La noche de las librerías 2018 Domingo, Mar 11 2018 

Llegué a vivir a esta ciudad cuando la avenida Corrientes era llamada “La calle que nunca duerme”…y quienes la mantenían despierta eran las librerías y disquerías…y los bares que albergaban a los que no podíamos esperar a llegar a la casa y parábamos en La Paz o Los Pinos para empezar a leer las compras.

De a poco, y de una manera globalizada, los fanáticos de la lectura se hicieron menos frecuentes…y la venta de libros toda la noche se hizo menos necesaria.

A pesar de ello Buenos Aires sigue siendo la ciudad que mayor cantidad de librerías por habitantes tiene. Son un clásico de las avenidas y nos ofrecen siempre la alternativa de hacer un lindo regalo en cualquier época del año.

Desde hace unos años la ciudad celebra esos rincones con tesoros organizando algo llamado “La noche de las librerías” para atraer a los ávidos de aventuras. 10 cuadras de avenida Corrientes se hace peatonal, se instalan espacios para que los autores se acerquen al público, mesas con damas chinas y ajedrez de uso público y un show de música como broche de oro.

En 2018 fue de LUJO…Elena Roger y Escalandrum de espaldas al mítico obelisco, y como es costumbre, partimos con mi madre y Luz a disfrutar de la velada. Desde la segunda fila de la platea tuvimos la posibilidad de disfrutar del reportorio de Elena y la banda de Jazz liderada por Pipi Piazzolla, nieto del inolvidable Astor Pantaleón.

Balada para mi muerte, La bicicleta blanca, Los pájaros perdidos, Balada para un loco, Milonga de la anunciación, Libertango, Adios Nonino y tantos otros nombres que se me escapan en este momento. Mamá en primera fila y el público que colmó varias cuadras corearon todas las que tenían letra y acompañaron con ligeros tarareos y movimientos de cabeza las que eran instrumentales.

Final a toda orquesta…abriéndonos camino entre la multitud llegamos a la parte trasera del escenario donde, gracias a la infinita generosidad de Elena, mi madre consiguió la foto que le recordará la noche. Tiene un portaretratos listo para enmarcar semejante momento.

Si para muestra basta un botón…acá les dejo algo una gran prueba de lo que vivimos anoche.

María, recordando esos momento imborrables

 

 

 

 

 

Anuncios

¿A quién le importa Gracy Sanders? Domingo, Mar 4 2018 

Escuchar que Pepito Cibrián va a estrenar algo me provoca agendar una noche para ver de qué se trata. Esta vez fue en El cubo…un hermoso teatro en el Abasto del que se puede ver la obra desde cualquier ubicación.

La gacetilla dice que es la historia de una prestigiosa directora de cine de los años 70’s. Para mi es una historia de amor. Un genuino amor al arte…al séptimo arte.

Claro que me fascinó la saga de El señor de los anillos o Avatar o cualquiera que se haya estrenado en los últimos años y que haya echado mano a los recursos digitales que están al alcance…pero convengamos que la poesía de ver “Amor en Venezia” o “Ladrones de bicicletas” en un cine arte del barrio es otra cosa. Es un recordatorio de que me gusta lo bello y simple. Escuchar a Gracy Sanders evocar esa época no pudo menos que emocionarme.

Volviendo a la obra…es de lo mejor que he visto de Cibrián; un acierto la música y el texto; impecable el elenco: Nico Pérez Costa,  Agustín Pérez Costa, Payuca Del Pueblo, Analia Peñas,Natalia Troccoli,  Denise Roxana Depauli y un ensamble de una decena de talentosos que aparecían en el momento indicado para darle el tiempo a que el vestuario deslumbrara en cada cambio. Confieso que esas pausas generaban en mi la expectativa por saber qué se iba a poner!!!! Y no me defraudó jamás. El director es Pepe Cibrián…se supone que él dio las marcas de como caminar y como pararse sobre el escenario…pero si miramos con el rabillo del ojo se ve el trabajo de la inolvidable Ana María Campoy que sabía llevar como nadie esas ropas.

