Amanda vuelve Domingo, Oct 30 2011 

Quien piensa que la espera desespera…se pierde un montón de posibilidades.

La espera mantiene, la espera acompaña, la espera sostiene, la espera da sentido, la espera pone en perspectiva, la espera agiganta.

En el medio de una guerra, cuando todos los espacios se han perdido, cuando la esperanza per se…quizás…por momento se desvanece, esperar por Amanda puede ser lo único que tenga sentido en una situación que carece de él totalmente.

Y el deseo de su regreso admite un deseo de que lo sea todo. De pronto todo podría ser Amanda, hombres y mujeres llevarían ese nombre, las cosas se llamarían así…todo el universo podría decirse Amanda.

En el transcurrir de la espera nos vamos enterando de pormenores de la historia de Amanda, detalles que se escapan casi sin querer…recordando que se querían olvidar. Aprendemos sus palabras favoritas, conocemos sus juguetes, nos enteramos de como llegó a la vida de ella.

La espera como lo opuesto a la soledad es el tema de la obra Amanda vuelve, en Timbre 4, donde Diego Faturos dirige a Marta Lubos y Sandra Villani. Ambas actuaciones estupendas.

La obra no me dio respiro…la sentí como un parlamento sin pausa…me sentí adentro, esperando, queriendo saber todo de Amanda…como si eso sirviera para que volviera.

Un final que conmueve, por su característica y porque es el final. Es una de esas piezas en las que no deseo que termine…prefiero esperar…seguir esperando…

Bellísima desde todos los ángulos…es poesía. Confieso mi ignorancia, primera vez que veía a Marta Lubos en un escenario…pero lo voy a remediar…ya reservé para Como estar juntos.

María, final de finde…

 

Soy solito Domingo, Oct 30 2011 

Venía con muchas ganas de ver Soy Solito…pero postergaba…y cancelaba y volvía a postergar y a cancelar. Esta semana me di un ultimatum: es este Sábado…si o si.

Y así partí para el Espacio Aguirre al encuentro de Soy solito. Venía con recomendaciones y vi una foto. Sabía que era de títeres la cosa.

Voy a empezar a contar la experiencia como la película Memento. Empiezo por el final. Me enamoré. Si, si…me enamoré del amor, de la manera de actuar del personaje, de la historia, del lugar, de todo.

Ema Peyla y Gerardo Porión manejando ese delicado cuerpecito que empieza la obra limpiando su casa, corriendo a atender un llamado telefónico que se cortó. Personaje de tamaño pequeño, que sin embargo nos deleitaba con sus movimientos delicados y precisos. Algo obsesivo por la limpieza, espero que no se ofenda con mi comentario. Pasaba su dedito para ver si estaba todo reluciente. Usa plumero, escoba, trapo y aspiradora.

Como reza el título, el es solito…pero intenta dejar de serlo. Asiste a una plaza, un desencuentro…eh…si sigo les arruino la sorpresa. Se que van a ir.

Se ve que son muñecos manejados por humanos…pero en poquitos segundos se deja de reparar en eso y sentimos que tiene vida y sentimientos. Mínimos detalles cuidados, perfección de movimientos y sincronización de todo.

Y la suerte ya está echada y el destino escrito…lo tendré que seguir viendo donde me entere que vaya a desparramar su arte.

María, es taaaaan lindo… 🙂

Como canta una ciudad de Noviembre a Noviembre Domingo, Oct 30 2011 

Quien imagine que para conocer un lugar se precisa la vista…créame que estaría dejando de lado otras maneras por demás interesantes.

En el hermoso café Tortoni se están presentando María José Moreno, Carmen de la Osa, Ruth Palleja y Pepa Luna, bajo la dirección de Marc Fleta haciendo un homenaje a Federico García Lorca.

La manera que se eligió es extremadamente bella. Contar un año de Granada, empezando un noviembre…terminando el siguiente. Se describe cada estación, cada detalle, su geografía, su gente…y una muchacha de bella voz canta acompañada de un cajón o de una pandereta, o de nada, bellas canciones tradicionales de la zona.

