Rock of ages Domingo, May 6 2018 

El recurso de contar una historia con canciones es algo bastante recorrido…pero si lo hacen con calidad vuelve a surtir efecto.

La magia empieza desde el hall. Dan sala…pero en el balcón del primer piso hay un guitarrista rockeándola que nos pone en el brete de entrar a la sala o seguir en el hall…esperando…grabando…disfrutando.

En algún momento debemos entrar y lo hacemos.

Federico Coates…el de “Ni con perros ni con chicos” en Mar del Plata, lisa y llanamente, la descose. Es descomunal lo que hace. Matías Mayer y su bigote se ubican en un muy buen lugar de privilegio. Un irreconocible Cae, el rubio que cantaba en los 90’s, como dueño del bar donde todo ocurre y la talentosa Micaela Racana como la chica de la obra se instalan sobre ese enorme escenario y lo llenan de talento.

Normalmente cantidad no es sinónimo de calidad…si hablamos de tiempo y talento. Melania Lenoir aparece poco para mi gusto…pero solo con eso se transforma en figura. Si lo que hacen los otros es cantar…ella hace otra cosa. Con un caudal de voz y fuerza se planta como ama y señora de cada uno de sus cuadros y se ropa todas las ovaciones.

Es una obra para disfrutar de la buena música, recordar épocas pasadas y deleitarnos con canciones inolvidables que alguien, con muy buen tino, las seleccionó y las hizo obra de teatro.

María, aún oyendo grandes canciones al recordar…

 

ROCK-OF-AGES-620x400

Anuncios

Consumo Domingo, May 6 2018 

Los lunes suelen ser los días de descanso para el teatro…afortunadamente algunos elencos se apiadan del público que siempre queremos más y nos hacen la noche desde el Método Kairós.

Melania Lenoir, Soledad Galarce y Mariano Caligaris se ponen al hombro la menuda tarea de entretenernos y lo logran magistralmente. No dan ni un minuto libre…lo ocupan todo. Ya desde la escenografía plantean algo creativo.

2 compañeras de trabajo se hacen despedir, cobran la indemnización y se encierran en un departamento a comprar por internet.

Tal como pasó en Baja Costura, sitúan a personas normales haciendo cosas normales y de manera paulatina nos sacan de ese tono de humor para ubicarnos a la sillita de pensar frente a un espejo…y luego nos llevan de la mano a un extremo y ahí nos dejan mudos y boquiabiertos.

Es la conjunción ideal: buen libro, buenos actores = imperdible.

Lenoir aún sin cantar sigue teniendo la presencia escénica de los musicales. Galarce y Caligaris completan este elencazo tan bizarro como talentoso.

Ya voy por la segunda vez y me sigue gustando. No se la pierdan. Un día se van y con lamentarse no hacemos nada.

María, un poco consumiendo…

consumod307a27159

Christiane Domingo, May 6 2018 

Desde que Belén Pasqualini fue revelación no ha parado de crecer. Participó de grandes obras, siguió su carrera musical solista y ahora se está terminando de consagrar siendo TODO en Christiane.

Una obra linda sobre su abuela, Christiane Dosne de Pasqualini…una investigadora francesa que llegó al país para trabajar con Bernardo Houssay a quien le debemos grandes avances en los estudios sobre la leucemia.

Desde muy joven manifestó una fascinación con la sangra…y ese mismo torrente es el que hoy recorre las venas de Belén, la talentosa nieta que a modo de homenaje escribió el libro que se viene cargando con cuanto premio le ponen en su camino.

Hizo la obra acá y en Chile. De noche, de tarde. Y ahora en el Picadero los sábados a las 17.30.

Es una linda obra para pasar la tarde, para disfrutar de una bella historia y para recordar lo talentosa que es Belén Pasqualini.

Cada tanto arma una mochila con algunos libros y un piano y se va a regalar la historia por otros rumbos. Si tienen la oportunidad vayan…no es común tremendo derroche de talento.

María, el martes al Espacio Cultural Universal de la calle Soria.

Sunset Boulevard Domingo, May 6 2018 

Hace unas semanas, una persona que sigo en Instagram, compartió un tierno video de su marido hamacando a su niña mientras ensayaba para el casting de Sunset Boulevard. Permítanme decir que, si hubo casting para el personaje de Joe, con solo ver a Mariano Chiessa tomaron la decisión. Claramente nadie más pudo haber hecho tamaño personaje.

Si bien la protagonista es Norma Desmond, en esta puesta es Joe Gillis el que está parado en el centro del escenario…todo gira a su alrededor.

