Ver Petróleo ya se está transformando en un ritual. Conseguir entradas un mes antes y luego llegar con tiempo para relajarme y disfrutar del viaje que las chicas de Piel de Lava nos proponen cada vez que Carly, Montoya, Formosa y el Palla aparecen es el preámbulo de lo que siempre termina siendo una gran noche.

En el único lugar donde éxito aparece antes que trabajo es en el diccionario. En la vida real el EXITO deviene luego del arduo TRABAJO y este equipo lo hizo para conseguir llenar cada Martes la sala del Metropolitan Sura tal como lo hicieron en las temporadas del Sarmiento y el San Martín.

Recuerdo la despedida de la Sala Casacuberta. Además de las flores se llevaban dudas: funcionará en un teatro comercial? Este martes volvieron a recibir flores y la sala llena aplaudiendo de pie espero que les haya borrado las dudas.

Hace un tiempo quise saber cómo es esto de escribir, dirigir y producir en equipo…y estar sobre el escenario al mismo tiempo…y hacerlo bien.

Elegirse fue la clave de todo. Eligieron trabajar juntas porque disfrutan hacerlo. Decidieron por unanimidad que esta vez harían de varones…y serían petroleros y la obra se llamaría Petróleo. Todo lo demás se fue dando a partir de la improvisación. Se percibe una observación minuciosa y mucho respeto al componer. Encarnar personajes masculinos no es solo ponerse barba y hablar con tono grave. Observaron cada mínimo detalle y así lograron 4 varones estupendos…y estoy segura que es por el respeto con que los hacen es que han logrado semejante aprobación.

Todos hemos tenido un Carly en nuestras vidas…y cuán más agradable es contar con un Palla cerca para que un Formosa o un Montoya se animen a ser.

Cada vez que veo la obra le descubro algo que las veces anteriores se me había pasado…desde un detalle a algo profundo. Sistemáticamente salgo con un tema dando vueltas…y ya en la vereda empiezo a sentir la discreta necesidad de volver y descubrir algo más.

Si quisieran saber de qué se trata la obra, en este mismo blog, un par de entradas para atrás encontrarían el detalle…hoy quise hablar desde otro lugar.

Mis felicitaciones de siempre a Pilar Gamboa, Valeria Correa, Laura Paredes y Elisa Carricajo sobre el escenario y la mirada de Laura Fernández desde abajo por el disfrute de asomarme a contemplar ese helado campamento patagónico. Son GENIALES.

Maria, en Junio se vuelve 😁