El último fuego Domingo, Dic 18 2011 

Como siempre, concurrí a Timbre 4 con poca información…fui a sorprenderme y así fue. Un minuto antes de entrar supe que actuaba una actriz que admiro…verla fue un plus.

La obra era El último fuego, de la autora alemana Dea Loher, dirigida por  Melisa Hermida y Francisco Lumerman. Algunos actores conozco, y para no dejar ninguno afuera, no los voy a nombrar.

Puntualmente dieron sala. Entramos por detrás del escenario…vimos como los propios actores estaban armando lo que luego serían los elementos que completarían la historia.

Historia que no deja lugar a dudas…es un drama…con pequeños toques que me  dibujaron una mueca.

La muerte de un niño en una accidente provocado por la persecución de una policía al presunto autor de un atentado. Un extraño fue el único testigo. Por razones obvias la muerte del niño cambia la vida de sus padres, pero de una manera lógica también el resto de las vidas van mutando. Nada se mantiene como antes del hecho. Todo se ve alterado…como si el niño fuese de todos, como si el coche fuese de todos, como si la culpa fuese de todos, como si el castigo fuese para todos.

Durísimo tema…muy bien llevado por estos grupos de actores que en total armonía compartieron algunos personajes y sus textos. Una expresión acabada del trabajo en equipo, haciendo que funcionen. Varias Ednas, varias Karolines, un par de Susans, un par de Ludwigs. Unicos Rabe, Olaf, Peter, Rose. (Se que estoy olvidando algún personaje…mi memoria es mala hoy).

Por los nombres, el verano en Agosto y el origen de la autoria, la obra podría transcurrir en Alemania…por lo universal del tema, podría ser de acá nomás…

Me gustó…no se si hay otra posibilidad de verla este año…espero que en otra temporada si. Mis felicitaciones al musicalizador…encontró LA música para la obra.

María, terminando el último finde sin ‘fiestas’…

Primeras damas del musical Viernes, Dic 16 2011 

En algunos países, la esposa del presidente o quien cumpla sus funciones es llamada Primera dama. Esta noche, en teatro Gran Rex, un buen grupo de cantantes talentosas fueron llamadas Primeras damas del musical.

Mi día había sido malo tirando a peor si tuviera que usar un adjetivo, 33 restarts en medio día si algún colega quisiera cuantificar el estado, interminable el adverbio relativo de modo que mejor lo definiría. Confiando en el equilibrio del mundo, y segura de que si algo sale mal seguramente pasará algo que esté mejor, a las 21.00 se apagaron las luces del teatro Gran Rex y el show empezó.

Casi 3 horas donde se nos permitió recordar grandes momentos de comedias musicales históricas.

Complicadísimo nombrarlas ordenadas según fueron apareciendo…o según mi gusto personal…prefiero dejar que el azar caprichosamente arroje los recuerdos a mi mente y los voy diciendo.

Lindo arranque con Marisol Otero…qué bella voz que tiene y que talento para interpretar. Natalia Cociuffo y Melania Lenoir poniéndose un ratito más en la piel de Velma y Roxy…lejos las mejores Roxy y Velma de la historia. Las comparaciones pueden ser odiosas…pero existen. Son las mejores…y lo demostraron…varias veces. DIVINAS!!!!!!

Un momento único…el recuerdo para Rent….y el deseo de que vuelvan…se demostró que estamos ávidos de contar 525600 minutos; Florencia Otero, Mela Lenoir y Laura Conforte. 🙂

Magalí Sánchez Alleno y Marisol Otero recordando sus participaciones en La Bella y la bestia…y el maestro de ceremonias, Rodolfo Valls, que había sido padre de ambas. Como pasa el tiempo…en este caso mantiene lo bueno y hace lugar a otra generación igual de buena.

Ivana Rossi puso su voz y su capacidad de comediante y se llevó unos cuantos aplausos para su casa. Julia Zenko y ese tono tan característico. Se me escaparon unas medias lágrimas al ver a Beatriz Bonnet haciendo parte de Mame. Estaba más para cantar ‘…soy una diva total…’…porque lo es…sin dudas que lo es. Karina K y Alejandra Radano caminando otra vez por el Cabaret. Ana María Cores y su muñeca/monja.

Un final que pasará a la historia: Elena Roger cantando Si yo fuera como ellas…como un juego…para demostrar que no solo puede ser la Evita de Webber en Londres y en New York, también puede ser la Eva de Orgambide y Favero en una noche lluviosa de Diciembre de 2011.

Coro y músicos de lujo dirigidos por Gabriel Goldman. Ya conocen a mi favorito…Javier López del Carril. 🙂

Podría escribir casi 3 horas…contando el show de casi 3 horas…pero prefiero dejar acá…recordando lo justo y necesario para entusiasmarlos si es que hay otra función…o si se edita un DVD con todo lo que se grabó.

La salida fue el momento propicio para saludar y agradecer…y recordar que se estrenan Por amor a Sandro, Forever Young y Mamma mía …y ahí voy a estar…aplaudiendo de pie!!!

