La vida es sueño Viernes, Jul 23 2010 

Tenía miedo que a algún moderno se le ocurriera adaptar la obra y arruinar el bello texto de Calderón de la Barca.

La conocida historia sitúa al personaje de Segismundo en el centro de una trama que intenta adivinar si en la vida gana la libertad o el destino.

La enorme sala Martín Coronado del teatro San Martín se colmó para disfrutar de las actuaciones de Joaquín Furriel, Muriel Santa Ana y gran elenco. 2 músicos en escena que aportaron el tono flamenco que tanto me gusta en cualquier obra.

En aquella parte que dice ‘¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son’…sabiendo que todavía faltaba mucho…nadie pudo contenerse y aplaudimos como si con eso ya bastara y se pudiera terminar la obra. Unos minutos después presenciamos el monólogo de Rosaura que nos dejó a todos sin aliento.

Obligamos al elenco a saludar 3 veces…y no seguimos porque teníamos planes. Merecida ovación de pie.

La recomiendo vehementemente. Voy a volver…mi Tutu está leyendo el libro para Literatura y dijo que le gustaría escucharlo…una especie de modalidad de libro leído.

María, deseando ir a dormir para poder soñar…

Anuncios

Sábado de festival Domingo, Jul 18 2010 

No quisiera usar la expresión ‘Sábado de Gloria’ para que no se considere una blasfemia.

Sigo viendo pelis en el 3er. Festival del Mar de Punta del Este.

A las 15.00…el Santo de la espada. Ya se…muchos dirán que es una película vieja…si…es antigua…¿y qué? ¿O acaso Casablanca perdió la calidad con el paso de los años? No señores…vale la pena verla.

Después entré a ver otra que se cortó por problemas técnicos y a las 20.30 llegó el turno de ver lo que realmente me llevó a Punta de Este: Limbo…un corto ya premiado…dirigido por Celeste Cid.

A estas alturas mi Tutu preguntaría ¿Celeste Cid? ¿La de chiquititas? Y si…el tiempo pasa no solo para las sobrinas que hace unos años iban con la tía a ver títeres y hoy planean viajes de egresados. El tiempo pasa también para ls actrices…y en este caso obró maravillas: la transformó en una artista exquisita.

En apenas 10 minutos logró meterme en la historia. Planos increíblemente bellos…escenas que son una instantánea de una muestra fotográfica…pocos diálogos…silencios que dicen todo. Tardé bastante en elaborar una frase completa para explicar lo que me había parecido. Sentí la historia y adiviné a la directora del otro lado de la cámara…grabando lo que ella misma había escrito años atrás. Historias de personas vivas…que no siempre lo parecen. Ritmo lento del derredor que contrastan con el de la niña protagonista. Me gustó mucho!!

Deseo y me imagino aplaudiéndola en el estreno de su primer largometraje…no creo que le falte mucho…tiene talento…que me parece ya es suficiente para empezar.

María, terminando un sábado genial!!!

Mucho ruido y pocas nueces Domingo, Ene 31 2010 

Aunque alguien crea que las funciones de teatro son todas iguales porque son los mismos actores diciendo el mismo texto, he comprobado que eso no es así. El antes nos condiciona…y eso es inevitable.

A las 20.30 la clásica voz en off nos dio la bienvenida al teatro. Desde la platea se escuchó un ruido extraño que sabíamos no era de la obra, las luces no se apagaron y la obra no empezó. Hubo palmas reclamando los 15 minutos que llevábamos esperando. (Aclaro que guardo mi batir de palmas para otro momento…creo que en esas circunstancias no hacen que los inconvenientes se soluciones más rápido). Alguien aprovechó para decir en voz alta que en los teatros de Buenos Aires todo está atado con alambre y que ese tipo retrasos son una vergüenza y demás. Afortunadamente tengo una vida sin tanta rigurosidad y esa media hora de espera no significaba una tragedia para mi.

En el momento exacto en que se empiezan a apagar las luces, se escucha un ‘Viva Macri’…que fue contestado por un ‘fuera Macri’…con la acotación ‘Muera Macri’.

