Somos Childfree (¿Lo somos?) Lunes, Jun 27 2016 

Noche de domingo de lluvia en el horario de Argentina – Chile…ir a ver Somos Childfree en el Paseo La Plaza fue un PRO-GRA-MÓN.

Ahora que se conoce el vicablo spoiler…qué difícil es contar una obra sin caer en ese mortal pecado.

Todos sabemos lo que dicen los períodicos: una pareja que está de acuerdo en no tener hijos…hasta que el día en que el marido cumple 50 años se entera que su esposa está embarazada. No contaré más la obra…deben ir y ser testigos

Son media docenas de actores…media docena de espejos donde me fui reflejando alternativamente. La obra transcurre en una casa donde todos circulan descalzos, me pareció un detalle al principio, comprendí y aproveché la figura…me dieron la posibilidad de ponerme en sus zapatos con esa misma alternancia. Casi podría decir que ocurrió una serendipia en mi. Creía que iba a ver una comedia lineal…y nada más lejos de la realidad. Como en la vida, no hay buenos y malos…pero claramente el personaje de Tobal es el que más se luce por los matices por los que transita…imposible evitar la empatía.

La música es un tema aparte. Aun sin conocer el idioma, la mágica sucesión de notas fueron escogidas tan acorde a la situación, que igualmente hubiese entendido. Tomar una pastilla o escuchar esas cuerdas…ambas situaciones sanan. Javier López del Carril lo hizo…una vez más…lo hizo.

Se comenta que esta obra la están dando en 15 ciudades…los que tenemos la oportunidad de ir a La Plaza, aprovechemos y disfrutemos de un gran trabajo de Eugenia Tobal, Gabriel Goity, Valeria Lorca, Dennis Smith,  Martín Pavlovsky y Mariana Melinc.

Sigo escuchando una voz interior que dice “hacé lo que quieras…y si tenés miedo…hacelo con miedo”. 🙂

María, lo que sucede…conviene…

P/D. Javier…gracias por la felicidad 🙂

descarga

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Tiempo mariposa en La trastienda Sábado, Abr 18 2015 

No hay 2 momentos iguales, por ende no podrían haber 2 conciertos iguales. Afortunadamente esa es una ley inviolable.

La noche de anoche fue diferente a todas las demás…sonó Tiempo Mariposa en La trastienda. Por primera vez, leí por ahí. Seguramente no será la última.

No soy de querer averiguar antes de qué se trata…elijo ser sorprendida…y mucho más cuando estoy convencida de que la sorpresa superará mis expectativas.

Puntualmente a las 21.00 la banda dirigida por Javier López del Carril llenó los espacios del escenario. La melodía de ‘Por suerte’ y la voz de Elena Roger llenaron todos los espacios de la sala. Inundaron quizá sea la palabra más indicada.

Como un rosario de bellas canciones fuimos pasando por “Tiempo de mares” de Lisandro Etala, “Vida” de Sebastián Irigo, “Azúcar del estero” de Lisandro Aristimuño, “Vamos a dar una vuelta”, con la participación María Ezquiaga, una de las autoras, “O mundo” de Abujamra y otras que ahora se me escapan de la memoria.

De pronto el segmento de “músicos invitados”. Qué placer!!!! Marcela Morelo acompañando en charango y voz para hacer la bella canción del gran Jaime Roos “Si me voy antes que vos”. Y de Uruguay a Alaska, de la nada apareció Kevin Johansen. No conocía “Bajá a la tierra”, pero ya me empezó a gustar. (En este momento suena en mi…”…baja a la tierra que no es tan terrible vivir aquí, yo te recuerdo cuando parecías ser feliz…¿para qué quieres más?…si tienes todo ya ¿para qué? si ya después nada más te llevarás…). Qué lindo poder cerrar los ojos y respirar esos sonidos de nuevo…bendigo la memoria…será mi banda sonora de fondo cuando lo desee.

Y cuando parece que no se podía superar ese encuentro, Lisandro Aristimuño con su “Sun…in the sun…in the sun” me transportó a un lugar que tiene que ver con algo del alma de niño que todos conservamos y se anima a aparecer en estas ocasiones.

