Somos Childfree (¿Lo somos?) Lunes, Jun 27 2016 

Noche de domingo de lluvia en el horario de Argentina – Chile…ir a ver Somos Childfree en el Paseo La Plaza fue un PRO-GRA-MÓN.

Ahora que se conoce el vicablo spoiler…qué difícil es contar una obra sin caer en ese mortal pecado.

Todos sabemos lo que dicen los períodicos: una pareja que está de acuerdo en no tener hijos…hasta que el día en que el marido cumple 50 años se entera que su esposa está embarazada. No contaré más la obra…deben ir y ser testigos

Son media docenas de actores…media docena de espejos donde me fui reflejando alternativamente. La obra transcurre en una casa donde todos circulan descalzos, me pareció un detalle al principio, comprendí y aproveché la figura…me dieron la posibilidad de ponerme en sus zapatos con esa misma alternancia. Casi podría decir que ocurrió una serendipia en mi. Creía que iba a ver una comedia lineal…y nada más lejos de la realidad. Como en la vida, no hay buenos y malos…pero claramente el personaje de Tobal es el que más se luce por los matices por los que transita…imposible evitar la empatía.

La música es un tema aparte. Aun sin conocer el idioma, la mágica sucesión de notas fueron escogidas tan acorde a la situación, que igualmente hubiese entendido. Tomar una pastilla o escuchar esas cuerdas…ambas situaciones sanan. Javier López del Carril lo hizo…una vez más…lo hizo.

Se comenta que esta obra la están dando en 15 ciudades…los que tenemos la oportunidad de ir a La Plaza, aprovechemos y disfrutemos de un gran trabajo de Eugenia Tobal, Gabriel Goity, Valeria Lorca, Dennis Smith,  Martín Pavlovsky y Mariana Melinc.

Sigo escuchando una voz interior que dice “hacé lo que quieras…y si tenés miedo…hacelo con miedo”. 🙂

María, lo que sucede…conviene…

P/D. Javier…gracias por la felicidad 🙂

descarga

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un dios salvaje Domingo, Ago 15 2010 

Y si…tanto escaparle a la obra por razones que no puedo explicar…fui a uno de mis lugares favoritos: el Paseo La Plaza. Compré entrada sobre el pasillo como para poder irme si no me gusta. (Siempre hago eso cuando no estoy muy convencida).

Lo que me gusta de Yasmina Reza es su buen uso de las palabras. En general sus obras no tienen mucha acción…casi todo se dice…algo se sugiere…la palabra transita el escenario y es la protagonista. Será por eso que no cualquier actor puede ponerse en la piel de sus personajes.

Los primeros 15 ó 20 minutos me sentí algo incómoda en la butaca. No es que tuviera algo roto o malo…pero no estaba ‘atrapada’. De a rato miraba los rincones del escenario o debajo de las mesas ratonas buscando la genialidad de Javier Daulte, el director.

Pasado ese cuarto de hora o poquito más…de pronto…de a poco…como esa versión en vivo de ‘Tu último truco’ de Dire Straits que arranca con parches y aplausos y va sumando saxo y más aplausos hasta convertirse en una de mis canciones favoritas…así…de a poco esa obra a la que llegué con pocas ganas se fue instalando firme sobre el escenario y me empezó a hacer reír. Una sucesión de cosas serias que se me hacían hilarantes de pronto me dieron comodidad y no me quise mover más de la butaca. No me importaba estar sobre el pasillo…no me iba a ir hasta no ver como terminaban esa noche esas 2 parejas que se juntaron para hablar sobre la agresión que el hijo de una de ellas había recibido por parte del otro.

Padres que necesitan demostrar que son civilizados y que pueden hablar de todo con compostura, pero que desinhibidos se pueden mostrar como de verdad son, sin el deber ser que se autoimponen.

No importa cuanto nos pongamos encima…lo salvaje aún nos domina y, como dice Clarissa Pinkola Estés, en su ‘Mujeres que corren con los lobos’, la sombra que trota detrás de nosotros tiene sin duda cuatro patas.

Afortunadamente pude vencer el prejuicio y fui a ver la obra. Fue una linda noche.

María, un poco salvaje…un poco bastante…

Corazón idiota Sábado, Jul 18 2009 

Definitivamente pienso que si no fuera protagonizada por 2 actrices conocidas, la obra jamás hubiese llegado a esa sala de calle Corrientes, a la sala Pablo Neruda del Paseo La Plaza.

Grisela Siciliani demostró que es una muy buena comediante que baila y canta muy bien. Si me quedé hasta el final fue por ella y por los músicos.

Carla Peterson me pareció muy floja en el rol. Provocó algunas risotadas cuando se descolgaba con una rareza propia de su perfil. La ‘historia’ es mínima…nada…algo casi circunstancial que Siciliani hizo crecer desde su irrupción con la frase ‘quiero cortar por teléfono’. Hilarante la escena en la que imaginaba lo que quería que le pase para llamar la atención. Muy lograda. Igual su regreso de la muerte.

Van a tener público mientras no se acaben los clubes de fans que se rían y aplaudan cualquier cosa.

Resumiendo: Griselda Siciliani tiene talento y se nota…puede hacer un muy buen trabajo hasta con ese papel…

Muy bueno el guitarrista y cantante que las acompañaron.

María, volviendo a disfrutar de las salidas que incluyan teatro
P/D. Mientras esperaba para entrar vi a Dolina. Llevaba en su mano el mismo diccionario de mitología griega y romana al que recurro cuando no tengo nada que leer…