María, empezando otro día difícil…

Hombre vertiente Domingo, Dic 11 2011 

Espectáculo complicadísimo de explicar con mi precario castellano.

No quiero parecer publicidad de comunicaciones…pero debo decir que Hombre vertiente me conectó con un lugar interno en el que no suelo querer transitar: mis miedos. Supongo que para intentar tenerlos controlados, los amontono en un rincón…y hago como que no existen. Pues existen, y afloraron todos de una manera diferente. Se me escapó un suspiro…y lo asocié a eso de el suspiro es aire que sobra por alguien que falta. Apunta, o me apuntó a mi, a un lugar básico donde no es necesario procesar nada…va directo al blanco.

Tarde de calor en Recoleta…hasta Pikachu se había sacado la cabeza y tomaba agua fresca sentado en un cordón. El pibe que vendía pan caliente relleno estaba aburridísimo. Yo afortunada por tener a mano el abanico de sándalo. 🙂

Entramos y todo fue un desafío. A la gravedad en primer lugar. A la realidad en segundo. Aparece el personaje central, se presenta, dice que se llama…no importa como se llama sino a qué se dedica. Y no lo voy a decir acá. Van a tener que ir a verlo…les queda una semana…y vale la pena.

Si preguntan mucho, podría decirles que es un espectáculo que muestra al hombre en relación con el agua. Ante la misma pregunta diría que es hombre deambulando por su propio laberinto. Y también podría decir que es el hombre jugando con su mente…o la mente jugando con él…que es lo mismo. Me sentí atrapada con él…y con mis miedos…jugando…y no voy a decir como terminó la partida. Me quedó dando vueltas una frase: lo real es el presente…y se acaba a cada instante…

Música, escenografía, vestuario, puesta IMPECABLE!

Hay vídeos dando vuelta, grabé algo…pero hacerlos público le quitaría la sorpresa…y es fundamental en este caso.

María, claramente decidida a volver…:)

Esperando a Godot Sábado, Dic 10 2011 

Mucho se ha hecho, dicho y escrito sobre la espera. Distintos tipos de espera.

La espera por Godot es ya clásica porque no solo sabemos el nombre del esperado, ni motivos, ni seguridad en coordenadas de tiempo y espacio. Se espera…para algo en particular…o no…en ninguna puesta que he visto se supo mas que el planteo original.

Fui a una puesta en Timbre 4…donde, al igual que Los días felices, no hay un Vladimir, un Estragón y un Pozzo sino varios.

Cada par de Vladimir y Estragón, o Didi y Gogó si se prefiere, expresa su hastío, cansancio y aburrimiento de diferente manera. De hecho esos pares de personajes son bien diferentes…desde su género hasta su apariencia y su vestuario. Pero a todos les molesta el zapato al principio y se retiran descalzos al final.

Semejante creatividad está al nivel de las actuaciones de todos los participantes. No está mal expresar favoritismos…y debo confesar que Tulio Gómez Alzaga y Juan Manuel Zuluaga fueron mis favoritos. Todo en ellos fue bello…sin quitarle mérito al resto…pero bueh…lo tenía que decir.

Muy lindo trabajo de este grupo de actores que ojalá la hagan más tiempo así muchos más la disfrutan. Hoy la sala estaba casi colmada…vamos por más!!!! Mis felicitaciones a Tulio Gómez Alzaga, Mónica Argüelles, Juan Martín Biotti, Rafael Franco Muñoz, Augenia Aberastain, Juan Manuel Zuluaga, Silvia Daurat, Fernando Rodil, Pilar Ruiz, Leila Zimerman, Juan Manuel Cava, Gimena Romano, Lorena Gaivironsky, Verónica Cognioul y Paula Ransenberg.

María, esperando…y no a Godot precisamente…
P/D. Mis felicitaciones al musicalizador…aplausos.

Chau Misterix Sábado, Dic 10 2011 

Cómo me gustan los libros de Mauricio Kartún!!! No falla nunca…todo lo que hace le sale bien. Hoy le tocó a Chau Misterix.

Cuando vi la dirección…Mario Bravo 948…supe que era cerca de El camarín de las musas…pero no ubicaba el lugar. Y si…pegados los teatros casi. La sala se llama El tinglado…y es bellísima.

Escenario casi desnudo…no se necesita más cuando hay buenos actores y una buena historia para contar. Rosario de verdades absolutas de todo niño pre-adolescente que toca de oído. Lo escuchado al pasar…deformado…suelen ser tomados como realidades irrefutables. Imposible negarlas…todos fuimos niños y creímos, distorsionadamente, en algunas de esas cosas.

Rubén, que por momentos me pareció que era el mismo Rubén que comía uvas en La casita de los viejos, con Chiche, Titi y Myriam a la salida del colegio. La imaginación de Rubén los transforma en personajes de historietas que con sus poderes y planes perfectos pondrán en su lugar a su temible enemiga…La particular!!!