O me equivoqué de lugar o el motivo de la reunión era otro. Yo fui al teatro, a ver la puesta realizada por Oscar Barney Finn. Ignoro qué tenía que ver todo ese tipo de arenga. En fin…

De pronto, lo historia que Shakespeare imaginó en Messina empezó a transcurrir en nuestras pampas, Hero se llama Elisa, Leonato es Leandro, y Dogberry se transformó en un comisario Robles Robles que está para una colección de personajes divertidos.

Los enredos, la traición, el amor…todo eso es igual allá por el 1600 en Italia y acá por el 1875. La escenografía, como siempre en cualquier obra del teatro San Martín, es para destacar, al igual que el vestuario.

Muy correctos Surraco e Innocenti…mis favoritos el comisario Robles Robles, Zenón, Inocencio y Anacleto, encarnados por Miglioranza, Freigedo, Iturralde y Vainstein.

De no haber sido por el incidente del inicio se que la hubiese disfrutado mucho más…así que ya tengo la excusa perfecta para volver. 🙂

Una obra para recomendar…propuesta arriesgada pero muy bien resuelta.

María, terminado el primer mes de año…

Grave…no esdrújula Miércoles, Sep 16 2009 

Alguna vez ya he contado mi casi manía por pretender ver las palabras bien escritas. Puedo cometer errores…pero soy amateur, no tengo un corrector y no leo lo que escribo…simplemente tipeo y en algún momento selecciono publicar y listo el pollo.

Perdí la cuenta de las veces que escribí al diario avisando que un burro había tomado el trabajo del corrector.

Desde hace 3 (tres) meses mi cruzada es con American Express. Pretender ser una tarjeta diferente, el marketing trata de posicionarla en un lugar de privilegio, destilando excelencia a su paso.

Digo, tanto empeño en campañas publicitarias y todavía no son capaces de corregir el encabezado del e-mail que llega mensualmente informando que el resumen está listo para ser pagado?

Como se los he explicado oportunamente, resumen es una palabra grave que termina en ‘n’…por lo que el acento no se debería ver.

AMEX

Apelando a la teoría de los 6 grados…seguramente alguien que lee ésto conoce a alguien que conoce a alguien que conoce a alguien que trabaja en American Express y seguramente podrá convencerlo de que no está mal escribir bien…es una de las condiciones para ser superior.

María, abandonando la lucha con Infobae…pero no me quiero rendir con LA tarjeta

Lalcec en Plaza San Martín Martes, Sep 15 2009 

Bienvenida sea cualquier cosa que ayude a tomar conciencia de que hay que cuidar la salud y hacernos controle períodicos.

Ayer pasé por Plaza San Martín y vi algo en construcción. Esta mañana pasé nuevamente. Estaba igual que ayer…pero con un cartel que, emulando la época en que en la familia Buendía se empezaban a olvidar el nombre de las cosas, etiquetaron para que todos sepamos de que se trata.

No se si era el objetivo…pero me dio impresión. Eso tenemos adentro?

Colon

Según la gente de Lalcec (Liga argentina de lucha con el cáncer) esto es un colon gigante.

María, me dio cosa…

El fantasma de la Opera…(cuarta vez) Lunes, Sep 14 2009 

Si, si…ya vi 4 (cuatro) veces la obra.

No es frecuente que pueda regalar algo que me gusta a mi. En general pienso en algo que le guste al que cumple años.

Con mi amiga Majo es más fácil: no es que tengamos gustos idénticos…pero lo que me regala le gusta a ella y a mi y le regalé para su cumpleaños algo que me gustó a mi.

Puntualmente, 3 meses después de la fecha, fuimos a ver El fantasma de la opera.

Esta vez el elenco era el ‘estable’, pero el director musical no era Gerardo Gardelín. Un tema aparte el histrionismo de este director. Dirigía y cantaba a la vez. Un placer verlo…se notaba que le gustaba tanto como a nosotras.

