Se aprende algo nuevo… Viernes, Ago 27 2010 

Dicen que eso pasa todos los días. Espero que si.

Desde anoche se que tengo ascendente en Tauro, sol en Escorpio, Luna en Piscis, Venus en Sagitario, Marte en Virgo, Jupiter en Leo y unas cuantas cosas más.

Para mi propia frustración debo decir que nada cambió con saberlo…¿Será porque no lo entiendo?

María, demasiada ciencia para mi…

Anuncios

La soledad y las compañías… Lunes, Ago 23 2010 

Mi Tutu comparte su casa con un pequeño maltés llamado Carozo. La convivencia desgasta…es verdad…hay días en que no se soportan…pero en el fondo se quieren.

El final de las vacaciones de invierno deja al pequeño can mucho tiempo solo en la casa. Aburrido, con la radio como única compañía, un día entró al baño y desenrolló el papel sanitario. Dejó parte de la casa cubierta con ese papel y comió un poco. Pensaron que era un hecho aislado y que con sacar el papel del portarrollos iba a ser suficiente.

Error.

Hace unos días abrió el mueble donde se guardan los elementos de higiene íntima. Dejó un tendal de toallitas femeninas por toda la casa. Llegaron justo cuando un tampón le obstruía la traquea.

Ayer pasé a visitarlo. No era el mismo. No me ladró cuando salí del ascensor. Lo llevamos a caminar y a comer pasto y la vuelta le hice Reiki. Nada de eso fue suficiente y terminó en la guardia de un hospital veterinario. Fue diagnosticado como intoxicación. Comió algodón, tela y plástico…algo de todo eso lo está enfermando. Lo medicaron y se fue a su casa.

A las 3.00 am se empezó a quejar de algún aparente dolor. Después de algunos minutos despidió por la boca (no conozco sinónimos de vomitar) un tampón enterito.

Algunos amigos opinan que esta conducta compulsiva obedece a su soledad…y otros dicen que es porque vive rodeado de mujeres. A ciencia cierta no lo sabemos…como tampoco sabemos cuántas unidades de cada cosa había en el cajón y cuántas hay hoy para saber cuántas ingirió.

En fin, habrá que esperar. Por el momento su vida se circunscribe a la cocina y el lavadero, todos los armarios están cerrados y no dejan nada en el piso. Si sigue queriendo llamar la atención es capaz de comerse hasta una ojota.

María, hay que encontrarle una actividad a Carozo…

Los planetas se alinearon… Sábado, Ago 21 2010 

La semana pasada supe de la tan mentada alineación de planetas. Desde la terraza, mirando para el Oeste, pude ver a la Luna y a 4 estrellas brillantes. Dicen que eran Mercurio, Venus, Marte y Saturno.

Espectáculo sobrecogedor para algunos…noche linda para otros  ignorantes como yo.

No quiero adjudicarle a los astros y a sus ubicaciones voluntades que no tienen…pero desde hace unos días me invade una sensación extraña…como si estuviera repleta de un gran vacío.

Para que otros me entiendan dije que estaba cansada o de mal humor. Reales ambas cosas.

Me estoy tomando un tiempo para hacer un montón de cosas que me gustan. Amanecí con el sol, escuché linda música y salí a caminar. Estoy disfrutando de esta melancolía infinita que me provoca ahorrar palabras y regodearme en mis silencios.

Estoy poniéndome al día, limpiando cajones, tirando a la basura algunas agendas viejas, planeando viajes, riéndome de cosas simples, confiando en que quizás esta caravana estelar estuvo ahí para mi, simplemente para llamar mi atención sobre esos mismos encuentros que no necesitan que miremos al cielo para disfrutarlos.

María, mirando mi anillo invisible que tiene grabada la frase que me acompaña desde hace muchos años: esto también va a pasar…
Escuchar canción (Nada es para siempre)

La omisión de la familia Coleman Jueves, Ago 19 2010 

Conocí la nueva sala de Timbre 4 y vi La omisión de la familia Coleman…todo esta misma noche de Jueves.

Todo en ese ámbito es especial. Desde la buena onda de la gente que atiende la boletería hasta la manera sutil que tienen de pedir que no hagamos ruido durante la función: si alguien quiere comer caramelos durante la función…por favor ábralos ahora. Recordaron lo de los celulares…pero olvidaron recordar que tampoco se deben sonar los dedos. Hubo un compulsivo que no pudo contenerse y nos obligó a escuchar el sonido 10 (diez) veces. Si, si, se sonó hasta los pulgares…y eso es dificilísimo…lo sabemos todos. En fin…un simple detalle.

Algunos piensan que gente que comparte parte de un ADN puede formar una familia. Otros incluyen algo racional como la elección. La familia Coleman desafía cualquier definición. Un grupo de personas con un ADN compartido, vínculos desvirtuados, uniones particulares. Cada uno se relaciona como siente y puede con el otro, formando un pequeño eslabón de esta extraña cadena que sube al escenario 6 (seis) veces por semana.