Como público que soy, tengo la potestad de opinar sin riesgo. Excelente escenografía, espectacular vestuario, monumental Chiessa, revelación Carla del Huerto,sólido Rodolfo Valls y correcta Valeria Lynch…incluso con sus acostumbrados agudos. Ahora lo otro: la sentí larga. El primer acto fue interminable. Llegando el final repuntó con una linda canción. Eso es lo que buscamos cuando vamos a ver un musical: lindas canciones…de esas que hacen que movamos un pie al compás en señal de agrado. Acá no me pasó muy seguido. Las comparaciones son odiosas…pero…el señor Andrew Lloyd Webber saber de eso…en Cats, El fantasma de la Opera y Evita TODAS las canciones son bellas.

La apertura del segundo acto con Mariano Chiessa como Joe Gillins cantando LA canción de la obra, la ternura de la historia de Rodolfo Valls como Max Von Mayerling, la buena entonación de Carla del Huerto como Betty Schaefer y saber que faltaba menos para el final hizo la disfrutara más.

Estuvimos en un palco bajo…el tercero a la izquierda del escenario. Nos perdimos unas cuantas escenas de la obra…es un escenario profundo y se debería aclarar que la visión es parcial al momento de comprar los tickets.

1100 pesos por butaca en la plata central seguramente es el valor para poder cubrir la inversión…que intuyo fue muchísima…pero sigue siendo mucho dinero para una obra que, francamente, no volvería a ver ni con entrada gratuita.

Dirección, música y todos los rubros técnicos son para destacar…aplausos de pie para ellos. Seguramente arrasarán con los premios. Una pena por los demás actores que compiten…ya sabemos quien será el ganador 🙂

María, quizás mucha expectativa…

sunset-blvd_gr1

La noche de las librerías 2018 Domingo, Mar 11 2018 

Llegué a vivir a esta ciudad cuando la avenida Corrientes era llamada “La calle que nunca duerme”…y quienes la mantenían despierta eran las librerías y disquerías…y los bares que albergaban a los que no podíamos esperar a llegar a la casa y parábamos en La Paz o Los Pinos para empezar a leer las compras.

De a poco, y de una manera globalizada, los fanáticos de la lectura se hicieron menos frecuentes…y la venta de libros toda la noche se hizo menos necesaria.

A pesar de ello Buenos Aires sigue siendo la ciudad que mayor cantidad de librerías por habitantes tiene. Son un clásico de las avenidas y nos ofrecen siempre la alternativa de hacer un lindo regalo en cualquier época del año.

Desde hace unos años la ciudad celebra esos rincones con tesoros organizando algo llamado “La noche de las librerías” para atraer a los ávidos de aventuras. 10 cuadras de avenida Corrientes se hace peatonal, se instalan espacios para que los autores se acerquen al público, mesas con damas chinas y ajedrez de uso público y un show de música como broche de oro.

En 2018 fue de LUJO…Elena Roger y Escalandrum de espaldas al mítico obelisco, y como es costumbre, partimos con mi madre y Luz a disfrutar de la velada. Desde la segunda fila de la platea tuvimos la posibilidad de disfrutar del reportorio de Elena y la banda de Jazz liderada por Pipi Piazzolla, nieto del inolvidable Astor Pantaleón.

Balada para mi muerte, La bicicleta blanca, Los pájaros perdidos, Balada para un loco, Milonga de la anunciación, Libertango, Adios Nonino y tantos otros nombres que se me escapan en este momento. Mamá en primera fila y el público que colmó varias cuadras corearon todas las que tenían letra y acompañaron con ligeros tarareos y movimientos de cabeza las que eran instrumentales.

Final a toda orquesta…abriéndonos camino entre la multitud llegamos a la parte trasera del escenario donde, gracias a la infinita generosidad de Elena, mi madre consiguió la foto que le recordará la noche. Tiene un portaretratos listo para enmarcar semejante momento.

Si para muestra basta un botón…acá les dejo algo una gran prueba de lo que vivimos anoche.

María, recordando esos momento imborrables

 

 

 

 

 

¿A quién le importa Gracy Sanders? Domingo, Mar 4 2018 

Escuchar que Pepito Cibrián va a estrenar algo me provoca agendar una noche para ver de qué se trata. Esta vez fue en El cubo…un hermoso teatro en el Abasto del que se puede ver la obra desde cualquier ubicación.

La gacetilla dice que es la historia de una prestigiosa directora de cine de los años 70’s. Para mi es una historia de amor. Un genuino amor al arte…al séptimo arte.

Claro que me fascinó la saga de El señor de los anillos o Avatar o cualquiera que se haya estrenado en los últimos años y que haya echado mano a los recursos digitales que están al alcance…pero convengamos que la poesía de ver “Amor en Venezia” o “Ladrones de bicicletas” en un cine arte del barrio es otra cosa. Es un recordatorio de que me gusta lo bello y simple. Escuchar a Gracy Sanders evocar esa época no pudo menos que emocionarme.

