El río en mi Lunes, Mar 25 2019 

No se por dónde empezar…todo llevaría a la misma conclusión: El río en mi tiene la dosis esperada de calidad en libro, actuaciones y todos los rubros técnicos y es una de las obras coleccionables de la temporada.

Francisco Lumerman eligió las palabras exactas para el libro y a los actores perfectos para llevarlo al escenario. Claudio Da Passano, Mercedes Docampo, Malena Figó y Elena Petraglia armando un sólido dream team que le pone el cuerpo para hacernos vivir un poco esa historia.

Malena Figó y Elena Petraglia merecen un párrafo aparte. Madre e hija dentro y fuera del escenario, química de actrices que, se adivina, disfrutan este trabajo juntas. Que talentosas son!!! Grandes actrices. Emoción contenida de mi parte hasta el final. Sin pretender ser abolicionista…acaso el ser humano no merece una justicia de tipo privada? Aunque sea en el pequeño ámbito de una obra de teatro, esas 2 mujeres merecían una reparación ante tanto abandono y olvido.

Claudio Da Passano aparece para darle sentido y acomodar cada parte de la historia con ese inconfundible estilo de los actores que saben lo que hacen.

Mercedes Docampo fue la sorpresa de la noche para mi. Con guitarra al principio y a puro texto luego, pisa fuerte el escenario, haciéndose escuchar, completando el cuento.

Escenografía, música, luces y demás rubros técnicos impecables. Entrar a detalle del vestuario me podría llevar otro post tan largo como éste…resumo felicitando al grosso de Rodrigo Gonzalez Garrillo.

Claramente no puedo contar la historia, deben ir conociéndola como lo hice yo…de a poco…de a sorbitos un domingo cualquiera en el teatro Moscú. Les aseguro que saldrán colmados, pipones de buen teatro.

María, feliz luego de la post función 💜

Elena Roger en Ficsur Lunes, Mar 18 2019 

Hace un tiempo leí algo acerca de una piedra. Dependía del uso que le daban podía ser un proyectil o la materia prima para esculpir una obra de arte.

Un escenario y un micrófono, vistos como una piedra, pueden ser solo un show para lucimiento de un cantante o un show donde disfrutar a un cantante y de paso pensar. Esto último fue lo que hizo Elena Roger del escenario del Ficsur. Por ejemplo: pudo solo haber cantado Alfonsina y el mar…pero de yapa leyó Hombre pequeñito 💜.

Recital íntimo acompañada magistralmente en piano por Nicolas Guerschberg, que se animó a compartir Milonga Tica, dedicada a su novia oriunda de Costa Rica.

La teoría indicaría que debería empezar tibiamente para luego ir in crescendo…pero es sabido que Elena no especula y arranca, transcurre y termina al mismo nivel.

Un par de canciones en Italiano del inolvidable “Mina, che cosa sei”, una hermosa versión de “La vie en rose” como para añorar Piaf…aunque no la cante en la obra. Homenajeando a Serrat hermosa versión de Penélope.

Por si alguna vez olvido lo que la disfruté en Los Miserables…una versión de Soñé un sueño me transportó una década para atrás.

Antes que artista se es persona comprometida y se deja ver en la interpretación de Honrar la vida, Soy lo que soy, Gracias a la vida, A un semejante, Cómo la cigarra…pidiéndonos junto con los coros que pensemos: una mariposa puede vivir 365 días, en promedio dormimos 23 años…cada 26 horas un femicidio. Ni una menos!!!

Y luego milonga de la anunciación, No llores por mi Argentina, de Evita y la inolvidable Non, je me regrese rien.

Y no podíamos pedir más…las cantó todas. Anoche hizo “El cartógrafo”, subió a un avión y se llegó hasta el fin del mundo y se oía menos cansada que yo, que fui público en una función de teatro y hoy dormí siesta.

El motivo del viaje fue cumplido, solo me queda agradecer al universo por tanto.

Maria, desde acá todo queda al norte 😉

Coronados de Gloria Lunes, Mar 18 2019 

Que buena onda en show de Coronados de Gloria!!! Esta noche con Julieta Díaz como invitada hicieron un repertorio diferente, ecléctico, ideal para una noche fría en el fin del mundo.

Pedí permiso para se fan de la banda y en teoría se me autorizó…así que lo mío será legal.

Tienen una linda química…se miran y saben que va q hacer el otro…se divierten tocando y contagian.

No es solo onda…son muy buenos músicos y la descosen en vivo. Los había escuchado en Spotify…estar ahí le da un plus increíble.

Seguiré viéndolos…fue un lindo hallazgo.

Maria, fannnnn

El cartógrafo Sábado, Mar 16 2019 

Llevaba varios días esperando por esta obra y finalmente llegó el día.

Por un inconveniente de tipo mecánico entré a la sala cuando ya casi todo el público estaba ubicado, razón por la cual me senté junta a un elegantísimo Gustavo Pardi. Confieso que en esa media luz no lo reconocí hasta que se paró y se dirigió al centro de la escena.

Ir a un concierto de Elena Roger es una apuesta segura…puedo apostar lo que sea…siempre ganaré. Esta vez era diferente…100% texto en un drama en el Teatro San Martín…y me saqué un pleno.

El libro de Juan Mayorga y la dirección de Laura Yusem le dieron el contexto perfecto para que Elena demostrara que no es solo una gran cantante, le prestó su cuerpo a Blanca y nos hizo caminar a su lado por una Varsovia actual, logró que la acompañáramos en sus búsquedas y entendimos el profundo dolor de una pérdida en carne propia.

Siempre creí que un cartógrafo hacía mapas y que los mapas eran representaciones geográficas de alguna superficie. Hoy aprendí que un mapa habla de historia y de personas. De vidas…de gente.

