Si ustedes creen que podríamos estar cerca de un diferendo con Uruguay por las papeleras o con Chile porque en los mapas “compartimos” el sector antártico, está equivocado. Esta tarde, casi, casi, casi, llegamos a un conflicto con Venezuela a raíz de un comentario de unos “panas” con los que trabajamos.

Amantes del reggeaton, la salsa y el merengue como todo caribeño. Nostálgicos nosotros. Casi imposible la mezcla. El argento desafió a uno de los jóvenes pasándole una estrofa de “El día que me quieras”. Le pidió que aprendiera la letra, que la sintiera y después hablaran. El venezolano le dijo “El día que me quieras es el tema de Luis Miguel?”. Uy, no, casi se produce un infarto. Con Carlitos no, insultá a otro, pero al morocho del Abasto no.

Creo que lo mejor será aceptarse, porque convencerse lo vemos muy, muy difícil. Cómo se le explica a alguien un olor? Cómo se explica un sentimiento? Si no nos tenemos que ir por muchos días para tener ganas de escuchar “Volver” y sentir que algo en esta ciudad nos llama, nos ata y nos identifica. Y lo dice alguien que fue adoptada por la “ciudad porteña de mi único querer” ya de grande. Es que, como diría Ferrer, “las callecitas de Buenos Aires tienen ese no sé qué”.

La nostalgia es algo todo argentino que se precie lleva dentro y se puede despertar en cualquier momento, en cualquier lugar.

Recuerdo 3 (tres) momentos en los que me asaltó:

1- Brasil, Río de Janeiro…vacaciones…te acordás cuando salimos con unos cuantos tintos encima…caminando por Copacabana, Ipanema y Leblón cantando tangos? jajajaja
2- Chile, Santiago, Miguel nos dedicó “Volver” y casi moqueamos todos los “chunchules”…con lo que nos costó conseguirlos, no?
3- Lima, última tarde de mi laaaaaarga visita. Juan, Andrea y Gonzalo se quedaban allá, yo iba camino al aeropuerto…Calamaro nos regalaba una versión de ese mismo tango. Silencio. Hubiésemos dado cualquier cosa por volver los 4 (cuatro), pero bueh…primero me tocó a mí…un par de años después a ustedes.

Descartemos la opción de explicar lo que se siente…se siente y punto.

María, en su Buenos Aires querido…la “niña rebelde nacida de espaldas al mar”.
P/D. Ya sé, hubo robo…me gustó…pagaré argentores oportunamente si querés…
P/D2. Hay mejores versiones, pero Carlitos cada día canta mejor…
P/D3. Mentí sin querer: me da nostalgia cada día que no te veo… 😉

[odeo=http://odeo.com/audio/6778493/view]
Volver
Música: Carlos Gardel
Letra: Alfredo Le Pera

Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos
van marcando mi retorno…
Son las mismas que alumbraron
con sus pálidos reflejos
hondas horas de dolor…

Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor…
La vieja calle donde el eco dijo
tuya es su vida, tuyo es su querer,
bajo el burlón mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver…

Volver…
con la frente marchita,
las nieves del tiempo platearon mi sien…
Sentir…
que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada,
errante en las sombras,
te busca y te nombra.
Vivir…
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez…

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida…
Tengo miedo de las noches
que pobladas de recuerdos
encadenan mi soñar…

Pero el viajero que huye
tarde o temprano detiene su andar…
Y aunque el olvido, que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guardo escondida una esperanza humilde
que es toda la fortuna de mi corazón.

Compuesto en 1935 y aparecido en la película “El día que me quieras”.
 

Anuncios