Un deleite para todos los sentidos. Si pareciera que estábamos ahí, viendo los árboles, las ferias, los juegos de los niños, el sonido de las campanas y el correr de sus ríos.

Es una experiencia coleccionable, de la que hay que ir para aprender.

Si bien la actuación de las 3 actrices españolas son de muy buen nivel, debo reconocer que salí sorprendida por la calidad vocal de la Ruth Palleja, la muchacha que canta casi despojada.

Una cita para asistir, los Sábados a las 18.00 en el Café Tortoni. De paso aprovechan, se quedan un rato más y conocen tremendo lugarcete de Baires.

María, disfrutando un Sábado intenso…

 

Hasta que cae la lluvia Sábado, Oct 29 2011 

Una mujer espera a un hombre hasta que llega el día, hasta que cae la lluvia, hasta que se va el tren. Una mujer un día ya no espera más…

Perdón si el texto no es exactamente así…pero la idea es esa. Una espera…hasta que un día no espera más.

Ayer le tocó Hasta que cae la lluvia…por segunda vez. El recordar parte del texto no hizo disminuir el placer. Son 9 personajes…¿mis favoritos? ¿Los que más se lucen? mmm, sin dudas…los 9. Todos tiene sus momentos. Son 2 escenas diferentes…o parecidas si pensamos en la espera.

Se podría decir que es una comedia, con un toque de musical, con un final dramático. O un drama con toques de comedia y algo de música. O un musical con drama y humor. Es todo eso y más. Son 9 ACTORES, con un gran libro y dirección, que están sobre el escenario unos 75 minutos con el único objetivo de hacer que el público la pase bien.

Gran elenco: Andreina Petriella, Cinthia Guerra, Demián Salomón, Florencia Suárez Bignoli, Mario Bodega, Matias Labadens, Miguel Bianchi, Pedro Ferreyra y Sol Tester, dirigidos por Melisa Hermida, la misma de Memoría de un gesto (Nada extraño).

Yo que ustedes voy el Viernes que viene. Es a las 23.00…pero vayan antes así conocen la carpintería, toman y comen algo rico, se enteran de los próximos estrenos y se van haciendo amigos del lugar. Vale la pena…todo lo que se da ahí es bueno.

María, sincronizando horarios con el perrito ‘ladrador’ de mis vecinos. Él madruga…yo madrugo. Él duerme…yo duermo. Hoy madrugamos ambos.

Hasta pronto Marta Jueves, Oct 27 2011 

Afortunadamente existen los recuerdos para permitir guardar momentos para siempre.

Como cuando un Domingo a la tarde adivino que se está terminando el finde…y no quiero que se termine…pero se que mi voluntad no cuenta para detener el tiempo…pero insisto en sentir que anhelo detener el reloj, de la misma caprichosa manera acudí a la última función de Quien sabe Marta.

Sabía que era la última. Quizás del ciclo, quizás de la temporada…quizás de Marta…pero no quería que se terminara.

Conforme iban ocurriendo las escenas, como las horas del Domingo, me aferraba a la situación para asegurarme que la sonrisa o la emoción perdurare, y miraba todo para que el cuadro se guarde completo…como si fuese una panorámica.

Curiosamente, me emocioné toda la obra…incluso con los fragmentos con los que me reía. Y me reía…y me conmovía mi propia risa. Experiencia especial esta de conocer a Marta.

Y en el final se mezclaron los aplausos con los snif, snif. Sabíamos que era la última…pero en el fondo esperaba un milagro. Como alguna vez fue la respuesta la pregunta 4 del examen de geografía, el nombre de la persona que me saludó por el nombre en la esquina de Alem y Córdoba…que se que la conozco de algún lado pero se me borró nombre, apellido y apodo, que se anule un gol totalmente legal, que la tierra se abra y me trague después de algún comentario desacertado, que Ilsa no se vaya con Laszlo a Lisboa, o que digan que Marta sigue eternamente.

Nada de eso pasó aún…el orden del universo no lo quiso todavía.