El siguiente invitado fue otro talento de la familia Roger…Sergio. Un maestro con la eléctrica. Fue como tener una banda de rock sinfónico en el escenario…ese sonido de los 80’s / 90’s que siempre gusta. Nos dejó con ganas de ‘El oso’…para la próxima Sergio!!! Debo confesar que me hice su fan desde que los escuché en el Gran Rex haciendo “Cuando estoy sola y sueño”…me encanta esa canción…un día se que la volveré a escuchar.

Hasta lo bueno tiene que terminar, y aunque nadie quería, sabíamos que habría que partir. Alguien se animó a pedir (sic) “Hacete algo de Piaf”…y fue concedido su deseo…sin música de fondo, tan solo con su voz se escuchó “Non, je ne regrette rien”. Y ya que estaba en el baile había que bailar…en el mismo clima íntimo pudimos disfrutar de un fragmento “No llores por mi Argentina”. Y el que quería tango también tuvo lo suyo…nos regaló un pedacito de “Siempre se vuelve a Buenos Aires”.

Y luego los bises, y los coros…y las palmas…y el final en Rapa Nui que nos dejó ir tranquilos, en calma, con ganas de volver.

Carlos Britez (piano y acordeón), Osvaldo Tabilo (batería y percusión), Juan Bayón (bajo, contrabajo) y Christine Brebes (violín) y el MAESTRO Javier López del Carril  tocando guitarras, cantando, dirigiendo y haciendo todo bien.

Disfruté mucho la noche, fue mágica y esperada. Suelo ir sola a estos lugares, en Uruguay me animé a llevar a mi Tutu y anoche me acompañó una amiga que conocía poco y nada. Esperaba su opinión del final, fue lo que esperaba…ni más ni menos. La anoto en la lista de los que gustaron del concierto. Gracias por venir. 🙂

María, en casa, sin radio ni TV…tengo mi propio sonido y me gusta mucho…

elena-roger-tiempo-mariposa-ya-disponible--19534-MLA20173330918_102014-O

Tiempo Mariposa Domingo, Ago 11 2013 

Qué lindo salir de un concierto con los ojos y mejillas rojos de emoción. Suele pasarme eso cuando veo a Elena Roger sobre un escenario…y hoy con el plus de que era la última fecha de la gira antes de ser mamá…puff…multipliquemos la emoción.

Ignoro quien ayudó en la elección de los temas, felicito a quien haya elegido una GRAN canción de mi admirado y querido Javier López del Carril. Sus dedos mágicos sobre unas simples cuerdas de guitarra producen magia y esta noche destiló tanta que inundó todo el Coliseo. La voz de Elena transformó la canción y generó una versión muy bonita, que espero esté en un futuro disco. Me quedé con ganas de más.

Luego una canción de otro talentoso, Lisandro Etala y Vida, de Sebastián Irigo.
Pasados los nervios de los primeros minutos…nervios míos digo..Elena y la banda tranquilísimos…pasadas las primeras canciones todo devino en momentos geniales. Bellas canciones de otros discos, de obras de teatro en las que trabajó y lágrimas al escuchar Cuadrados y ángulos de Alfonsina Storni. Una seguidilla de aciertos que sistemáticamente terminaban con ese aplauso liberador.

Se percibía que algo se estaba armando. No se si nació en las primeras filas o en las últimas del último piso…algo grande se estaba armando…una masa de energía se estaba formando y estalló en forma de ovación en el final de Non, je ne regrette rien. Y no era para menos, quien conoce la versión que hace esta muchacha siente que es la misma Edith Piaf quien le presta unas cuerdas extras para lograr esa inmensidad de voz.

Y pasaron 2 horas de canciones…y necesitaban irse…y queríamos más…y nos dieron el gusto y siguieron. Disfrutamos un compacto de Evita que fue un lujo, para terminar con una hermosa versión de Himno de mi corazón.

Final de concierto maravilloso…lo que vino después fue yapa , una muestra más de la generosidad del universo para conmigo.

María, noche a todo lujo…inolvidable por donde se la mire…

Lleva Enero Domingo, Sep 4 2011 

Empiezo la historia por el final: fui a ver a Javier López del Carril y su banda Lleva Enero a Clásica y Moderna.

Podría decir que Javier hace música…pero allá lejos…en el inicio de todo…lo consideré un alquimista. Lograba transmutaciones imposibles. Tomaba una buena obra de teatro y la completaba…le tocaba una mala y le aportaba algo para que no saliéramos del todo insatisfechos de la sala.

