Mucho ruido y pocas nueces Domingo, Ene 31 2010 

Aunque alguien crea que las funciones de teatro son todas iguales porque son los mismos actores diciendo el mismo texto, he comprobado que eso no es así. El antes nos condiciona…y eso es inevitable.

A las 20.30 la clásica voz en off nos dio la bienvenida al teatro. Desde la platea se escuchó un ruido extraño que sabíamos no era de la obra, las luces no se apagaron y la obra no empezó. Hubo palmas reclamando los 15 minutos que llevábamos esperando. (Aclaro que guardo mi batir de palmas para otro momento…creo que en esas circunstancias no hacen que los inconvenientes se soluciones más rápido). Alguien aprovechó para decir en voz alta que en los teatros de Buenos Aires todo está atado con alambre y que ese tipo retrasos son una vergüenza y demás. Afortunadamente tengo una vida sin tanta rigurosidad y esa media hora de espera no significaba una tragedia para mi.

En el momento exacto en que se empiezan a apagar las luces, se escucha un ‘Viva Macri’…que fue contestado por un ‘fuera Macri’…con la acotación ‘Muera Macri’.

O me equivoqué de lugar o el motivo de la reunión era otro. Yo fui al teatro, a ver la puesta realizada por Oscar Barney Finn. Ignoro qué tenía que ver todo ese tipo de arenga. En fin…

De pronto, lo historia que Shakespeare imaginó en Messina empezó a transcurrir en nuestras pampas, Hero se llama Elisa, Leonato es Leandro, y Dogberry se transformó en un comisario Robles Robles que está para una colección de personajes divertidos.

Los enredos, la traición, el amor…todo eso es igual allá por el 1600 en Italia y acá por el 1875. La escenografía, como siempre en cualquier obra del teatro San Martín, es para destacar, al igual que el vestuario.

Muy correctos Surraco e Innocenti…mis favoritos el comisario Robles Robles, Zenón, Inocencio y Anacleto, encarnados por Miglioranza, Freigedo, Iturralde y Vainstein.

De no haber sido por el incidente del inicio se que la hubiese disfrutado mucho más…así que ya tengo la excusa perfecta para volver. 🙂

Una obra para recomendar…propuesta arriesgada pero muy bien resuelta.

María, terminado el primer mes de año…

Jazz con el sello ‘Otero Ramos’ Domingo, Ene 24 2010 

Los que miramos al cielo antes de salir ya sabíamos que la noche pintaba increíble. Una gran luna blanca justo sobre el Alto Palermo…a la altura de Arelanes y un par de estrellas en la esquina de Austria.

Pasaje Bollini 2281. La dama de Bollini. A las 22.00 show de Marisol Otero.

Jazz puro en un ambiente íntimo…acompañada por piano y parches. Invitados que sumaban su talento y la voz de quien los convocó poniendo el toque casi íntimo a la cuestión. Mientras cantaba una bella canción y recordaba El mago de Oz, un flaco logró hipnotizarme con el manejo maravilloso de una esfera de cristal transparente. No pidía dejar de mirarla…parecía una gran burbuja de jabón que le recorría el cuerpo, saltaba de una mano a la otra y destellaba magia.

La segunda parte tuvo clásicos en español y portugués con algunos invitados otra vez. Daba la sensación que Marisol se estaba dando el gusto de cantar lo que tenía ganas…sus canciones favoritas…las que aprendió de chica…las que nos gustan a muchos.

A eso de la 1.00 salí a la calle…ya no estaba la luna en el cielo…pero la música flotaba en el aire y se la noche se seguía sintiendo perfecta.

María, disfrutando de una buena vida…

Las chicas del calendario Domingo, Ene 10 2010 

La historias es por muchos conocida: un grupo de damas necesita recaudar fondos en pos de comprar un sofá cómodo para una sala del hospital donde se trata, y muere, el marido de una de ellas.

Sabiendo que con el calendadio tradicional no alcanzarían a cubrir ni la cuarta parte del valor, les parece buena idea hacer algo más osado. Y así es que estas 6 (seis) señoras se animan a sacase la ropa…no en un acto de ‘quedarse en cueros’ sino en un ‘desnudo artístico’.

Divertídisimas escenas de esas señoras que tienen la edad de los personajes. No contrataron jovencitas y las maquillaron para que parecieran de más edad…son señoras actrices que han aceptado el reto y les ha salido estupendo.

