No conozco mejor momento para hacer depuración de pertenencias que una mudanza. Y no sólo la propia…cuando se muda alguien más también se me da por revisar a ver qué encuentro.

Cuando se mudó Dieche me deshice de varios tuppers, cubiertos y hasta sábanas. Un fenómeno el Die, le gustaron las ensaladeras… 😉

Ya hace 10 (diez) años que vivo en el mismo lugar, y debo decir que ya generé raíces. No me imagino no cruzarme con Aurelio cada mañana, no podría acostumbrarme a otra geografía. Cuando tuve que vivir afuera, ninguna cama, ninguna almohada, ningún lugar era el propicio para descansar…siempre sentí que era “de paso”.

Una de mis películas favoritas es “Un lugar en el mundo”. Y creo que una de mis tareas más dificiles fue encontrar MI lugar en este mundo. Le dí vueltas alrededor, le dí vueltas por adentro y por afuera, hasta que un día supe que había llegado. Como Moisés con la tierra prometida. Y no hablo de geografía, me refiero a ese lugar de los afectos donde siento que me contengo. Desde una canción, Ana Belén suele decir “para entrar en el cielo no es preciso morir”. Para Adán el paraíso era donde estaba Eva – según Mark Twain.

Ojalá que este lugar al que te estás mudando, lejos de ser tu casa, sientas que es tu hogar. El lugar donde estás, pero también al que siempre vas a querer volver.

María, con poco tiempo y mucho sueño…ya no me puedo concentrar en nada…sigo creyendo que me llegó el agotamiento…

[odeo=http://odeo.com/audio/7379833/view]

Otra vez cambio de casa,
de nuevo, cambiaron mis cosas.
Otra vez cambio de luna y de barrio,
como cambia el horizonte,
el tiempo, el modo de mirarlo,
abandono y pido excusas porque aquí
no encuentro a nadie como yo.

Mandaré a lavar la ropa
que he gastado en el amor;
esta noche cambio humor y cambio amante.
Esta noche quiero irme lejos
y encontar con quien hablar,
divertirme, emborracharme…

Esta noche cambio amor y se acabó!

Pero tener claro a donde ir
es tener claro qué decir,
es tener claro dónde hay que meter las manos
y no se siquiera si he entendido donde nos perdimos…

Cuando todo ha florecido,
aquí en la casa hace frío y afuera no.

Vendo, cambio casa por un motor,
esta solución es la mejor,
un motor seguramente irá tirando.

De mi fantasía, un poco gastada,
hace tiempo estacionada,
tengo que cambiar de casa,
como cambian hoy las cosas, porque sí.

Y gira , gira , gira y gira
que siempre vuelve primavera
y descubro que no he comprendido nada,
porque sólo he conocido gente
intentando amar inútilmente
y así no puedo ir adelante,
porque siento que ninguno es como yo.

Y gira , gira , gira y gira
que siempre vuelve primavera
y comprendo que no he terminado nada,

Mandaré a lavar la ropa
que he gastado en el amor.
Cambio cama y cambio humor,
cambio número y esquina,
en tanto, que ninguno es como yo.

Anuncios