• Atreverse a tocar Piazzolla sin un bandoneón es de un atrevimiento supino que solamente puede ser cometido por Escalandrum y Elena Roger.
  • Asistimos a un show exquisito planeado para el lucimiento de todos y cada uno. Primavera Porteña sirvió para que el Sexteto rompiera el hielo. Nos fuimos aflojando, liberamos y apareció ella…Elena…Elena Roger…la de la voz gigante que, cómo quien no quiso la cosa, se acercó al micrófono y arrancó con una de las mejores versiones de Los pájaros perdidos.
  • Se ganó la primera ovación de la noche. Perdí la cuenta de cuántas fueron…cada final de canción era igual…aplausos, aplausos y más aplausos.
  • Desconozco la manera en que lo hizo, pero juro que Elena en su rol de co directora diseñó el show pensando en mi. Todas las canciones elegidas fueron para mi!! Todas, todas, todas!!!
  • He tenido la suerte de viajar y conocer ciudades…ninguna como Buenos Aires…y que bien lo dice Astor Pantaleón. Le puso música a la tristeza en Chiquilín de Bachín, a la nostalgia con Vuelvo al sur, a un deseo final con Balada para mi muerte.
  • Tantas versiones conozco de Libertango que pensé que hoy no iba a sorprenderme con la de Elena de hoy.
  • De niño la adoré, deseándola crecí,

    Mi libertad, mujer de tiempo y luz,

    La quiero hasta el dolor y hasta la soledad.

    Tan actual como hoy y siempre. 💜

    Hubo un lugar para María de Buenos Aires, la operita: Poema Valseado y Milonga de la Anunciación y recordamos su paso triunfal por Paris con Oblivion.

    No tengo miedo a la muerte y mucho menos cuando escucho renaceré en Buenos Aires en otra tarde de Junio, con esas ganas tremendas de querer y de vivir. Espero con ansias ese 3001.

    Y cómo todo lo bueno el show también se terminó. Nos dejaron ir luego de saciarnos con Balada para un loco. Dejé a mamá en su casa y me fui caminando por Callao a tomar el 12 solamente para poder buscar a la luna y verla rodar.

    Me queda el sabor dulce de las lágrimas de alegría y muchas ganas de que la noche no termine.

    El festival continúa…hoy domingo se anuncia un bandoneonazo. 😀

    Maria, llegué a casa, en Arenales, pero no todo es lo mismo en la calle y en mi…