Onda vaga Jueves, Ene 29 2009 

Siguiendo la moda de la quita temporada de Lost, los viajes no solo pueden implicar un traslado geográfico sino un cambio temporal.

Normalmente, ante la pregunta ‘cual es tu lugar favorito’, hubiese respondido ‘el Paseo La Plaza’ sin siquiera pensarlo. Desde hace un tiempo, el centro Konex le hace sombra en algunas noche.

Anoche fue una de ellas. Por $15 hice un viaje en el tiempo. Con los jeans más gastados y las zapatillas de verano me senté en el fondo del patio y me encontré rodeando un adolescente fogón. La ventaja fue que no sólo yo retrocedí…la mayoría de mis compañeros de programa se sentían igual. Si necesitara definir la onda del grupo…no se si podría en una sola frase. Ellos mismos lo han logrado…se llaman ‘Onda Vaga’…y así son…así parecen ser…parecen ser unos vagos de los que veíamos en los campings de Entre Ríos. Me envolvió una música sencilla, bonita…que me hizo comprobar que estoy pasando por esos largos períodos en que todo el tiempo la paso bien y que no hay manera que algo no salga perfecto.

Por si alguien se tienta de preguntar…no fumo…ni tabaco ni nada…fue solo escuchar una docena de canciones tranquilas, relajantes, sintiendo el viento en la cara, sin importarme la hora ni el cansancio acumulado.

Un gran Miércoles.

María, silbando en mente cada cancioncita…
P/D. El de los coros es inconfundible…

Escuchar canción

Anuncios

Muerte de un viajante Domingo, Ene 25 2009 

En esta época donde cada página de internet tiene un título ‘Contáctenos’, difícil pensar en un viajante como única manera de hacer conocer un producto. Así y todo, la obra ‘Muerte de un viajante’ de Arthur Miller, permite abordar a través de la historia de Willy Loman, su esposa a hijos, una historia siempre vigente: las relaciones humanas.

Alfredo Alcón y María Onetto dieron una clase magistral de actuación sobre el escenario. Diego Peretti y Sebastián Pajoni encarnaron a los hijos a la perfección. Hasta el mozo, papel más pequeño de la obra, tuvo su lucimiento.

En general se siente, o se presiente, cual es el final…mucho más si hemos visto antes la obra. Anoche vimos retirarse la familia del cementerio y todos contuvimos el aplauso. No se…quizás una manera tonta de pretender un rato más…como su las 2 horas y pico de estar sentados no nos hubiese cansado. Linda sensación, se los aseguro.

Y terminó, como corresponde, con un toque de humor: un muchacho que salía del teatro detrás mío le comentó a su novia: al final no era lo que yo pensaba…creía que era un policial donde se trataba de encontrar al asesino del viajante. No me animé a girar…pero de hacerlo le hubiese estrechado la mano…un maestro de la espontaneidad y en ejemplo de nuestro tiempo en que nos hacemos a la idea interpretando el título que aparece en la tapa del libro.

Siguiente las indicaciones de mi amiga Majo, me fui preparada: 25% de descuento con Club Personal y Swiss Medical…pero con la primer opción tenía acceso al club Vip. jejejeje. En vez de $90 pagué $67…bien ahí!!! Estoy aprendiendo, eh?

María, llena de buen teatro…

La vuelta al hogar Miércoles, Ene 21 2009 

Harold Pinter habrá ganado el Nobel de Literatura, pero eso no garantiza nada.

A una semana del estreno, la puesta de ‘La vuelta al hogar’ no fue lo que esperábamos. Hablo en plural porque eso se notó en toda la sala. Bah, toda la sala…5 filas. Fui la más afortunada, estaba cerca de la puerta de salida y pude irme ni bien terminó. Estando tan cerca del escenario, me hubiese dado pena no aplaudir…los actores me hubiesen visto y son bastante vergonzosa. A Osvaldo Santoro si, eh? Y Agustina Lecouna por ser la única mujer y haber logrado el personaje de Ruth también. Pero el resto no.
Me cansó Fabián Vena volviendo a hacer de si mismo…ya no convence a nadie.

Muy buena la escenografía de Emilio Basaldúa. Logró construir un mundo oscuro sobre el escenario. Impecable. Lástima lo que transcurrió en el medio.

