Guardapolvos Martes, Sep 27 2011 

Hasta hace un rato pensaba que decir insuperable era un halago…ahora siento que se puede superar o mejorar algo…y ambas situaciones son HERMOSAS!!

Algo así pasó hoy al ver Guardapolvos. Ya sabía de qué venía, me había gustado mucho la noche del estreno…y hoy la vi mejor, superior, diferente…pero igual de bella.

Por definición, es una historia. Una sucesión de hechos que le pasaron a alguien y que, como sociedad, nos pasaron a todos. En los 60 minutos que dura la obra, muy pocas veces se dicen vocablos puntuales que podrían indicar el sentido de la obra. Las palabras con real significado no se dicen…pero se escuchan…las decimos nosotros en el íntimo silencio. Al principio pareciera que aparecen, luego brotan y en el final estallan…y nos dan ganas de llevarla puerta a puerta, transmitir la invitación de boca en boca…para que no se pierda…para que se multiplique.

Fue una linda noche de Lunes para mi. Está bueno sentir el aire fresco en la cara mientras se charla con gente que se aprecia. Placer absoluto poder abrazar tanta gente con talento. Dan ganas de estirar o detener el tiempo…pero mañana hay que madrugar. Lo bueno es que estas cosas se repiten…y, por experiencia lo digo, día a día se supera. Son tan generosos todos…eternas gracias!!

María, a dormir un poco…me toca Martes laaaaaaaaargo…

Amanda o El vicio de los sin nombre Domingo, Sep 25 2011 

Adoro las velas!!! Me encantan…las uso frecuentemente en casa, no solamente cuando se corta la luz…las uso para meditar, las uso para dejar descansar a las lamparitas, las uso para ver, las uso porque me gustan.

Esta tarde fui a ver ‘Amanda o El vicio de los sin nombre’ en el Espacio Cultural Urbano, pieza en la que la iluminación quedó en manos de velas portadas por los personajes.

Es una obra especial, no convencional diría. 4 personajes actuando sin hilo conductor aparente. No divisé una historia, pero si muchos momentos. Juegos laberínticos de lenguaje. Sentí ganas de reír a veces, ganas de abrir una ventana a veces, ganas de salir a la superficie a veces. Me sentí en la bóveda, me sentí buscando motivos, me sentí siendo yo. Una yo más…porque por alguna razón, ninguno recordaba su nombre…al preguntar, todos eran ‘yo’.

Disfruté de las actuaciones y de la puesta. Suelo ser fóbica, pero no me fui pese a la oscuridad, y la disfruté.

El lugar es muy lindo, recomiendo que vayan a ver esta obra de Juan Hurtado, protagonizada por Natalia Mena, Juan Ignacio Retamal, Luciano Rosini y Diego Segura.

María, a la luz de las velas…:)
P/D. Foto by Federico Di Fresco

Unidad Funcional Domingo, Sep 25 2011 

Me pasa que a veces conozco alguna historia y me dan ganas de ir al lugar…y a veces estoy en un lugar y me pregunto por su historia.

Respecto de las salas de teatro, su ubicación, estilo y estética, siempre supuse que hay una historia detrás. De algunos las fui conociendo…y hoy conocí una más.

En el marco del evento ‘Festiva Escena 2011’, esta tarde fui a ver una obra que cuenta, desde el piso de arriba, la historia del ‘Elefante Club de teatro’.

Una pareja que trabajan en una empresa de mudanzas ven como se transforma la ferretería de la planta baja en algo que no se puede llamar teatro porque la gente va vestida así nomás. Además, eso no es trabajo…trabajo es levantarse a acarrear muebles a las 8.00. Eso no lo digo yo…lo dice Víctor, el personaje interpretado por Ezequiel Gelbaum al referirse al génesis del espacio cultural.

Desde la ventana escuchaban parte de los diálogos y se imaginaban como eran las historias, hasta que un día consiguieron los programas y los leyeron. Contaron de la madre que todos los Martes llamaba a Laurita y hablaba con el hijo mudo. Es la obra que vi el Martes pasado: He nacido para verte sonreír!!!

Me gustó conocer la historia…y me dieron ganas de ver las otras obras que ellos escuchan desde la ventana. Seguramente voy a volver a verlas…

María, fin de finde…

He nacido para verte sonreir Martes, Sep 20 2011 

Me gustó ya desde el nombre. Primera vez en Elefante, club de teatro.