Luego vino el festejo, el brindis, la pizza la parrilla, el sushi, los buenos deseos…y extrañamente…ninguna despedida. Todas las frases fueron: nos vemos el Viernes, o paso el Sábado, o mi respuesta siempre será un si, o que salga todo bien…ya voy a ver las fotos cuando nazca la bebé o cuando llego te agrego en Facebook. Un legado más que nos deja Marta. Bella comunidad formada alrededor del hecho artístico y mis deseos de escribir y compartir lo sentido.

Tengo algo para decir de cada una, de Clarisa, Sol, Cinthia, Nadia, Laura, Luciana, Flor, Inés, Francisca…pero pasaron a ser ‘recuerdos de Marta’.

Y ahora, viendo a la carroza convertida en calabaza, a descansar…en un par de horas el despertador me va a recordar que es momento de volver a mi otra vida.

María, silbando…

Escuchar canción

Elena Roger en el Auditorio de Belgrano Domingo, Oct 23 2011 

Afortunadamente Harold Camping se equivocó en su profecía y el mundo no se terminó ayer…y hoy pude conocer el Auditorio de Belgrano. Qué linda sala!!! Enorme con desniveles suficiente para que nada obstruya la visión…se ve desde cualquier sitio.

Fila 2, aunque en ausencia de la fila 1…lo mío era primera fila. Público heterogéneo, como siempre. Una niña a la izquierda…familia a la derecha. Sin querer cruzar el límite lógico, me gusta escuchar los comentarios sobre la noche. Distintas maneras de decir lo mismo. Es INCREÍBLE lo que canta…o no se puede creer la voz que tiene. Y si…suele ser un desafío al oído escucharla.

Con los aplausos para Non, je ne regrette rien, el caballero de la derecha me dijo: es una canción para escuchar sin rimmel. Por suerte no usaba, sino, se hubiera corrido. Es que no se puede pedir escuchar esa canción y estar compuesta…

El final de hoy fue entregando todo…No llores por mi Argentina…la de Charly…bailando, cantando y saltando, sabiendo que solamente así nos iríamos antes del inicio de la veda.

Varias cosas de ayer no conté…por ejemplo que incorporó ‘La Ville Inconnue’ de Piaf y Milonga en el viento, con letra de Eladia Blázquez y música de Pablo Ziegler. Recuerdo la primera vez que la escuché en vivo…con el maestro Ziegler en sala…en el Maipo…en los últimos días del 2009. Emocionante.

No nos podíamos ir sin escuchar Siempre se vuelve a Buenos Aires…una especie de clásico similar al que fue Volver para otra generación. A la distancia todo tiene otro sabor, otro color…y el recuerdo de la ciudad se agiganta de lejos, incluso para los que hemos nacido por otros lares.

Nos retiramos con la seguridad de haber asistido a un gran show…uno de nivel internacional…uno que toda persona debería escuchar alguna vez en su vida.

En principio creo que queda una oportunidad de verla en el Gran Rex el 15 de Diciembre…o a la vuelta de Nueva York después de Evita. Yo diría que aprovechemos lo que nos queda de este año. Entre el público, la talentosa Natalia Cociuffo, otra que será de la partida del Gran Rex en Diciembre. 🙂

María, guardada por veda…
P/D. El vídeo no es mío, lo grabó alguien que estaba sentado al lado.
Ver vídeo

Elena Roger en Rosario Sábado, Oct 22 2011 

303 kilómetros no son NADA!!!

En la última década vi a Elena Roger, recientemente ganadora del Konex como Artista de le década (valga la redundancia) poniéndose en la piel de Fantine en Los miserables, deleitándonos como Mina, sorprendiendo con Evita, prestándole el cuerpo a Edith Piaf, y tantos roles que todos conocemos, para, en el último tiempo, permitir el gusto de ver a Elena como Elena.
Es decir, eligiendo las canciones, y cantándolas con su personal estilo.

Como parte de la gira nacional, se llegó hasta Rosario. Sala llena, como siempre. Bella sala la del auditorio Astengo. Mucha gente bien vestida. Digo, con el atuendo dando lugar a que ese recital sea un evento. Y eso fue.

