando hubiéronse completado los asientos arrancamos. Subió un chico que todaba quena y charango. Empezó con un inconfundible «Condor pasa»…en la quena…al parecer con el charango tocaba «Sólo le pido a Dios» o «A Dios de pido»…no lo se. Que versión más larga!!!!!!! A continuación una dedicatoria como la de los músicos en el subte y sigue con otro tema típico.

En eso, el guarda empieza a cobrar los boletos. 6 soles para vuestra información. El pasillo no es muy amplio. Era o el charanguista o el guarda. Se cambiaron de posición y el charanguista terminó justo, justo, justo con el charango en mi oreja derecha. Envidié a Beethoven. No por el talento musical sino porque era sordo. Al parecer el joven estaba insipirado. Hizo un enganchado de Cachita, un tema que cantan los Tekis y nuevamente El Condor Pasa, pero esta vez en versión «Cajita Musical». Concluída la interpretación se volvió a dirigir al pasaje solicitando algún pago. Considerando que estuve tanto tiempo en primera fila pensé que debía colaborar. Le di 3 soles. Esta cantidad lo motivó tanto que se acomodó y casi muero cuando me di cuenta que estaba tocando, a todo volumen, con todas sus fuerzas, la peor versión que oí en mi vida de la Lambada…..y el estribillo lo cantaba…..LLOOOORANDO SE FUE………cuando terminó, sin espera, arrancó con “Moliendo CAFÉ”…..moliendo a palos tuvo que haber sido… en fin…son cosas que pasan.

En ese momento caía el sol. Sólo faltaba un locutor en off diciendo «En las arenas calientes del Sahara» …era un desierto!!!! Les recuerdo que el único paisaje es arena alrededor, si? Si pueden, imagínenme en ese instante: un pedacito de sol en el horizonte…el micro hasta las manos de gente que parecìa que se estaba mudando…el charanguista dándole a las cuerdas sin parar…el micro hecho bolsa…sin mucho aire circulante…yo mirando para todos lados. Por un momento tuve la certeza casi absoluta que estaba a punto de aparecer un camarógrafo diciéndome que era una cámara oculta.

Trataba de recordar qué loca idea me llevó hasta ahí. Nunca lo supe. Me relajé, apoyé la mochila sobre el zapallo de mi compañero de asiento y me puse a pensar en otra cosa. Después de dos horas llegamos a ICA. Encontré un hotel y fui a dormir.

A primera hora del Domingo partí para Paracas, sobre el mar. Contraté un servicio de lancha y fui a las islas Ballestas. Media hora de viaje nos llevó a ellas. Me compré un gorrito porque el sol me mataba. A propósito de eso, Tutu, ya te compré el regalo que te voy a llevar: un lindo somberito beige que dice «Recuerdo de Paracas».

Saqué un montón de fotos. Hay mucho guano (caca de aves que se vende como fertilizante). El guía: un espectáculo…le patinaba la “r”….se llamaba Caglos….nos mostró un par de cangrejos gojos, lobos maguinos, piquegos que cazaban aves, encima de todo, la muletilla para indicar qué estábamos viendo era “ahoga”. El chico que estaba sentado conmigo había tomado una Inca Kola antes de subir. La «destomó» dentro de una bolsa a los 5 minutos de viaje. Pobre. No lo disfrutó para nada.

Después una visita por el oasis…y de vuelta a la terminal de Ormeño para volverme a Lima. Faltaba una hora para la salida. El lugar era bastante sucio, así que me tomé un taxi y me fui a un cyber-locutorio. Después de un rato me di cuenta que me tenía que volver. Salí a la calle y paré un “Taxicholo”, un transporte público que es una especie de moto con una pequeña carrocería (saqué fotos). Siguiendo la tendencia de mi fin de semana, seguramente algo especial tendría. Saben como se llamaba el chofer? ELVIS!!!! Y si, esos días quedarían “always on my mind”.
Subí al micro. Primer asiento. Sola como loca mala. Ningún inconveniente.

