Habiendo nacido en la localidad capital nacional de la sandía, pocas cosas no he aprendido de la gigantesca fruta.

Se en qué época es más rica, como reconocer si está madura, como escupir las semillas lejos y que la mamá de una no se de cuenta y le eche la culpa a otro y, lo más importantes, las reglas de oro:

– Si comés sandía de postre, a la tarde no tomás la leche.

– Si comés sandía, no te metés a la pileta.

– Si comés sandía con vino te morís.

Podría olvidarme de las tablas de multiplicar, pero jamás de semejante información.

Hace unos días recibí un e-mail diciendo que la mezcla de Coca-cola light con exquisitas pastillas Mentos provocó la muerte de alguien. Elijo no creer…me parece más una campaña que otra cosa. Por las dudas, entré a Internet, madre de todos los borregos, para conocer del tema. No encontré nada interesante, salvo este video que, espero, no muestre de verdad lo que pasaría dentro de uno si realizamos la tan temida mezcla.

María, buscando un video que muestre la mezcla de un tinto con un cachito de sandía…pasará lo mismo?

Anuncios