Hasta el personaje más pequeño tiene su lugar y logra arrancar emociones. Nos dejamos robar una ovación merecida al final, en el que aplaudía mientras me secaba algunas lágrimas.

La última etapa de la vida es la más gloriosa
, dijo uno de los personajes haciendo un paralelo entra la vida de una flor y una mujer…y eso las animó a la aventura.

Finalmente, lograron conseguir el dinero para comprar el sofá…y lo colocan en el pabellón que se construirá con todo lo recaudado de la venta de los mentados calendarios.

Muy buena alternativa para estas noches del caluroso verano que nos está tocando transitar en nuestra entrañable Buenos Aires.

María, terminando el fin de semana…

Menú indigesto Domingo, Ene 10 2010 

El programa de hoy era teatro y comida…se suspendió la función de ‘Chicas de calendario’…quedamos en solo comida.

Mi Tutu y una amiga, mi hermana y yo. Mendez de Andes y Rojas. Parrilla libre para 4 (cuatro), una Pepsi familiar y 2 (dos) aguas sin gas. Una ensalada completa y un plato de papas fritas.

Conforme comíamos las achuras nos fuimos enterando que mi Tutu (sic) no le hace asco a nada…y no se referían a la comida. Su amiga empezó a contar las hazañas en las que se vio envuelta y tiraba nombres y situaciones que desconocíamos. Hasta el tomate me empezó a caer pesado. No hablábamos de una desconocida sino de mi Tutu!!!!

No se como se inició la secuencia…pero terminó en un comensal dejando olvidado un papel en la mesa de al lado con su nombre y teléfono…y mi Tutu guardando esos datos en la agenda del celular. Gonzalo el nombre…ni me fijé el número. Parece que tienen una manera de comunicarse como si fueran sordos cuando hay mayores en la mesa…meñique y pulgar en la oreja como sosteniendo un tubo de teléfono, con la otra mano señalan donde dejan el dato y listo.

En eso el mozo empieza a recoger otra mesa y…mientras preguntaba si queríamos algo más, agrega a nuestra bandeja de papas las que habían sobrado de la otra mesa. No me cabe duda de que eso es una práctica habitual detrás del mostrador…pero nos pareció demasiado hacerlo en nuestras narices.

Pedimos la cuenta, pagamos y nos fuimos.

No sabemos si nos cayeron mal los chichulines, las historias, los números de teléfonos olvidados o las sobras de las otras mesas…pero estamos seguras que a esa parrilla no volvemos.

María, indignada…

ART Sábado, Ene 9 2010 

Recuerdo un chiste clásico siendo niña: una hoja blanca representando un dibujo. El chiste era el siguiente diálogo:
– Qué es?
Una vaca comiendo pasto
– Y el pasto?
– Se lo comió la vaca
– Y la vaca?
– Comió y se fue
Era gracioso en el ámbito infantil.

Anoche fui al teatro Tabarís a ver ART, de Yasmina Rezza. Hasta el incendio más grande pudo empezar con una chispa. Incluso una gran crisis pudo empezar con la compra de un cuadro blanco, con delicadas líneas blancas.

Un planteo simple, si se me permite palabra tan elocuente. Los vínculos de cualquier relación humana transitan por lo que pensamos, decimos y ocultamos. No decir por no querer lastimar o por querer agradar. Lo que callamos por conservar o por conquistar.

Los personajes interpretados por Ricardo Darín, José Luis Mazza y Germán Palacios hacen circular las palabras de manera tal que se podrían reconstruir todas las historias. Una amistad puesta a prueba por varios actos de sinceridad.

Creo que en el fondo ninguno de nosotros es ninguno de los personajes por completo, pero cualquiera de nosotros tiene momentos de cualesquiera de esos tres personajes.

Lo que provoca la compra de un cuadro podría ser una definición cuasi exacta de la obra…pero me quedaría corta…es un duelo de 3 amigos que están frente a la posibilidad única de poner su amistad en revisión.

Una buena obra para empezar el verano. Lindo teatro el Tabarís.

María, agotada después de la primer semana ‘larga’ del año 🙂

Antes de que me olvide… Jueves, Ene 7 2010 

Afortunadamente el señor Pinti venció al alemán que lo amenazaba (Alzheimer) y logró recordarnos algo de historia.