Así como no hay 2 funciones de teatro iguales, no hay 2 recitales iguales. El lugar aportó su ingrediente. La localía de Gabriel Goldman puso una dosis nueva al formato.

Sala a oscuras…se abre el telón y la música nos invade. Es chiquita, dijo el señor que estaba sentado detrás mío. El mismo que después de escuchar Canción desesperada comentó canta cualquier cosa.

Se adivinaba público nuevo…del que no se puede esperar al final de la canción para estallar en aplausos. Los entiendo…como se hace para esperar el final en Mi sei scopiatto…dan ganas de aplaudir todo el tiempo. Yo porque soy experimentada y me aguanto…sino también arrojaría un applauso fuori tempo.

Hay canciones que duran 3 minutos pero relatar el momento me podría llevar 45. Barro tal vez es un ejemplo…las cuerdas mágicas…las de la guitarra y las vocales haciendo un perfecto dúo. Esas cuerdas son bellas. Y en Desarma y sangra…después de El angel vigía descubre al ladrón, le corta las manos, le quita la voz, la gente se esconde o apenas existe, se olvida del hombre, se olvida de Dios…una pausa de segundos y se empiezan a levantar sus brazos…y aparecen las voces de fondo…y toda ella se eleva en otro momento mágico en el que miro sus piés para asegurarme que todavía pisa el escenario y de pronto todo se vuelve terrenal con el Miro alrededor, heridas que vienen, sospechas que van y aquí estoy, pensando en el alma que piensa y por pensar no es alma, desarma y sangra.. Y estalla el aplauso emocionado.

Y se vinieron canciones de Piaf, de Evita y la despedida. Y los aplausos y los bises. Y la nueva despedida. Y los aplausos y el retorno con una sonrisa, agradecimiento y un pedido ‘una más…que no puedo más’.

Qué decir de la banda!!! Son como Gardel!! No, no usan gomina…suenan cada día mejor. Dirección musical de Javier López del Carril en guitarra y de Gabriel Goldman en piano, Christine Brebes en violín, Andrés Dulcet en bajo eléctrico, Osvaldo Tabilo en batería y la mismísima Elena tocando el ya famoso egg.

A la salida la gente agradeciendo, saludando y pidiendo ‘volvé a Rosario’. Coincido…deben volver a Rosario!!! 🙂

María, en silencio…todavía escuchando…

Memoría de un gesto (nada extraño) Domingo, Oct 9 2011 

Me enteré de una nueva obra en Timbre 4 y, como siempre, saqué entradas y fui. El título me hizo recordar a Borges, memoria de un gesto…pero no, nada que ver.

Se trata de una nueva pieza de Melisa Hermida. Un delirio difícil de contar pero de los que hacen reir.

Un grupo de agentes que llevan a cabo sus misiones durante la guerra fría, en esa época en que los soviéticos pedían ayuda a los norteamericanos para escapar. En este caso un campeón olímpico de patinaje sobre hielo pide un salvoconducto a Washington a un jefe que habla con un tal John que tiene por esposa a una tal Jackie. 😉

Hilarantes escenas de campo con la pareja de agentes que actúan sus misiones. Pareja en la ficción, Uta no está casada…de hecho su última asignación como contacto del atleta ruso es lo que se puede decir que desencadena la escena final…la última escena que permanece en la memoria de la persona que relata el suceso.

Mi memoria es mala…eso ya lo sabemos. Gran parte de la obra intenté adivinar quien estaba detrás de las vendas y la peluca. Era una voz conocida…mas no sabía de donde. Hasta que al final, sin el maquillaje, dije Marta!!! Y si…el universo podrá ser infinito, pero siempre en algún lugar aparece una Marta. 🙂

Disfruté mucho de las escenas de patinaje. Qué coordinación…qué arte…qué talento!!

Coincido con el tema de la lana…pica…ya no se debería estar entre los elementos para las misiones.

Mario Bodega, Inés Cejas, Tulio Gómez Álzaga, Magdalena Grondona, Fabián Ruiz Verlini, Fernando Sala y Ana Scannapieco en este delirio de Sábado casi medianoche.

