La semana pasada me sorprendió un corte de calles en pleno centro. Afortunadamente era el último día de la semana y en ese momento nada puede cambiar mi humor.

El motivo era obvio: la largada del Rally.

Al día siguiente vi circulando por Avenida Santa Fe unos camiones con poca pinta de camiones. Alguien comentó que era la largada de esos vehículos en la misma competencia. Van a recorrer miles de kilómetros, pero presencié el inicio.

Todo viaje, por largo que sea, comienza con un simple primer paso. En estos días empecé a planear mi viaje. No se cuando saldré de acá…ni para donde iré…pero hay olor a viaje en el aire. La mochila está en el living y la página de subastas por Internet se ha transformado en mi favorita. No, no, no estoy invirtiendo, más bien me estoy capitalizando: puse a la venta 100 años de soledad. Tuve muchos ejemplares, los leía, los prestaba y nunca volvían. Ese fue siempre su destino. El último llegó a casa pero no lo leí. Tampoco lo presté. No lo quiero en casa. Lo publiqué…espero venderlo. Y así armé una lista de cosas de las que me iré desprendiendo. Lástima no tener un garage…sino…venta de garage estilo norteamericano…jejeje

María, dando el paso inicial…
P/D. Si alguien desea la colección La Nación de Bioy Casares, póngase en contacto y arreglamos. Los libros son nuevos.

Anuncios