No ejerce autoridad quien tiene el derecho sino el que puede. Una madre que parece hija. Hijas que se compartan como padres. Y la abuela uniendo a todos.

Esa abuela, la madre, 4 hijos, un médico y un remisero componen una historia maravillosa que merece ser vista. En un momento se hace una especie de resumen de la familia y algunas particulares costumbres. El médico queda mudo y uno de los personajes dice ‘si, somos una familia normal’. Claro, pasa que de ver lo mismo todos los días llegamos a acostumbrarnos y a sentir que eso le debe pasar a todos.

Me salgo de la vaina por contarles algo…pero quiero que vayan a verla…se que la van a disfrutar tanto como lo hice yo. 5 años recorriendo el mundo y cosechando premios y aplausos.

María, con ganas de un viaje…
Escuchar canción (Qué suerte)

Un dios salvaje Domingo, Ago 15 2010 

Y si…tanto escaparle a la obra por razones que no puedo explicar…fui a uno de mis lugares favoritos: el Paseo La Plaza. Compré entrada sobre el pasillo como para poder irme si no me gusta. (Siempre hago eso cuando no estoy muy convencida).

Lo que me gusta de Yasmina Reza es su buen uso de las palabras. En general sus obras no tienen mucha acción…casi todo se dice…algo se sugiere…la palabra transita el escenario y es la protagonista. Será por eso que no cualquier actor puede ponerse en la piel de sus personajes.

Los primeros 15 ó 20 minutos me sentí algo incómoda en la butaca. No es que tuviera algo roto o malo…pero no estaba ‘atrapada’. De a rato miraba los rincones del escenario o debajo de las mesas ratonas buscando la genialidad de Javier Daulte, el director.

Pasado ese cuarto de hora o poquito más…de pronto…de a poco…como esa versión en vivo de ‘Tu último truco’ de Dire Straits que arranca con parches y aplausos y va sumando saxo y más aplausos hasta convertirse en una de mis canciones favoritas…así…de a poco esa obra a la que llegué con pocas ganas se fue instalando firme sobre el escenario y me empezó a hacer reír. Una sucesión de cosas serias que se me hacían hilarantes de pronto me dieron comodidad y no me quise mover más de la butaca. No me importaba estar sobre el pasillo…no me iba a ir hasta no ver como terminaban esa noche esas 2 parejas que se juntaron para hablar sobre la agresión que el hijo de una de ellas había recibido por parte del otro.

Padres que necesitan demostrar que son civilizados y que pueden hablar de todo con compostura, pero que desinhibidos se pueden mostrar como de verdad son, sin el deber ser que se autoimponen.

No importa cuanto nos pongamos encima…lo salvaje aún nos domina y, como dice Clarissa Pinkola Estés, en su ‘Mujeres que corren con los lobos’, la sombra que trota detrás de nosotros tiene sin duda cuatro patas.

Afortunadamente pude vencer el prejuicio y fui a ver la obra. Fue una linda noche.

María, un poco salvaje…un poco bastante…

Evitemos mas caídas de aviones… Jueves, Ago 12 2010 

Todavía me siento algo estupefacta y en parte decepcionada.

Varios teléfonos celulares vienen con la posibilidad de cambiar el modo. Es decir, dejar de tener las funciones regulares de comunicación para dejar solamente la posibilidad de escuchar música o tomar alguna foto.

Aclaración: durante las maniobras de despegue y aterrizaje NO se debe usar nada que nos pueda distraer…y me parece bien.

El tema es que en un viaje que hice hace unos días, como para matar el tiempo (estando en modo ‘desconectado’) me disponía a escuchar música cuando una azafata me dijo ‘apagá eso porque provoca que allá, en la cabina, se apague todo’. Me pareció raro que no se haya apagado hasta el momento…ya llevada escuchadas 2 (dos) canciones.

A partir de ahora, cada vez que se caiga un avión, entre las posibilidades que normalmente se barajan, deberíamos considerar la posibilidad de que algún pasajero sin el conocimiento, haya puesto su teléfono celular en modo avión o desconectado, ignorando que eso puede provocar que se apague TODO en la cabina.

Mandé un e-mail a la compañía solicitando que informen como corresponde sobre los riesgos y voy a iniciar una demanda a las compañías de celulares que nos engañan, haciéndonos creer que es inofensivo usar las demás prestaciones del celular, además de la comunicación.

Algo que me tranquiliza es que, hasta donde se, solo los aviones de Aerolíneas Argentinas tienen ese inconveniente…he viajado en otras compañías que cuentan con tecnología compatible con estos aparatos. Igualmente, sigo creyendo que se debería informar a nivel masivo de esta situación para prevenir posibles accidentes.

María, eligiendo otra compañía para viajar…una donde se pueda escuchar música y tomar fotos a bordo.
P/D. Por favor, si alguien tiene dudas, los invito a comunicarse con el señor Gustavo Miguel Planells, que trabaja en la gerencia de Seguridad Operacional: gplanell@aerolineas.com.ar, (54-11) 4130-4277