Está el que se pudo reír de todo lo que el buen señor decía y las personas limitadas como yo que de a ratos pensaba esto no es gracioso…es de verdad y es durísimo!!!!.

El bicentenario es una buena excusa para recordar la historia de los últimos 200 años y nos vamos a dar cuenta que nada de lo que pasa ahora es de ahora.

No puedo elegir cual fue mi monólogo favorito: la patria, el adivino, el de la apertura, el del final, el de las leyes, en del corso. En fin, disfruté todos.

Detrás mío un señor con síndrome de pies inquietos que no dejó de hacerme temblar toda la función. Admiro la dedicación con que esa gente mueve un pie sin parar…y casi sin hacer esfuerzo…durante horas…son grossos de verdad…tiene poderes para mi.

Y ahora, a pensar y tratar de decidir si prefiero la memoria o el olvido…todavía no lo se.

María, arrancando la temporada teatral 2010…un lujo!!!!!!!!

Penumbras Lunes, Ene 4 2010 

Penumbras

Al otro lado del río Domingo, Ene 3 2010 

En este afán por saber qué nos deparará el futuro, compré un pasaje a un lugar de adelantados: Colonia, Uruguay.

Digo adelantados porque a los oriundos en la Banda Oriental, les llega la hora 60 minutos antes que a los argentinos. Ese raro efecto provoca que siga sin saber la hora…igual que en BA…pero ahora con algo de fundamento.

He visto el futuro…no es como en las películas…es peor. Hay mutantes…pero no son humanos…son insectos. Se los solía conocer como mosquitos…ignoro cual será su nombre actualmente. Desarrollaron una rapidez que otrora identificaba a otros animales y a Usain Bolt en su hazaña de Berlín de hace unos meses: son rápidos!!!!!! Hasta donde sabía el sustantivo colectivo de los insectos en general era enjambre y de las langosta era manga. Bueno, éstos se mueven en un enjambre de mangas…son muchos y plagas. Aterrizan sobre los humanos y hacen estragos. La vestimenta dejó de considerarse una barrera…traspasan la tela de jean!!!! Ni hablar de la bambula, el lino y la gasa.

Subestimé la amenaza…pensé que era falta de costumbre y que iban a estar diezmados para la noche. Entre los que maté a golpes y los que me tragué por error, calculaba haberme hecho cargo de unos cuentos…y mucha gente hacía lo mismo…así que pensé que estábamos ganando la batalla.

Caminaba por la tarde buscando un lugar donde tomar algo fresco y descansar. Primero descarté la posibilidad de hacerlo en la vereda…después busqué lugares cerrados…por último me decidí por el que en la puerta rociaban con Off a los parroquianos. Era una especie de ‘Off al paso’.

Se las hago corta y gráfica: asustaron al gran Yabor que tuvo que bajar de la terraza de El Lobo con su tumbadora e improvisar escenario en un lugar cerrado. Temí en un principio que cambiara el ritmo de las canciones como para tener la excusa de pegarle al parche más seguido y poder disminuir la plaga.

Mientras escribo me miro los brazos llenos de ronchas y trato de calcular cuanta sangre he dejado por estas tierras y creo que es bastante. Pensar que no puedo donarla porque he tenido hepatitis de chica y estos imitadores de vampiros no temen quedarse amarillos.

Colonia sigue siendo un lugar para todo el año…pero el atardecer hubiese salido mejor en las fotos si no tuviera que estar moviéndome todo el tiempo.

Recordé que en la cadena alimenticia, los sapos se comen a los insectos…debería hacerse realidad la escena de la película Magnolia en la que llueven sapos para poder con todos estas aves que se alimentan de sangre caliente. Ah, y tendrían que caer vivos también…

Me despido desde la capital mundial de restaurantes que tienen trovadores que venden sus discos entre los comensales. Sospecho que antes de habilitar un local se aseguran que vaya a haber alguien que con una guitarra cante éxitos de Silvio Rodriguez, Pablo Milanés, Luis Eduardo Aute y José Luis Perales. A propósito de eso, compré 2 (dos) discos de Jorge Schmid.

María, añorando el pasado sin mosquitos…
P/D. Voy a volver cuando hayan pasado los mosquitos…me quedé con ganas de escuchar a Yabor…

Escuchar canción