A los Perez Costa los he visto decenas de veces, a Nicolás en particular lo he visto actuar y dirigir y es uno de mis favoritos de le escena, a Payuca del Pueblo y Analía Peñas fue la primera vez…mas se que no será la última. Nombres para recordar…despegarán…

Salí extasiada si se me permite la expresión. Un poco recordando la música, otro poco haciendo silencio para buscar la excusa para volver. Claaaaaro…tengo que llevar a mamá…así que seguramente me veré en la obligación de volver.

Recomiendo la obra…estupenda de principio a fin en todos los rubros. Y como si fuese poco al final las palabras cálidas del director terminaron de completar la noche.

María, planeando volver

Festivales únicos – Jairo – Serrat – Elena Roger Domingo, Mar 4 2018 

Los años pasan…algunas cosas cambian…otras no.

Lo que provoca Serrat desde un escenario es de las cosas que nunca cambian. Una multitud en Plaza Vaticano piensa lo mismo que yo. Un anuncio en la web del gobierno de la ciudad fue suficiente para que se llenara de gente que fue temprano para sentarse en las blancas sillas, buscar algún lugar donde sentarse cerca del escenario como en mi caso o llenar las calles circundantes, para verlo aunque sea en las pantallas gigantes.

Debe ser complicado elegir con qué canción empezar sabiendo que abajo el público desea escuchar TODAS. Eligió bien para mi gusto…Se equivocó la paloma. Recordé que soy de la generación que disfrutaba de la melodía y de la poesía de las letras…y eso es lo que desgranó durante casi 2 horas el catalán.

Promediando la nostalgia apareció la enorme Elena Roger. El primer aplauso fue por respeto, por ser mujer y por pedido de Serrat. Luego de ubicarse frente a un micrófono y hacer “No llores por mi Argentina”, Hymne à L’amour” y “Balada para un loco” la ovación recogida fue de su genuina cosecha. Para qué mentir? Me emocioné hasta las lágrimas…si, si…lloré. Al escucharla cantar y al escuchar los aplausos…es tan lindo verla brillar.

Luego siguió el Nano, como le gritaban algunos fanáticos, casi al final subió Elena nuevamente para hacer una hermosa versión de Fiesta y se llevó un hermoso ramo de flores y una ovación.

Y si me parecía difícil elegir la canción del inicio…cuánto más complicado debería ser elegir la última. No le erró…La Saeta…con 10 mil personas (o más) haciendo el coro.

Los aplausos decidieron que hubiera una más…”No hago otra cosa que pensar en ti”…tranqui…como para ir silbando bajito camino a la casa.

Tuve la suerte de estar cerca y mis retinas se guardaron una copia de toda la noche y me reproducen la película on demand…cada vez que cierro los ojos y evoco.

María, definitivamente otra noche de colección.

Natural en Circe Domingo, Mar 4 2018 

Hermosa noche de música con amigas en Circe. 🙂

La formalidad de la lista diría que la noche incluyó:

  • Reggae de los corazones solitarios
  • Una nueva canción
  • Cry me a river
  • Ecos
  • Penumbra
  • Un año de Amor
  • Qué cosa es el amor
  • Amarillo
  • Manos Frías
  • Chandelier
  • Faith
  • Luna
  • Sweet Dreams
  • Estrellitas
  • Disfraz
  • Atolón
  • Chandelier

Ahora les cuento lo que pasó en realidad: la magia sigue intacta. Natalia Cociuffo, Lisandro Etala, Diego Gosiker y Juan Huici y los invitados Pablo Bronzini,  Julio Cesar Fernandez y Belén Pasqualini hicieron de las suyas para que la noche fuera increíble.

Hubo de todo, lo que esperábamos y las sorpresas. Un escenario poblado de talento, amor, buenas voces e infinita generosidad y entrega.

Lisando y Natalia hicieron una versión impecable de unas de mis canciones favoritas: Amarillo.

Respecto de los invitados…difícil de explicar. Un ignoto para mi, Julio César Fernández, dejó boquieabiertos a todos con una versión de Nadie que haría sentir envidia hasta a la misma Liliana Felipe.

Momento único el del dúo de Natarlia con Belén Pasqualini haciendo Manos frías y Chandelier. Y con ese sentimiento nos fuimos…con ganas de más…pidiendo fuerte un “Vuelvan…que no pase tanto tiempo”.

Les recomiendo la música y el lugar. Circe…ambiente exquisito con muy buena onda.

María, viendo los videos…disfrutando de nuevo el momento