Salí con mezcla de ‘como me gusta la obra…tengo que volver’ y un ‘bueno…ya la vi cuatro veces…es suficiente’. jejeje. En un tiempo les digo.

María, vuelvo o no vuelvo?

El regreso del Tigre Jueves, Sep 3 2009 

Sensación rara me dejó el estreno de El regreso del Tigre.

Uno de los protagonistas hablaba del tiempo y de su paso. No se cuantos años pasaron desde que Brandoni y Contreras eran un dúo en Buscavidas…pero pasó y les dio un montón de experiencia, que a mi gusto no sirvió para hacer creíbles los personajes que se disputaban el presente y el pasado del personaje de Florencia Raggi.

Encontré a una Florencia Raggi dispensando dosis exactas y adecuadas de comedia y de drama para hacer la historia entretenida. Me emocioné porque le creí todo. Le creí sus lágrimas frente al hombre que la abandonó embarazada y se le presenta haciendo valer sus derechos después de 16 años. A ella le creí todo…pero las botas violetas, los cintos con tachas, las camperas de cuero y el tono de porteño cuarentón de Contreras no me convenció nada. A Brandoni lo sentí más malhumorado y gruñón que comediante.

En una de esas si mañana se juntan con el ‘Loro’ y salen a vender pela papas por los barrios me parecen creíbles como aquellos Buscavidas…pero en estos papeles…no me gustaron.

Muy buen texto…algunos detalles con el sonido…en las escenas que no transcurrían en el centro del escenario.

Cierro los ojos, disfruto de la canción y la noche tiende a remontar.

María, viendo y aceptando el paso del tiempo…

Escuchar canción

Caperucita, un espectáculo feroz Miércoles, Ago 26 2009 

Contadas con los dedos de una mano las veces que sentí profundas ganas de esperar a los protagonistas de una obra de teatro para felicitarlos. Siento que el trabajo del actor termina cuando se baja del escenario y no se si a todos les gusta que cuando no trabajan le hablen de trabajo. O sea, a mi no me esperan a la salida de la oficina para preguntarme como armar un reporte o como optimizar el acceso a una tabla…entonces…en general pienso que a los actores tampoco…

Pero hoy fue diferente. Mi esófago se había hecho un nudo marinero con el duodeno y apretaba el estómago. No salten acá los maestros ciruelas diciendo que es físicamente imposible. Vayan a ver una comedia negra como la que vi recién y después me cuentan.

Acá hice un paréntesis para buscar en el diccionario sinónimos para describir la obra, la dirección y las actuaciones sin caer en la redundancia. El diccionario de la real academia española me quedó chico.

La obra es, lisa y llanamente, ES-TU-PEN-DA!!!!!

Nombro a los protagonistas por orden alfabético solo para respetar el cartel: Valeria Bertuccelli, Héctor Díaz, Alejandra Flechner, Verónica Llinás.

Los odié, los quise, les temí, me asusté y me emocioné llevada de la mano de sus personajes. Estas historia de abuela, madre e hija mezclándose en la dosis exacta con el mentalista y la posibilidad de viajar hacia atrás, recordando, y hacia adelante deseando, sumadas al talento de los actores en escena, dieron como resultado uno de esos momentos que están para repetir.

Sin dudas Caperucita, un espectáculo feroz, entra en el top five de obras increíblemente buenas que vi este año.

Una puesta impecable y un estreno que no parecía tal…daba la sensación de una obra andada por la comodidad con la que se manejaron los actores.

Basta…podría seguir hablando de la obra y de lo mucho que me gustó, pero hay que madrugar.

Una vez leí que el teatro, en sus orígenes, solo era accedido por gente de la alta sociedad…gente bien…gente pudiente…gente que tenía su carruaje tirado por caballos que estacionaban en la puerta de las salas. Sabemos que los caballos no siempre se controlan…y tanto tiempo ocioso esperando que sus dueños salgan de la obra…bueh…para decirlo coloquialmente…los equinos defecaban en la calle. Siguiendo en el tren de la suposición, abundante excremento indicaba muchos carruajes y mucho público. Si eso es verdad, y si se me permite, deseo desde acá mucho de eso para la obra…se lo merece.