Volviendo a la obra…es de lo mejor que he visto de Cibrián; un acierto la música y el texto; impecable el elenco: Nico Pérez Costa,  Agustín Pérez Costa, Payuca Del Pueblo, Analia Peñas,Natalia Troccoli,  Denise Roxana Depauli y un ensamble de una decena de talentosos que aparecían en el momento indicado para darle el tiempo a que el vestuario deslumbrara en cada cambio. Confieso que esas pausas generaban en mi la expectativa por saber qué se iba a poner!!!! Y no me defraudó jamás. El director es Pepe Cibrián…se supone que él dio las marcas de como caminar y como pararse sobre el escenario…pero si miramos con el rabillo del ojo se ve el trabajo de la inolvidable Ana María Campoy que sabía llevar como nadie esas ropas.

A los Perez Costa los he visto decenas de veces, a Nicolás en particular lo he visto actuar y dirigir y es uno de mis favoritos de le escena, a Payuca del Pueblo y Analía Peñas fue la primera vez…mas se que no será la última. Nombres para recordar…despegarán…

Salí extasiada si se me permite la expresión. Un poco recordando la música, otro poco haciendo silencio para buscar la excusa para volver. Claaaaaro…tengo que llevar a mamá…así que seguramente me veré en la obligación de volver.

Recomiendo la obra…estupenda de principio a fin en todos los rubros. Y como si fuese poco al final las palabras cálidas del director terminaron de completar la noche.

María, planeando volver

Festivales únicos – Jairo – Serrat – Elena Roger Domingo, Mar 4 2018 

Los años pasan…algunas cosas cambian…otras no.

Lo que provoca Serrat desde un escenario es de las cosas que nunca cambian. Una multitud en Plaza Vaticano piensa lo mismo que yo. Un anuncio en la web del gobierno de la ciudad fue suficiente para que se llenara de gente que fue temprano para sentarse en las blancas sillas, buscar algún lugar donde sentarse cerca del escenario como en mi caso o llenar las calles circundantes, para verlo aunque sea en las pantallas gigantes.

Debe ser complicado elegir con qué canción empezar sabiendo que abajo el público desea escuchar TODAS. Eligió bien para mi gusto…Se equivocó la paloma. Recordé que soy de la generación que disfrutaba de la melodía y de la poesía de las letras…y eso es lo que desgranó durante casi 2 horas el catalán.

Promediando la nostalgia apareció la enorme Elena Roger. El primer aplauso fue por respeto, por ser mujer y por pedido de Serrat. Luego de ubicarse frente a un micrófono y hacer “No llores por mi Argentina”, Hymne à L’amour” y “Balada para un loco” la ovación recogida fue de su genuina cosecha. Para qué mentir? Me emocioné hasta las lágrimas…si, si…lloré. Al escucharla cantar y al escuchar los aplausos…es tan lindo verla brillar.

Luego siguió el Nano, como le gritaban algunos fanáticos, casi al final subió Elena nuevamente para hacer una hermosa versión de Fiesta y se llevó un hermoso ramo de flores y una ovación.

Y si me parecía difícil elegir la canción del inicio…cuánto más complicado debería ser elegir la última. No le erró…La Saeta…con 10 mil personas (o más) haciendo el coro.

Los aplausos decidieron que hubiera una más…”No hago otra cosa que pensar en ti”…tranqui…como para ir silbando bajito camino a la casa.

Tuve la suerte de estar cerca y mis retinas se guardaron una copia de toda la noche y me reproducen la película on demand…cada vez que cierro los ojos y evoco.

María, definitivamente otra noche de colección.

Natural en Circe Domingo, Mar 4 2018 

Hermosa noche de música con amigas en Circe. 🙂

La formalidad de la lista diría que la noche incluyó:

  • Reggae de los corazones solitarios
  • Una nueva canción
  • Cry me a river
  • Ecos
  • Penumbra
  • Un año de Amor
  • Qué cosa es el amor
  • Amarillo
  • Manos Frías
  • Chandelier
  • Faith
  • Luna
  • Sweet Dreams
  • Estrellitas
  • Disfraz
  • Atolón
  • Chandelier

Ahora les cuento lo que pasó en realidad: la magia sigue intacta. Natalia Cociuffo, Lisandro Etala, Diego Gosiker y Juan Huici y los invitados Pablo Bronzini,  Julio Cesar Fernandez y Belén Pasqualini hicieron de las suyas para que la noche fuera increíble.

Hubo de todo, lo que esperábamos y las sorpresas. Un escenario poblado de talento, amor, buenas voces e infinita generosidad y entrega.

Lisando y Natalia hicieron una versión impecable de unas de mis canciones favoritas: Amarillo.