María, estuve sentada junto a Superman!!! (Comentario entendido solo por algunos)

Baja costura Sábado, Oct 8 2011 

Qué bueno cuando desde el escenario de un teatro baja una historia y se instala en la platea!!! No es que le pida al arte más función que la del mero entretenimiento, pero confieso que si viene con el plus…me gusta más.

Estreno de Baja Costura en El excéntrico de la 18 en Lerma 420. Sitio que no conocía…y me EN-CAN-TÓ!!!

Noche de música, luces y glamour. Cata y Delfina son el arquetipo de la muchacha de clase social acomodada. Llegan al taller de Mirta a retirar las prendas que debían mostrar en el showroom y se encuentran con una faja que indica la clausura.

Con 3 llamados de un abogado se soluciona todo, dicen, y entran. Se encuentran con mezcla de olores nauseabundos, colchones, telas, máquinas, baño y comida…todo en el mismo ámbito. Instalaciones precarias…sin ventanas. Y Mirta que no está. Y las chicas que se desesperan y la llaman. Poco les importa la explicación de la clausura…ellas necesitan las prendas YA.

Razonan…si Mirta que no terminó primer grado lo puede hacer…ellas que son más preparadas también. Y se ponen a cortar y coser para llegar con la producción de ropa a las 3 (tres) horas.

Poco a poco, con cada puntada, se van metiendo en la otra historia…la que transcurre detrás de las vidrieras en la que compramos la ropa. Historia de esclavitud, dolor, abandono, angustia. Dolor por muertes del siglo pasado…y de éste. Dolor que no se alcanza a pagar pasando la tarjeta de crédito por la terminal PosNet.

Los últimos minutos se sienten como una bofetada. Imágenes de entrevistas y cámaras ocultas REALES que tienen como escenario tantos talleres clandestinos de la ciudad. Historias de gente que ha perdido la libertad siguiendo el sueño de cruzar la frontera y venir a trabajar.

Excelentes actuaciones de Moyra Agrelo y Soledad Galarce. Libro de la misma Galarce y dirección de Mariano Caligaris. Muy buenos los rubros técnicos escenografía, luces, vestuario y música.

La encontré sumamente entretenida…cambió de ritmo naturalmente y terminó de manera interesante. Salí pensando, alguna vez vamos a aprender, sino, estaremos condenados a repetir la historia.

María, sacando el corazón del programa y pegándolo en el pañuelo. Lindo detalle.

Elenco: Soledad Galarce – Moyra Agrelo
Dirección: Mariano Caligaris
Asistente de Dirección: Belén Paiz
Producción Artística: Melania Lenoir
Asistente de Producción: Eugenia de Combi
Coreógrafía: Andrea Pacheco
Vestuario: Melania Lenoir
Escenógrafía: Victoria Papurello
Música: Mora González Lobo – María Onis
Video: María Onis
Animación: Paco Muñiz
Diseño de Luces: Yamil Chapa
Diseño Gráfico: Sofia Galarce
Fotos: Belen Paiz
Maquillaje:Juan Gasparini.

Pudor en animales de invierno Viernes, Oct 7 2011 

Siempre es bueno ir al Espacio Callejón.

Una hora de una historia sencilla entre padre e hijo. No se ve un vínculo, no son cercanos ni lo fueron…pero hacen su mejor esfuerzo al intentarlo. El padre vive en el interior y se traslada a la ciudad a visitar a su hijo. Van al zoológico, vuelven a la casa, intentan dormir y hablan. Planteada así parecería una obra pequeña…y quizás el tema lo sea…pero está tan bien resuelta que da gusto.

A la estrechez del departamento se le suma la incomodidad y solamente queda espacio para una muchacha que vive en la heladera. Nada se sabe de ella…estaba ahí cuando el joven se mudó.

No hay mucho más para contar, simplemente pedir que vayan y se dejen atrapar por esa jaula y los animales que la pueblan.

Me gustó mucho el trabajo de Martín Shanly…lo había visto en otra obra…pero ahora le conocí la voz. Lo acompañan Ricardo Félix y Valeria Roldán.

María, Viernes!!!!!!!

Página siguiente »