Puedo sacar algunas conclusiones: al Sábado no comí porque me dijeron que en el vuelo me podría sentir mal. Un calor dentro de esa avioneta…se me abrieron todos los poros. Domingo, nuevamente recomendación de no comer por el tema de la lancha. El viento me estiró la piel y me sacó hasta la caspa. Resumiendo: quieren limpiar el cutis, y dejar de comer por 2 (dos) días?? Sigan mi itinerario!!!

Bueno gente, tengo mucho sueño….me caminé la vida…como pesa la mochila. Ya veo en blanco y negro de hambre. Me voy a comer lo que venga. Mañana revelo fotos y les cuento como salieron.

Besos

María

P/D. Por favor, si conocen a alguien que va a venir a esta zona, no le pasen este mail…prefiero que vivan todo en carne propia.

Anuncios

El Norte también existe… Jueves, Mar 17 2005 

Cómo diría el famoso autor y compositor Pipo Pescador: “…el viajar es un placer que nos suele suceder….”.

Después de más de una hora de demora, por fin, estoy en el país del Norte, la tierra del Pisco (si digo que es chileno…muero), el lugar que vió nacer a Giannela Neyra, los inventores de Nubeluz (no se hagan los pendex…todos saben de quienes hablo, no nubecinos?…si, llegué a Perú.

El vuelo…que se puede esperar de Aerolíneas Argentinas? Salimos cuando terminaron de reparar el avión.
Al toque sirvieron la comida: fideos tipo “tirabuzón” con salsa de crema y una ensalada. Después de comer casi todo el plato de pasta, quise probar el postre. Una especie de milhojas con mousse de dulce de leche. Como era medio pegajoso decidí usar el tenedor. No saben la sorpresa cuando me di cuenta que el tenedor tenía un diente menos. Yo, como toda persona de dientes contar, había verificado de entrada que estaba completo y tenía los 4 (cuatro) con los que salió de fábrica. En el transcurso de la ingesta de fideos…desapareció el de la izquierda. Pensé cuales eran las alternativas que tenía….me ensucié y lo comí con la mano.

El resto del vuelo transcurrió con normalidad…que fenómena la azafata haciendo la traducción simultánea al inglés!!! Hizo que me sintiera como en casa…pronunciaba los números igual, igual, igual que mi sobrina que está en tercer grado.

Al llegar a Lima tuvimos que hacer el trámite el migraciones y al llegar a la aduana casi me da un ataque. Por suerte no estaba el profesor Pruger con su máquina detectora de mentiras. Cuando me preguntaron si traía elementos corto-punzantes dije que no…..no declaré el pedazo de tenedor que tenía dentro!!!!!!

Me están tratando super bien. Estoy aprendiendo un montón. No los nombres de las calles, pero otras cosas si: por ejemplo, vi la publicidad más agresiva en los medios de transporte público: hay unas especies de combis; en la puerta va parado un muchacho gritando los lugares por donde va a pasar. Pasan rozando el cordón de la vereda. Si te agarra medio desprevenida te hace subir sin preguntarte más. Apenas paran y ya te tenés que subir. Ayer, a la salida de Saga, me quedé en la vereda viendo su accionar. Estuve entre la sorpresa, el descreimiento y el miedo.

Se acuerdan de la frase del nene de Sexto Sentido: Veo gente muerta.
Bueno, eso me pasa cuando veo la tele….está la señal de Telefé Internacional. Se estrena Buenos Vecinos….¿se acuerdan de Moria Casán y Hugo Arana?? Bueno, la mayoría de los programas son así, caras que ni se recuerdan, caras diferentes como por ejemplo Romina Getani…se hizo la cara de nuevo…se sacó la nariz, se achicó la boca y se puso labios….irreconocible casi.

Bueno gente, esta noche voy a ver a Maná. La entrada: un jean de Repley más $10. Se que no es correcto comprar en la competencia, pero todo sea por ver a los changos. Mañana les cuento como me fue.

Bueno gente, nos escribimos.

Besos

María, esperando que el diente del tenedor salga sin mayores complicaciones…