María, muy contenta después de haber visto una muy buena obra…P/D. Las comparaciones son odiosas…pero bueh…me parece que en este momento es la mejor obra de la sala…:)
P/D2. En mi mente sigue dando vueltas esta melodía…
Escuchar canción

Valeria Bertuccelli, Héctor Díaz, Alejandra Flechner, Verónica Llinás

Después de un tiempo…repetí… Sábado, Ago 22 2009 

Ya sabemos que cada tanto, haciendo zapping, seguramente me engancho con un par de escenas de esas películas típicas pum para abajo…esas historias en las que, a excepción de las piedras, todo el mundo suelta alguna lágrima.

Hoy le tocó el turno a ‘Cadena de favores’…desde el momento en que celebra su cumpleaños…y hasta el final.

Será posible que ese chiquito, Haley Joel Osment, siempre me haga llorar? Hasta siendo un niño robot en Inteligencia Artificial me hizo moquear. Harían linda pareja con Dakota Fanning, otra pequeña atriz que trabaja en películas lacrimógenas.

Afortunadamente los chicos crecen y pronto le dejarán de ofrecer ese tipo de papeles…pero ya se…serán reemplazados por otra generación…

María, ya hacía como 2 meses que no caía en uno de estos ‘bajones cinematográficos’…me tocaba hoy…:)

Escuchar canción

¡Lanza la bola chico! … Oye chico, digo, oyeme chico (Gallo Cluadio) Martes, Ago 18 2009 

Después de haber visto Casablanca una docena de veces, todavía deseo que Ilse se quede con Rick y Lazlo parta solo. Como quien espera un milagro suelo repetir para mis adentros: que no suba al avión…que no suba al avión.

Lo mismo me pasa con los destinos de la mamá de Nemo, Charlize Theron en Dulce Noviembre, Renato Cestiè en La última nieve de primavera y con la final de Argentina – Alemania en el mundial Italia ’90.

Quien sabe si un día, como la inolvidable La rosa púrpura del Cairo, algunos actores se revelan a su destino escrito y me dan vuelta la historia.

Por más que una parte mía sepa el final, la otra, la que desea sorprenderse, hace fuerza para lograr cambiar la historia.

Nada de eso me pasa cuando veo películas norteamericanas que tienen en su trama algún partido de baseball. Veo a los muchachos con esos pantalones ajustados, algunos con guantes, otros con bate, gorros, chiclets, chaquetas con botones adelante, entrenadores que mascan tabaco y no entiendo nada. No se si quiero que le peguen con el bate y la agarre alguien de la tribuna, o que se quede en el guante, o que la recuperen.

Casualmente el finde, mientras trabajaba, de reojo veía la peli Enamorado (For love of the game) en la que Kevin Costner personificaba a Billy Chapel. Nunca supe qué le pasó en la mano…vi solamente que la tenía cubierta de sangre y la llevaban a un hospital.

Interminable sucesión de partidos en los que, ni por la cara, sabía si lo que le pasaba era bueno o malo. La pelota terminó en la tribuna y fue bueno para él. Recuerdo otro film en el que pasa algo parecido, incluso rompe unos focos, y eso era bueno para el que bateaba. Por qué ahora era bueno para el que lanzaba? Y qué era eso del juego perfecto?

La verdad, suspenso sin sentido. Miraba la escena y mi ‘adentro’ estaba en silencio, no sabía si quería que la pelota cayese, fuera golpeada, explotara o se desintegrara.
Acostumbrada a contar goles, acá se cuentan ‘carreras’.

Definitivamente ese tipo de películas no es para mi…demasiado complejidad…

María, reconociendo que tampoco entendí El campo de los sueños…se que jugaban ‘muertos’…pero no sabía qué tenían que hacer con la pelota y el bate…

Página siguiente »