Promediando ya el primer mes del año, era tiempo de ir al teatro. La obra elegida casi al azar fue ‘La forma de las cosas’.

Todos los ingredientes para que, ni bien se apagaran las luces del final, con el primer aplauso, el público todo, y yo incluída, nos pusiéramos de pie. Se ganaron cada uno de nuestros golpeteo de manos.

Comedia con suspenso. Muy buena combinación…al igual que el mix de actores: Mirás, Siciliani, Zanotta y Surraco. Cada uno perfecto haciendo de Pablo, Evelyn, Juana y Mariano…parecían papeles escritos para ellos.

La música merece un párrafo aparte. No leí quien es el musicalizador…después me fijo en alguna ficha de la obra. Hasta las canciones que escuché mientras se llenaba la sala parecían elegidas para la ocasión. El ‘truquito’ de la canción en la sala y después sólo en el celular de Juana me sorprendió. Una ‘pavada’ que me pareció interesante.

Salí de la sala con una idea: todo lo que hace un artista es arte? Según el personaje de Pablo, lo que Dalí hacía en el baño cuando iba a hacer ‘el número 2’, no era una escultura. O sea, todo bien con los artistas, pero hay un límite.

No puedo contar nada porque está buena para ir a verla.

María, volviendo a la sana costumbre de teatro…

Anuncios