El patrón, radiografía de un crimen Viernes, Feb 27 2015 

Recuerdo haber estudiado alguna vez que en la lista de resoluciones de la Asamblea del año XIII aparecía “se abolió la esclavitud”, sin embargo sigue apareciendo maquillada de otras cosas hasta hoy día.

La película que fui a ver está basada en un hecho real con posterioridad a esa fecha, pero si tengo que contárselas en pocas palabras diría que se trata de la rebelión de un esclavo.

Parafraseando a Ortega y Gasset, Hermógenes Saldivar fue él y sus circunstancias. Sebastián Schindel delineó la historia de ese hombre y Joaquín Furriel lo puso sobre su piel y le dio vida. Se dice que originalmente le ofrecieron encarnar el papel del abogado. Leyó el libro y pidió hacer a ese hachero analfabeto devenido en carnicero, asumió el riesgo enorme y salió exitoso. Transformó su paso, su piel, sus rasgos, su acento y desde la profunda mirada de sus oscuros ojos nos contó su historia y fue imposible no entenderlo.

Ya antes lo había visto hacer Shakespeare, Calderón de la Barca, Beckett, De Cecco, Gambaro y alguno más que no recuerdo, anoche en el cine lo redescrubrí en otra faceta y se llevó todos los aplausos. Era cine, pero igual hubo merecida ovación al final.

Recomiendo la peli, es cine nacional del bueno y hay que ir. Es una historia bien contada, plasmada con calidad que estoy segura les gustará.

María, qué lindo es el cine nacional bien hecho!!!!

Anuncios

Tiempo mariposa – Mar del Plata Martes, Feb 17 2015 

Como cuando me tomo una botella de agua de un tirón sin haberme dado cuenta de que tenía tanta sed, anoche fui a ver Tiempo Mariposa a Mar del Plata y disfruté del concierto sin haber reparado antes de la falta que me hacía.

No son solamente 10 minutos de buena música, es un viaje…un recorrido a muchas sensaciones.

Al lado mío en la fila 3 una pareja que veía un concierto de Elena Roger por primera vez. Se habían quedado con las ganas de ver Piaf en Bueno Aires y Evita en Londres. Claramente habían ido llevado por los comentarios de los musicales, no quise adelantar nada…sabía que en cuanto oyeran lo otro quedarían fascinados como les hubiese pasado en Mina, o en Passion, o en Los miserables.

La primer canción fue la que tenía ganas de oír en ese momento…una escena mágica transformada en canción por Javier López del Carril: “Por suerte”. Una de mis favoritas debo confesar. Al terminar se vinieron los aplausos y el primer comentario de mi vecina: qué voz que tiene!!!! No dije nada…decir “ya lo sabía” podría haberse malinterpretado como soberbia. Siguieron aplaudiendo, como todos, hasta que Elena usó un trozo de tela a manera de “harapo” y nos recordó lo que hizo en “Los miserables”. Primer momento emocionante de la noche.

Cuando creí que nada me podría sorprender mucho oí los acordes de “Balada para mi muerte” y la voz de Elena me tocó el alma con esa bella canción de Astor Piazzolla y Horacio Ferrer. Un acierto haberla elegida para esa noche. Fue LA canción de ese concierto…y así debía ser…fue Mar del Plata el lugar que vio nacer al gran bandoneonista y fue un lindo homenaje. Fuimos varios los que no logramos tragar todas las lágrimas…algunas se asomaron y estuvo bien.

Y si antes hablé de magia, la galera era lo único que le faltaba. Esas cuerdas de guitarra extensión de los dedos del maestro López del Carril y la ductilidad de Elena le dieron vida a un middley de comedias musicales, de esas que conocemos todos, que nos llevaron a Nueva York sin escalas.

Y de Nueva York con un simple cambio en el vestuario estuvimos en París y nos emocionamos con una linda selección de Piaf. Ignoro cual es la clasificación de los aplausos dependiendo de la intensidad…lo que ocurrió ahí superó la categoría ovación por mucho. Fueron conmovedores tanto el silencio al escuchar como el aplauso al reconocer y agradecer.

Y si a la noche le faltaba intimidad, llegó el aporte de “Barro tal vez”. Suele ser uno de mis momentos favoritos del show…y anoche volvió a pasar.

La banda en gira tuvo otra formación, no se notó el cambio…el inspirado director se ocupa de que todo salga siempre bien. El violín de Paula García Presas, habitual en la formación de Lleva Enero, fue un deleite.

El pedido de bises hizo que la banda volviera por más. Desde las primeras filas alguien dijo “Evita”…”No llores por mi Argentina” fue la respuesta.

Un rato antes del show había pasado por el café London a tomar algo. En la mesa de atrás un grupo de una docena de personas merendando. No podría precisar el motivo, pero los vi y supe que iban a estar en el teatro. Juro que nadie dijo nada mientras tomaba mi café…pero supe que tranquilamente podrían ser el coro para “Ka Ha’i Mai Koe”. Y LO FUERON!! Vestidos diferentes de cuando el café…pero todos ellos en el escenario cantando la canción en Rapa Nui. Eran los Arsis Nova…mis felicitaciones…estuvieron muy a la altura.

Fue un bello final para un muy bello concierto. Queríamos más…OBVIO…pero está bueno quedarse con las ganas.

La pareja de junto me confirmó que disfrutaron muchísimo del show, celebraron haber sacado las entradas con tiempo, definitivamente volverán, como todos.

No me pude dormir al volver, tenía todas las emociones a flor de piel. Estaba contenta y se notaba. Fue una hermosa noche, hubo mucho más…ni hablé del tango, ni de Mariel y el capital, ni de la de Sting, ni la de Lisandro Etala ni tantas otras. No quiero quitarle la dosis de sorpresa a los que aún no han visto el show.

Acepten mi sugerencia y hagan como los señores de la fila 3 y vayan a conocer a Elena Roger y su banda o hagan como yo y sigan yendo. Hay garantía. No he encontrado alguien que no diga que salió fascinado.

María, ya en casa…final de carnaval…

IMG_2106