Qué lindo fue ver hoy en la tarde Huesito Caracú!! El Picadero se vistió de gala el día patrio, sonaron los primeros acordes del himno en la planta baja y sin solemnidad, de a poco, fue creciendo nuestra canción patria. Hermosa antesala de lo que venía después.

Huesito con su guitarra se metió en nuestros pliegues internos…como un suave suspiro se nos entró hondo hondo hasta el lugar donde guardamos el niño y fuimos felices. 💜

Laura Oliva y Patricio Wittis, los señores Caracú, Vane Butera la amigovia de Huesito, Roberto Peloni, el Cocorito dueño de la luz, Ramiro Delgado, Leandro Chavarría y Horacio San Yar como Eveready, Láser, los flacos, los policías, el padre de Cocorito y lo que sea necesario para que un bello Guido Botto Fiora componga al mejor Huesito que se pueda soñar y transformen el escenario del Picadero en un pedazo de pampa.

Es una historia de amor. De amor por una chica, por la música, por la libertad, por sus padres, por la naturaleza. Es un acto de belleza pura. Es una competencia de excelencia de actores. Y todos ganan. Gran trabajo colectivo que permite lucimientos individuales que se llevan aplausos a montones.

Los músicos en vivo son de esa calidad a la que el buen teatro argentino nos tiene acostumbrados: Julián Midón un guitarra, Carolina Rodríguez en Violín, Bernardo Monk soplando flautas y saxo, Ignacio Long en las cuerdas del bajo y Facundo Flores dándole a la batería.

Si van con chicos, prepárense para verlos reír y disfrutar de la historia, si van con grandes grandes grandes, hagan silencio a la salida y escúchenlos cómo salen tarareando alguna canción, aún los grandes grandes grandes que tiene problemas de memoria 😉. Y si van sin una excusa y solo por gusto, los felicito…y nos seguiremos encontrando en la sala…porque Huesito Caracú es una de esas obras a las qué hay que ir de vez en cuando solo para despuntar el vicio.

A quien se le haya ocurrido que era tiempo de volver a hacerla…GRACIAS!!

Maria, de alpargatas para no desentonar 😁