Una esquina que no es una esquina…con un cambio de luces puede ser una isla de la que solamente podrán salir cumpliendo el plan orquestado por el héroes de la historia…Misterix.

Preparativos para el baile de carnaval, la frustración de no poder ir de largos sino de gaitero asturiano, disputa eterna con Chiche por la atención de Doris Day, perdón…de Myriam…y el inevitable paso del tiempo que nos acerca más a la realidad incontrastable de los adultos, quitando tiempo a ese universo paralelo y perfecto recreado por la imaginación de Rubencito.

La de hoy fue la última función…pero confío y espero en que volverán. La historia lo merece…el público nos la merecemos. Sala llena…justicia absoluta. Mis felicitaciones a Esteban Coletti, Tamara Garzón, Inés Palombo, Estanislao Silveyra y Virginia Lombardo.

María, si quiero voy mañana y la veo de vuelta… 🙂

Un amor Jueves, Dic 8 2011 

Con lo que admiro a Elena Roger y pasó casi un mes desde estreno de la película ‘Un amor’ y que por fin fui al cine.

Recordaba aquel cuento de Alejandro Dolina, en el que Julius Del Piero filmó la película Y mañana serán químicos. Para la primer parte grabó a un grupo de estudiantes…y 30 años después los buscó para terminarla…pero algunos no se parecían en nada a los niños que habían sido…y otros no tenían cara de farmaceúticos.

En la vida real se suelen buscar actores de menor edad para encarnar la historia del personaje de joven.

El actor que hace de Peretti adolescente no podía ser más parecido. Solamente nariz diferente…el resto parecería una copia. Por definición casi, siendo Elena Roger única, no pudieron encontrar a alguien que se le pareciera…pero está bien…así debe ser.

Fuera de este comentario…la película me gustó mucho. Cuestión que eran 3 amigos adolescentes en Victoria, Entre Ríos, que pasaron juntos un verano y se encontraron 30 años después. Pocas veces la vida nos pone frente a la misma decisión con un par de décadas de diferencia. Está quien repite y está el que se anima y la cambia.

Cómo me gustó andar por ese pasado de bicicletas, río, pueblo y barro!!! Y volver y sentir que está todo igual…aunque a la vista todo luzca diferente.

Como es costumbre, no cuento nada más de la peli…y menos el final!!!!!! Bah…una parte puedo contar…el público de la sala 1 de los cines Gaumont…aplaudió. No entiendo ese concepto…pero bueh…fui testigo del aplauso. La peli lo merecía…pero no estoy acostumbrada a hacerlo.

Buena música, buena fotografía, excelentes actores…linda historia…no se qué esperan para ir. Aprovechen el finde largo. Aprovechen porque hasta lo bueno un día se termina…y no vale verla en DVD trucho en la casa. Las películas…AL CINE!!!

María, disfrutando el finde largo…

Los días felices Domingo, Dic 4 2011 

Después de una semana complicada me llegó la hora de ir al teatro.

Viernes, 23 horas, Timbre 4. Sabía el lugar y la hora…mas no el título. Confiaba en que iba a ser buena…conocía a una integrante del elenco y eso era suficiente para mi.

Suponía que al traspasar las cortinas negras que encontraría con una mujer medio enterrada…para mi sorpresa me topé con 5 (cinco).

Si, si, cinco Winnies con medio cuerpo al aire, con una cartera al lado, empezando el día con el objetivo propio e interno de sentirlo bueno. Absurdo lo de vivir medio enterrada, lo se…pero déjenme sentir que lo del deseo de tener un día feliz no sea un absurdo. Ese deterioro físico y mental no es mutuamente excluyente con la felicidad.

Y nos sentamos y empieza Winnie a hablar, inicia su día lavándose los dientes, hablando…un poco sola un poco con Willie, su esposo que poca atención le brinda. Y estas Winnies supernumerarias van dejando brotar su alegría, sus confidencias y deseos íntimos…demostrando que hay más de una manera de decir e interpretar algo…en este caso, cómo mínimo, hay cinco.

5 grandes actrices todas. Diferentes. Cada una compone una bella, inusitada y original Winnie que nos hace enamorar de nuevo de la pluma de Samuel Beckett. No hay silencios casi…como si la palabra fuese aire y sin ella se asfixiara. Al costado de la parte del cuerpo que asoma está la cartera, que contiene lo poco y necesario que puede hacer la diferencia entre la soledad y la muerte y la vida.

Esta idea de ser feliz con poco, casi nada, podría ser, quizás, una ironía viniendo de un autor que no podría ser considerado precisamente optimista. Desde mi lugar de la butaca, estos bellos momentos presenciando arte quedan en mi cartera, dispuestos a ser usados para transformar cualquier día en uno de mis días felices.

Les quedan 3 (tres) oportunidades para verla: 8, 10 y 18 de este mes en Timbre 4. Les aseguro que van a salir profundamente conmovidos y movilizados por esta puesta.

María, disfrutando del finde…
P/D. Belleza adicional la canción del final… 🙂