Cómo si estuviéramos en la salas de cine 4D, en varios momentos acusé golpes. Algo de todo eso podría ser fantasía, pero el todo que la contiene era real y todavía duele.

Mario Alarcón y Jazmín Diz se lucen en las escenas del mítico Cartógrafo y la niña que, dice la historia, se las ingeniaron para construir mapas detallados de esa época oscura, mapas de gente que anduvo por ahí. Horacio Acosta multifacético, perdí la cuenta la cantidad de personajes que encarnó…arriba de la media docena seguro.

Y qué decir de Ana Yovino? Un personaje que se va revelando para estallar en una inolvidable escena casi al final.

Y ese final fue un suspiro…dejamos ir el aire que sobraba por los que ya no están.

Todo impecable a nivel obsesivo casi. El vestuario, las luces, la escenografía, la manera de entrar y salir de escena, la construcción de los personajes…todo a nivel superlativo.

Claro que volveré, me quedan muchas ganas de volver a escuchar esas historias.

María, eternamente agradecida por el talento y la generosidad de Elena 💜

Próximo – Timbre 4 Lunes, Mar 11 2019 

Finalmente, después de muchas semanas de planearlo, anoche fui a ver Próximo a Timbre 4.

Según la Real Academia española Próximo quiere decir “Cercano, que dista poco en el espacio o en el tiempo”. En épocas de redes sociales esa cercanía, se relativiza un poco.

Es la historia de 2 personas que mantienen un vínculo 100% virtual. Chatean, se ven desde las cámaras de sus celulares o notebooks, hablan por teléfono y hacen video llamadas. Un argentino y un español.  A miles de kms de a ratos…a un palmo en otros. Ni esa distancia es geográfica ni el silencio es incomunicación.

De alguna manera sienten que se conocen y que el vínculo existe…por momentos. La realidad de no saberse el olor y la textura de la piel es un choque real que a mi me provocó llorar. Esa necesidad de Pablo y Elián me hizo sentir el dolor de tocar el monitor y que siga siendo un monitor. En medio de sus propias soledades que mejor que ilusionarse con un antídoto tan natural como la compañía.

Un par de décadas atrás esto sería una sucesión de misivas y fotos…hoy se resuelve online desde una pantalla…pero…cuán real puede ser? La respuesta es tan personal como espectadores vean la obra.

Un genial Claudio Tolcachir pensó esta historia a la que Lautaro Perotti, el Marito de los Coleman y Santi Marín, debut para mi, le ponen cuerpo y alma. Todo está bien ahí: la sala es cómoda y se ve desde todos los ángulos, el vestuario, las luces, escenografía y música son impecables. Nos sitúan en una historia, nos hacen testigos…y de pronto nos animan a pensar un final. Al salir imaginé uno…esta mañana otro…y estoy segura que mañana se me ocurrirá otra variante. Es justo y necesario ese final…de cada uno de nosotros depende.

Imposible no sentir empatía en, al menos, una escena. (Recordé aquellos almuerzos de domingo a 7 mil kilómetros de casa con una notebook sobre la mesa, viendo las caritas que amo del otro lado, tratando de hacerme sentir cerca…y me emocioné muchísimo). Afortunada como suelo ser, a la salida pude darles a Lautaro y Santi el abrazo que yo misma necesité durante la obra.

Gracias Cinthia por recordarme que debía ir a verla…sos la mejor…gracias por tanto.

María, agendando una próxima función…son de las cosas dignas de repetir.

DF7VyfZXcAENwJ3

 

 

 

Petróleo Viernes, Mar 1 2019 

Hace unas semanas lancé una pregunta retórica: que es lo qué pasa que siempre se agotan al toque las entradas para Petróleo en el Teatro San Martín? De las muchas opciones que explicarían la inquietud la más básica fue la correcta…LA OBRA ES BUENÍSIMA!!!

Si quieren leer la formalidad de la gacetilla…googleen…no haré copy/paste.

Se podría simplificar diciendo que son escenas de 4 hombres que viven en un campamento que aloja a los trabajadores de una perforación petrolera. Comparten una charla en el cuarto, van al baño por turnos, comen, hablan, cuentan detalle de sus vidas.

El tema es que el libro es excelente, dotando de matices que hacen únicos a cada uno de esos sujetos. Los diálogos cuidados a detalle nos transportan a un sube y baja al que nos entregamos pasivamente. Nada de lo que ahí pasa es casual. Confieso que hubo partes que no escuché por haber estado riendo de un comentario anterior.

Siendo que quienes protagonizan la obra es un grupo llamado “Piel de lava”…y el grupo está integrado por 4 mujeres…son Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Laura Paredes y Valeria Correa quienes, ayudadas de pelucas, bigote y talento, dan vida a Charly, Palladino, Montoya y Formosa. Componen magistralmente un machista, un deconstruido que llega para poner el juego todos los roles, un simpático y otro algo inseguro y tímido que con el transcurrir de los minutos se va develando para terminar como casi un superado. No voy a contar más…se irán adentrando en la historia cuando vayan a verla.

La dramaturgia y dirección de Laura Fernández , escenografía, luces, vestuario, sonido y actuaciones son de niveles superlativos.

Al salir sentí la necesidad de verle las caras a esas muchachas sin peluca y sin bigote. No las reconocí…la transformación que logran es descomunal.

Por supuesto que trataré de volver…si es que los planetas se alinean y logró entrar a la página antes que los otros miles con los que compito.

Una de las mejores propuestas de esta temporada, claramente un imperdible.

Maria, totalmente sorprendida…con ganas de más 👍🏻 chicas…lo que hacen es exquisito