Pensar que fui al teatro para distraerme y no pensar que en este mismo momento se está estrenando la temporada 5 de Lost y no voy a ver el capítulo doble hasta el finde.

María, sintiendo que era muy miércoles para ir al teatro..

Otelo, el nuevo musical… Sábado, Ene 17 2009 

Ya sabemos que esta crisis es global…está llegando a todos los ámbitos…y el teatro no debería ser la excepción.

Confieso que fui con la expectativa propia de los espectáculos de Cibrián – Mahler, y me quedé con ganas de más.
No hablo de duración, puesto que me pareció más larga que esperanza de pobre. El segundo acto fue lisa y llanamente interminable. El vestuario es de lujo. Supongo que toda la inversión fue a parar en la ropa ya que no había escenografía. En algún momento unos escalones y una especie de banco fue todo lo que se vio sobre el escenario. El resto…una gran tela blanca en el techo que intentaba cambiar el clima.

Afortunadamente conocía la obra y sabía que Desdémona tenía que morir al final. Como esperé ese momento!!!!!!! En las puestas anteriores ese personaje me había parecido deslumbrante…esta noche sólo me pareció una gritona con poca gracia. La escena de la mariposa del primer acto me gustó…pero el resto…lejos de sumar…para mi restó.

A falta de escenografía, las voces de Juan Rodó, Juan Vercelli, Diego Duarte Conde y Lorena García Pacheco llenaron por momentos algunos espacios…pero sigo sintiendo que le sobró duración y le faltó algo. Ese algo que si tuvieron Drácula, El Jorobado o El Retrato. Ni siquiera tuvo obertura!!!!!!!

Pude aprovechar la función popular de los Sábados y pagué $80…de haber tenido que desembolsar $120…bueh…me sentiría un poco peor. Además, aclaro para los desprevenidos: desde las primeras 3 filas centrales no se pueden apreciar las escenas finales. Daba pena verlos cabecear para ver la suerte de Casio y Desdémona.

Antes de empezar, leyendo el reparto, vi el nombre de Georgina Reynaldi. Supuse que iba a tener un papel a la altura de su talento. Esperé, esperé…pero sólo estuvo en un par de escenas…y me pareció que daba para más.

No compré el disco al salir…no me quedó ninguna melodía dando vueltas…no tengo planeado volver…hechos raros en mi.

Algo para recordar: músicos en vivo…cantantes en vivo…implecable el sonido.

En fin, ya pasó.

María, esperando que se entrene ‘El Fantasma de la ópera’…

La forma de las cosas Viernes, Ene 16 2009 

Promediando ya el primer mes del año, era tiempo de ir al teatro. La obra elegida casi al azar fue ‘La forma de las cosas’.

Todos los ingredientes para que, ni bien se apagaran las luces del final, con el primer aplauso, el público todo, y yo incluída, nos pusiéramos de pie. Se ganaron cada uno de nuestros golpeteo de manos.

Comedia con suspenso. Muy buena combinación…al igual que el mix de actores: Mirás, Siciliani, Zanotta y Surraco. Cada uno perfecto haciendo de Pablo, Evelyn, Juana y Mariano…parecían papeles escritos para ellos.

La música merece un párrafo aparte. No leí quien es el musicalizador…después me fijo en alguna ficha de la obra. Hasta las canciones que escuché mientras se llenaba la sala parecían elegidas para la ocasión. El ‘truquito’ de la canción en la sala y después sólo en el celular de Juana me sorprendió. Una ‘pavada’ que me pareció interesante.

Salí de la sala con una idea: todo lo que hace un artista es arte? Según el personaje de Pablo, lo que Dalí hacía en el baño cuando iba a hacer ‘el número 2’, no era una escultura. O sea, todo bien con los artistas, pero hay un límite.

No puedo contar nada porque está buena para ir a verla.

María, volviendo a la sana costumbre de teatro…

Campana de largada Domingo, Ene 11 2009 

La semana pasada me sorprendió un corte de calles en pleno centro. Afortunadamente era el último día de la semana y en ese momento nada puede cambiar mi humor.

El motivo era obvio: la largada del Rally.