Un ambiente retro donde conviven un montón de discos de vinilo (retro) y con un televisor igual al mío. Bah…igual no…al mío le falta el botón de encendido…por eso uso el palito que todos mis amigos conocen. Bueh…si les falta algo para decorar…me avisan y les llevo la tele. (De comprar otro aparato para casa ni hablar).

Bueno, cuestión que voy a ver la obra, dan sala y nos quedamos frente a una habitación/cubo. Si, un cubo de metal que era la habitación. Todo era blanco: la cama, las sábanas, el sillón, la mesa, la pelota, la bici…todo blanco.

Una madre que dialoga con su hijo (mudo) al que van a internar en un hospital psiquiátrico. Lo de diálogo puede ser considerado un exceso, pero créanme que no era necesario que el hijo hablara, la madre lo hacía y decía todo. Durante casi una hora le contó lo que hizo en el día, lo que pasó con Laurita (la chica que trabaja en la casa) de su infancia, de lo que piensa, de lo que pensaba y de lo que seguramente pensará.

Una obra intensa, con una excelente actuación de Luz Palazón como la madre y Martín Shanly como el hijo presente/ausente…o mudo…que para el caso es lo mismo.

Me gustó muchísimo, muy bien logrado el clima…sentí la angustia de la madre y las lágrimas del hijo me llegaron hondo.

María, conociendo nuevos lugares…

La boticaria Lunes, Sep 19 2011 

Según los usos y costumbres, se le dice boticaria a la esposa del boticario. No es necesario estudiar ni tener título habilitante…es algo que se hereda como el apellido.

Verónica Mc Loughlin escribió una pieza teatral que lleva por título ‘La boticaria’ y dirigió a Francisco Espinal, Marianela Iglesia y Mauricio Minetti en la puesta del Anfitrión.

Una historia chiquita, mínima diría, recordando que no solamente son interesantes las historias que cambian al mundo…quizás alguna noche puede significar solamente una noche o quien sabe…en una de esas cambia alguna vida…y capaz que al mundo también.

Olor a pueblo chico en la sala. Un hombre y un muchacho tocando el timbre de la farmacia, esperando ser atendidos por la muchacha en cuestión. Tres soledades que por un rato tienen una vida diferente…y hacen planes…y por un rato se animan a ser lo que quieren ser. Seguramente esos minutos harán perdurable la pequeña historia y me animo a creer que no volverán a ser los mismos al día siguiente.

Una obra chiquita, como esas cosas que una se llevaría a la mesa de luz.

María, final de finde…trabajando…

Los insolados Domingo, Sep 18 2011 

Hermosa noche de Sábado para ser empezada en el teatro Beckett, en Guardia Vieja 3556.

La excusa, el estreno de Los insolados, de Hernán Morán.

Fue una obra extraña, como si hubiese encontrado algo sin leer de la pluma de mi admirado Horacio Quiroga.

La historia transcurre en Misiones o cernanías…en la proximidad del monte, cerca de un río. Entre sus protagonistas estaban Alicia y Jordán de ‘El almohadón de plumas’, Berta y Mazzini de ‘La gallina degollada’ y algún otro de otros cuentos que hoy no tengo en mente.

Además de su obra, a Leopoldo Lugones siempre le agradecí haberse llevado al señor Quiroga como fotógrafo…siempre sentí que ese viaje provocó lo mejor de su narrativa.
La muerte nunca le perdió el paso, y eso suelo sentir al leer sus obras…la muerte es siempre un ingrediente necesario…como la vida.

Hernán Morán logró transmitirle esa misma tinta a su obra.

Jordán vendió todas sus propiedades y se instaló en el monte con su esposa y cuñado. Pronto Alicia empezó a sentir los síntomas de raras enfermedades que producen fiebre y alucinaciones. Isolda, una mestiza que vive en la casa es quien la alivia, sabiéndose pagando el pasaje al cielo con sus acciones.

Berta y Mazzini, alertados por un presentimiento de Berta, prima de Alicia, llegan a la casa para acompañar a Jordán en sus penurias. En Posadas han dejado a sus hijos mayores, enfermos también de fiebres, y a los pequeños mellizos de 18 meses, sanos aún.