Respecto de los invitados…difícil de explicar. Un ignoto para mi, Julio César Fernández, dejó boquieabiertos a todos con una versión de Nadie que haría sentir envidia hasta a la misma Liliana Felipe.

Momento único el del dúo de Natarlia con Belén Pasqualini haciendo Manos frías y Chandelier. Y con ese sentimiento nos fuimos…con ganas de más…pidiendo fuerte un “Vuelvan…que no pase tanto tiempo”.

Les recomiendo la música y el lugar. Circe…ambiente exquisito con muy buena onda.

María, viendo los videos…disfrutando de nuevo el momento

Quetza, El conquistador Jueves, Oct 26 2017 

Gracias a la generosidad de Daniel Kuzniecka, Agustín García y equipo, asistí a una de las últimas pasadas de la obra El Conquistador que se estrena pronto en el Método Kairos, un hermoso espacio en El Salvador 4530.

Quedé fascinada con el detrás de escena. Fui testigo de esa metamorfosis de Agustín que inició como un muchacho que llega con una mochila, saluda, se cambia de ropa y de piel y hace asomar a ese guía / relator que nos toma de la mano y nos lleva a navegar por la exquisita historia surgida de la imaginación de Federico Andahazi. Con una magnífica ductilidad actoral nos miró a los ojos y nos llevó a otra tiempo…a otra tierra…a otro mundo.

Ver a Daniel y a Agustín en escena fueron el mejor ejemplo de simbiosis que se me podría haber ocurrido. El actor se deja fluir siguiendo las indicaciones precisas de un exigente director que pide sin límites porque sabe a quien se lo pide.

Me atraparon igual que Federico Andahazi desde el papel aquella noche que inicié y terminé de leer simplemente porque no podía dejar de hacerlo. (Nota: en la última función de la anterior obra de Daniel el año pasado, El espacio entre vos y yo, entre el público vi al escritor. Por pudor y respeto no me acerqué a decirle que es uno de mis escritores favoritos y que toda su obra me parece hermosa y que mi favorito era El conquistador. Bueno, de alguna manera el universo escuchó eso y de un plumazo unió a 2 personas que admiro en un proyecto).

Quetza, con esa dosis justa de humanidad y de ser extraordinario me hizo viajar, saltar, volar, sentir…

Al final me quedé con ganas de más. Daniel y Agustín, generosos y abiertos respondieron todas mis desordenadas preguntas. Es que no sabía por dónde empezar…

Y del vestuario y la escenografía ni hablar. En manos de Jorgelina Herrera Pons la tarea de la ilusión de estar en otro sitio y en otro tiempo.

La elección de la música nos permitirá escuchar por un rato a Pequeña Orquesta Reincidentes…y me hizo repetir como tantas veces antes “qué pena que estos pibes no toquen más”.

Estoy contando los días para ir a ver la función estreno…se que este tipo de experiencias se completan con el latir de unos cuantos corazones en la platea.

El trabajo del director es impecable…algo a lo que ya nos tiene acostumbrados…pero lo de Agustín fue una SOR-PRE-SA. No lo había visto antes…de lo que me venía perdiendo!!!!!!

Se que van a coincidir conmigo…un grande.

No me queda más que decir, les transmito la invitación que me hicieron al salir: te esperamos – me dijeron. Nos esperan a todos…el buen teatro siempre está ahí…no lo hagamos esperar y vayamos todos!!!

María, esperando que llegue el jueves 2 para ir al estreno.

Les dejo la liga para que vayan reservando 🙂

http://publico.alternativateatral.com/localidades.asp?id=54170&o=15

quet

Asesinato para dos Lunes, Ago 21 2017 

Los Otero Ramos tiene ese no se qué…

Anoche asistí por segunda vez a ver Asesinato para dos en el San Martín. Sala llena. Ovación final de esas que son comunes. Público rendido a los pies de Hernán Matorra y Santiago Otero Ramos.

La historia transcurre casi en tiempo real. Un homicidio y una hora siendo testigos de la investigación llevada adelante por Marcus, aspirante a detective que entrevistará a los sospechosos para reconstruir la escena y descubrir al autor del crimen. El argumento ya por si solo es atrapante, si a eso le sumamos una excelente música en vivo interpretada por los mismos actores y un trabajo inigualable de un Santiago Otero Ramos interpretando una docena de personas de manera magistral, el resultado es una de las comedias más lindas que vi en el último tiempo.

Una voz nasal, unos lentes, un pañuelo, un pequeño mohín, una postura encorvada, una gorro…detalles que dan pie para que los personajes entren y salgan de manera natural.

No se puede decir mucho más, salvo recomendar la obra. Está los sábados a las 20.30 y los domingos a las 19.00. Dicen que no hay 2 sin 3…pues así será seguramente y antes del final de la temporada iré nuevamente.

 

 

Página siguiente »