Al día siguiente vi circulando por Avenida Santa Fe unos camiones con poca pinta de camiones. Alguien comentó que era la largada de esos vehículos en la misma competencia. Van a recorrer miles de kilómetros, pero presencié el inicio.

Todo viaje, por largo que sea, comienza con un simple primer paso. En estos días empecé a planear mi viaje. No se cuando saldré de acá…ni para donde iré…pero hay olor a viaje en el aire. La mochila está en el living y la página de subastas por Internet se ha transformado en mi favorita. No, no, no estoy invirtiendo, más bien me estoy capitalizando: puse a la venta 100 años de soledad. Tuve muchos ejemplares, los leía, los prestaba y nunca volvían. Ese fue siempre su destino. El último llegó a casa pero no lo leí. Tampoco lo presté. No lo quiero en casa. Lo publiqué…espero venderlo. Y así armé una lista de cosas de las que me iré desprendiendo. Lástima no tener un garage…sino…venta de garage estilo norteamericano…jejeje

María, dando el paso inicial…
P/D. Si alguien desea la colección La Nación de Bioy Casares, póngase en contacto y arreglamos. Los libros son nuevos.

Alguien tiene que ceder Miércoles, Ene 7 2009 

Si algo me quedó claro de mis clases de Ceremonial y Protocolo fue el tema de la precedencia. Un error en una presentación tranquilamente podría devenir en tragedia.

No digo que mis errores u olvidos puedan provocar una catástrofe, pero a veces temo cometer una imprudencia.

En el caso de las presentaciones entre amigos no tengo dudas, en lo profesional tampoco, pero hay un momento del día en el que no se si estoy actuando como corresponde.

Sabemos que en cada colectivo, bus o micro, hay un par de asientos señaladas como prioritarios en caso de personas discapacitadas. Correctísimo para mi. Ahora bien, que pasa si los dos asientos destinados a tal efecto están ocupados y sube una embarazada? Obviamente me paro y le cedo el lugar. Hasta acá todo claro. En cuanto a la edad…cuántos años tiene que tener una persona para que le demos nuestro lugar? Con que sea mayor que una es suficiente? Alguien de 50 años…se sentirá ofendido si lo considero mayor? Cómo me sentiría si un adolescente me cede su lugar? Es correcto que, en igualdad de condiciones físicas, una mujer se quede parada y un hombre permanezca sentado? Alguien con bebé en brazos merece sentarse…no hay dudas.

Venía un día con un gran amigo en el 132. Nos sentamos en la mitad del coche. Más o menos por facultad de Medicina sube una mujer muy joven, menos de 30 seguro, con mellizas de 5 ó 6 años…gritando ambas a coro ‘mamá, me quiero sentar…mamá, me quiero sentar’. Calor. Coche completo. Subieron por milagro. Mi caballero amigo se levanta, le cede su lugar y me sujeta a mi para que no lo haga. Volví a mirar para asegurarme que no era yo que veía doble…eran mellizas…le daba su lugar y teníamos que aguantar los gritos de estas criaturas. Volví a intentar levantarme, volvió a dejarme en mi lugar con firmeza. Las 2 lloronas siguieron gritando el resto del viaje por motivos varios…la gente las miraba por ese motivo…y con el rabo del ojo me miraban a mi…era yo la que no le había dado el lugar.

Pasando la estación de Once se bajan…mi amigo vuelve a sentarse al lado mío. Faltaban 2 cuadras para que bajemos. Se adelanta él para tocar el timbre, se acerca a mi oído izquierdo y, sonriendo mientras susurraba me sentencia…’rengueá’. Incrédula lo miré fijo pidiéndole que me dijera otra cosa. Se volvió a acercar y gatilló la misma palabra ‘rengueá’. El vehículo se detuvo, me tomó de la mano y bajamos…y tuve que renguear. Me ayudó a bajar y nos tentamos como pocas veces. La gente habrá pensado que de verdad tenía un problema físico…no había manera de incorporarme después de semejante puesta en escena.

Su mentira, y la mía, no nos parecieron tan graves…sentimos que era peor ser madre de dos malcriadas que no saben viajar paradas en un colectivo.

María, lo mejor es fingir dormir…;-)