La dirección de la pieza es impecable, lograron transmitir el ritmo cansino, agoviante, que provoca el calor a la hora de la siesta. Todo en ese ámbito transita a ese ritmo y se me contagió. Impecable, claro e inequívoco el cambio de realidad a pesadilla. Colores en las luces, quizás sombras, y todos sabíamos donde estaban.

La superstición y el respeto por la naturaleza como contexto nos deja parados frente a una bella puesta de una bella obra…que espero es asomen a ver al, bello también, teatro Becket.

Apartado especial para la música: un violín ejecutado magistralmente durante toda la obra…muy aplaudido (merecidamente) en el final.

María, revisando libros…quiero volver a leer Cuentos de la selva!!

Amar Sábado, Sep 17 2011 

Qué linda noche!!!!! Dosis exacta de gotitas cayendo…como para llenar la ciudad de romántico espíritu, pero no tanto como para cancelar planes.

Gracias a una acertadísima recomendación, esta noche fui a El camarín de las musas a ver Amar.

No esperen ver parrilla de luces ni escenografía de películas…simplemente vayan preparados para disfrutar de una propuesta interesante, cuidada, ingeniosa y original con libro y actuaciones de calidad.

Dan sala, nos piden que apaguemos los celulares…se apagan las luces y de a poco el mar se va acercando y nos hace escuchar su sonido. No me vengan con que era el ruido del mar…no necesito que la espuma me salpique para reconocer el mar…y les digo que era el mar.

Una especie de patio de discoteca (o algo así) con una planta tipo enredadera…3 parejas en un fin de semana y se podría decir que es casi un tiempo real de una hora y media lo que se comparte. Pequeñas historias que se van sucediendo, personajes que salen de escena y pasan a ser iluminadores, rotan y son iluminados…y actúan y nos vamos sintiendo inmersos en ese pequeño mundo de pequeñas luces que con su intensidad o tono van marcando el ritmo justo.

Típicos momentos donde todo nos da risa…quizás por el aire de mar mezclado con tragos o simplemente por tener ganas de que todo nos provoque risa. Y se contagia…y terminé riéndome sin haber bebido.

Estoy tratando de elegir qué fue lo que más me gustó…y creo que me quedo con TODO. Definitivamente es una obra para ir…y volver. Les aseguro que la van a pasar muy bien…se disfruta de principio a fin…no tiene desperdicio…quita el sueño aún para los que nos levantamos antes del alba y ya pasaba de la medianoche.

María, con un poco de sueño…pero contenta… 🙂
P/D. Las luces son lo más!!!!!

La parka + Rent Martes, Sep 13 2011 

Varios son los motivos que me llevan al teatro…el de anoche fue curiosidad.

Si hay una obra rara…que hace que ocurran cosas raras…es La Parka. Va los Lunes…eso ya la hace diferente. Una parte de la obra es fija…la otra varía según la ocasión. Así ya han tenido a muchos musicales dentro del mismo musical. Vi algunos, me comentaron otros.

Anoche me dio curiosidad. Sabía que iba a estar Rent…esperaba a Pablo Sultani…sabía que iban a ir ‘Tripa y Florencia Otero (la pareja de Noche de Reyes), Debora Turza y otros (así decía la publicidad) y sentí curiosidad por saber qué haría el ahorcado. ¿Seguiría siendo él o sería Angel?

La primer sorpresa…Mela Lenoir!!!!!!!!!!!!!!! Pelo rrrrrrrrrrrojo…segunda sorpresa. Y cantó!!!!!! No se puede pedir nada más a un Lunes víspera de Martes 13.

Y todos vimos como una vez más el amor le ganó a la muerte…o para hacer más literal…el amor vivió una noche más gracias a La Parka. 🙂

María, limpiando la casa…están demoliendo el departamento de arriba y no paro de limpiar…limpiar…limpiar…

Elena Roger en Hebraica Domingo, Sep 11 2011 

Bienvenidos a la radio!! jeje…los que fuimos hoy al show de Elena Roger en Hebraica entendemos la frase.

Y si de entender se trata…quienes piensen que ir a la cancha es lo mismo que ver el partido por la TV o que ir a un show es lo mismo que escuchar un disco…ni se gasten en entender que Elena DUPLICÓ este finde. Si, si…fui ayer…volví hoy. De eso se trata la historia.

