Todo concluye al fin… Lunes, Jun 19 2006 

Tal como la leche el sachet y los medicamentos, esto de la vida pueblerina, para mi, tiene una fecha de vencimiento. Puedo contarles varias historias: un señor chaqueño pidió un préstamo a un banco, pagó 30 cuotas, en una se retrasó y le ejecutaron la prepiedad. Vendió la casa en Resistencia y compró 3 (tres) acá. En una vive, la que está mirando el dique, las otras dos las alquila en temporada. Se puso una regalería. Vive bien. Tiene hogar de leña. Y todo eso me enteré sólo porque le pregunté si aceptaba tarjeta de débito. Se imaginan si llegábamos a viajar juntos.

El cyberbar al que vengo…pasó de ser novedoso a rutinario…el café está bueno…pero siempre somos los mismos parroquianos. Y a esta hora empieza la salida familiar…mucho pendejo tomando submarino con vainilla…tiran todo…no son civilizados…no deberían salir a la calle todavía.

Los meseros ya me conocen. Cuando bajo de la montaña, este es mi primer punto de parada, por lo que siempre me han visto cag… de frío…y muy atentos me atienden al toque, trayéndome algo calentito y rico. Me habilitan la PC sin que se las pida…unos fenómenos. Pero ya estoy extrañando los mozos que te atienden mal, los que te traen lo que quieren y cuando quieren, que te achacan con los precios y te sacan las ganas de volver.

O todo esto es verdad o es una simple excusa para justificar que se me termina el tiempo y mañana me tengo que volver…no lo se. Mientras termino mi capuccino preparo todo y me voy a la feria a tomar algo y escuchar música. Un pibe de rastas de colores toca el saxo como Facundo Arana.

Gente, el aire de la sierra cansa, voy a empezar a irme.

Nos estamos viendo

María, esperando que no me decomisen el cargamento de peperina que me estoy llevando…;)

Y bueh…me mundialicé… Domingo, Jun 18 2006 

Cómo andan? Yo, bien. Hace un mes, si alguien hablaba del mundial, lo único que conseguía de mi, era un “Vamos Amarelho!!!! tricampeón, tetracampeón, pentacampeón…y ahora como sigue?”. Siempre fueron mis candidatos. Hice apostar $20 de sus ahorros a mi sobrina a los pies de Ronaldo, Ronaldinho y compañía.

Como diría Violeta Parra: cambia, todo cambia. Y si…el Sábado pasado tiramos fuegos artificiales (con poco entusiasmo…pero con onda) festejando el 2 a 1 contra los de naranja. Y hoy, Domingo, todavía no recupero mi voz después de haber gritado como grité los goles de Argentina. Con el agravante de que fueron 6…pero como lo veíamos de lejos…gritamos otras jugadas que no habían llegado a gol…pero que estuvieron cerca…uno de Crespo…anulado por una posición adelantada improbable (acá sale la mina que no entiende nada pero quiere gritar…jejeje). Fuimos en banda: la mitad de la oficina y 5 amigos venezolanos. Los chamos gritaban el gol y se daban vuelta para filmarnos…vernos gritar y cantar les pareció mejor espectáculo que el taco de Crespo para el Cuchu. Ah, vieron como los conozco ahora? Y si, es inevitable.

Y como para recuperarme de tanta adrenalina, me subí a un avión y me vine a descansar a la montaña. Estoy en la tranquila Río Ceballos, disfrutando de un capuccino, sentada en un sillón frente a un cuadro que disimula en televisor plasma de 42″ donde acabo de caer en cuenta que los amarelhos se me están desinflando. Se comenta que a Ronaldo lo secuestraron y lo obligaron a desayunar con medialunas de Alimentari (los conocedores de la buena vida saben de qué hablo) y almuerzos diarios en El Facón (comentario idem anterior…los que no saben de qué hablo…aprendan buenas prácticas…). Parecía un depósito de canelones el tipo. Ojo, no era el único…el DT se llevó un montón de matungos…parece que los cabros chicos estaban escasos. Y Ronaldinho? Se cansó de correr al camión de Rexona y se quedó sin pulmones? Qué fiasco!!! Como buena argenta debo decir “ya los vamos a agarrar en la final”.

Por acá todo bien. Arranco temprano y me voy a la montaña. Desayuno algo por ahí…chupo frío…desafío la escarcha y sigo hasta el mediodía. Como algo (ayer trucha grillada, hoy bastones de mozzarella con una salsa de tomates exquisita)…y me pego una siesta. A la tarde recorro los lugares cercanos. Tomo el té en un lugar bárbaro (le saqué una foto). Sillones estilo colonial, Internet, buena música, una biblioteca bastante interesante, en fin, cosa de todos los días.

A la noche fui a un bar que se llama Coliseo…hay un piano (con pianista incluído, obvio), tragos y comida. Anoche pizza. Hoy todavía no se. La estoy pasando bárbaro. Lástima que el Martes me vuelvo…pero bueno…a no desesperar…el próximo feriado me voy a Mendoza. Si, si, gracias al programa de Aerolíneas Plus, tengo un pasaje ida y vuelta a Mendoza, Cataratas o Córdoba. Y si espero un poquito más, me voy para Bariloche. (Auspició este segmento: Banco Galicia y su programa de Aerolíneas Plus.

Una píldora: en el aeroparque vi a Santo Biasatti…qué pálido está!!!! Pero sonriente, eh? Para los que dice que es un amargo. Nada que ver…la gente lo saludaba y él contestaba. Obviamente yo no me acerqué…no da.

Gente, los voy dejando, quiero llegar a Coliseo antes que se llene.

Nos estamos viendo en Baires.

Saludos

María, silbando por lo bajo…un minuto de silenciooooo…para Serbia que está muerto…eaeaeaeaea…