La misma Elena me había dicho ‘es el mismo show’…pero no…no lo fue. Con algunas similitudes…obviamente…pero la noche fue diferente. No se como hizo…pero al cabo de unos minutos nos tenía a todos en los invisibles bolsillos de ese vestido negro de falda breve. Como siempre, con su voz logra cautivarnos y nos deja perplejos. Se me ocurren muchas cosas mientras la veo…una recurrente que ahora me viene a la mente es ¿cómo puede cantar así? Quizás algún trasplante de cuerdas vocales por algún material que sólo ella puede usar…definitivamente posee un don…y generosamente lo brinda en cada show.

Hace unos días vengo diciendo ‘Elena canta en Hebraica’. Me corrijo…Elena ‘toca y canta’. Si, si…se animó a the egg y pandereta…y como todo lo que hace, lo hace bien. La compra de la pandereta fue como inconfesable…no se animó a decir que la iba a tocar ella…pero cuando entramos en confianza nos lo dijo.

Pidió que cuando subamos los videos a Youtube, seleccionemos los pasajes en los que nadie hubiese cometido errores. Como relojería suiza nada falla en esos recitales…pero no subo material a youtube porque la calidad es para entre casa.

Descubrí otro pasaje favorito…el aaaaaaaaaaahhhh en Desarma y sangra. Cuando creemos que se quedó sin aire, sin una mueca siquiera arranca con …miro alrededor, heridas que vienen, sospechas que van y aquí estoy
pensando en el alma que piensa y por pensar no es alma, desarma y sangra
…eso ya hace valer el show completo.

Como si me hubiera leído la mente…como bis…se mandó Io vivro senza te. Una versión que, salvo Mina Mazzini, nadie podría cantarla en vivo…y ella lo hace parecer sencillo.

Noches como esta deseo que no terminen…y algo en mi las hace eternas. Son inolvidables. 🙂

Para los memoriosos…seguramente en poco tiempo leerán que fui (nuevamente) a un show de Elena Roger. Y si…hago eso cada vez que puedo…como el que vio un Boca-River y repite…aunque lo den por tele…lo interesante es ir a la cancha!!!

Muchos se animaron a pedirle canciones…ahora me animo y pido OTRO DISCO!!!!

María, yendo a dormir en silencio aparente…plagada de hermosos sonidos.

Mujeres que (m) aman demasiado Domingo, Sep 11 2011 

La tenía en mente hace un tiempo…este Sábado finalmente pude ir. He dicho varias veces que el Paseo La Plaza es uno de mis favoritos…y noches como esta ayudan a que lo siga sintiendo.

Escenografía austera, precisa. Llegan 3 amigas a la casa de una cuarta recientemente viuda, cada una con un muñeco con facciones similares a las de su pareja, planeando algún ritual vudú.

Aguja de tejer enorme a punto de empezar a ser clavada…pero antes…un brindis. El alcohol, quizás, es quien provoca la primer confesión. Situación complicada. Como para minimizar la falta, intentan encontrar el lado bueno a la situación, explicando que, en realidad, más que algo malo…lo que sucedió sería una bendición…algo que ayuda a curar la obsesión que cada una de estas muchachas siente por su hombre/amante/novio/esposo.

Confiesan ser el tipo de mujer que ama demasiado, pero con firmes ganas de cambiar y dejar de serlo. Una de ellas trae a la reunión un libro de autoayuda, mas es desestimado por las demás.

Estas 4 amigas, aunque iguales en parte, muestran sus diferencias con un juego de luces interesante…como si la acción se dividiera en 2 planos y se genera una comunicación individual, directa con el público, mientras la otra escena se congela en la oscuridad. Así somos testigos de lo que no se dice y ayuda a entender la situación.

Muy buenas actuaciones…me reí mucho…con cosas del libro y otras que se adivinan improvisadas. Deben ir…pareciera una obra para mujeres…aunque había un par de muchachos y se rieron a la par de cualquiera de nosotras. Deben ir, la van a pasar bien y van a recordar algo de matemática en eso del carácter transitivo y despejar la incógnita ‘x’.

Me tiento y tengo ganas de contar más…pero no…es preciso que vayan. El lugar es precioso y la obra es ideal para una nochecita de Sábado de esta primavera. Lindo trabajo de Martina Zapico, Susana Giannone,  Fernanda Metilli, Silvina Schroeder, dirigidas por Pablo Rodríguez Albi.

María, con ganas de un Navarro Correas…

Página siguiente »