Luego lo fui conociendo como músico…con sus guitarras y ese tono de voz único que le transmite su personalidad a cualquier canción como para hacerla suya.

Esta noche estuvo inspiradísimo…toda la banda lo estuvo. Lisando Etala, Paula García Presas, Tomy Lucadamo y Eduardo Pelitti IM-PE-CA-BLES.

Promediando la noche, Elena Roger cantó un par de canciones a manera de adelanto de lo que veremos el finde que viene en Hebraica. (El invierno lo agarró flojo de invitados).

Hubo versiones preciosas de Say Say Say y Like a Virgin, las canciones del primer disco y otras que, espero, estén en el próximo.

Si cuando escuché ‘Para ver’ (mi primer canción favorita de Javier) me emocioné, imaginen lo que fue cuando escuché …quiero tiempo pero tiempo no apurado, tiempo de jugar que es el mejor. Por favor me lo da suelto y no enjaulado, adentro de un despertador…

Toooodo eso entró en lo que algunas personas podrían decir que fue un show…para mi no lo fue…para mi fue un momento mágico…esos en los que solamente tenemos sensaciones buenas y ganas de no terminar nunca.

Pero eso también pasó y se terminó. Por fortuna seguramente habrá otros y podrán venir y comprobar por ustedes mismos lo que es capaz de provocar este caballero, su arte y su banda.

María, feliz 🙂

Mica 2011 – Elena Roger Domingo, Jun 5 2011 

Finalmente llegó el día: Elena Roger cierra el evento del Mica del Sábado 4/06.

Anunciada de 20.00 a 22.00…arrancó a las 20.30…después de un ballet de danzas del altiplano muy lindo y una pareja que bailó una zamba y un chacarera.

Conozco la ropa típica de esas danzas…sino…suponía que el poncho era para remediar el frío que estaba haciendo al aire libre!!!

Aplausos al ballet…en minutos arman todo…de fondo se oía una canción de Rally Barrionuevo y la magia de Elena y su banda se apoderó del escenario.

Pocos grados…algo de viento…se adivinaba vestido y medias debajo del abrigo…amagó alguna vez…pero no…el abrigo cerrado hasta el cuello era la indumentaria indicada.

Su impecable voz y su talento nos pasearon por éxitos del Rock Nacional, canciones de Vientos del Sur, una de Evita, varias de Mina, una de Piaf y un final emotivo: el himno nacional cantados por todos. Recordé el corto del bicentenario dirigido por Sabrina Farji y protagonizado por la misma Roger llamado La voz…en el que la cantante interpretaba las estrofas que no cantamos del himno…y recordé el cambio que le hizo en el final. Esta noche lo repitió: oh, juremos con gloria VIVIR!!!! Ovación para todos…aplausos que lograron hacerlos regresar y un final dedicado a Ceratti: La ciudad de la furia.

Muchas veces la vi cantar ‘Don’t cry for me Argentina’…esta vez nos deleitó con ‘No llores por mi Argentina’…y demostró que le gusta cantarla.

Luego, emprendimos el regreso…y ahí volví a sentir el frío que había desaparecido durante el show. Una ducha de agua caliente solucionó todo y heme aquí, compartiendo las experiencias de la noche.

Unos minutos antes de empezar, se acercó una señora diciendo ‘soy periodista…me voy a sentar acá’. No se su nombre…pero una que otra vez le tuve que indicar ‘ssshhh’ para que se callara y dejara disfrutar la obra. No se por qué pensé que acá iba a ser diferente. Se sentó y empezó a querer entablar conversación. Empezó con una señora muy correcta que estaba al lado mío. Al enterarse de la prefesión, indicó que era doctora, le empezó a preguntar sobre dietas, curas, tratamientos, especialidades y demás. Afortunadamente tengo la facilidad de abstraerme y pude ignorar la mayoría de la plática…hasta que la señora preguntó mi profesión…a ver si me tocaba a mi un rato el interrogatorio.

No digo que los periodistas tengan que saber de todo…pero si abren la boca sin que nadie les pregunte nada…al menos den buena información. No se quien será su fuente…pero mezcló elencos como en una ensalada…y ponía fechas, obras, teatros y protagonistas como se le venían en gana. Por suerte no hablo con extraños…y menos con extraños que no me agradan…así que la dejé publicitando obras con elencos imposibles.

Llegué a casa con el tiempo justo para darme una ducha bien caliente y evitar así la segura hipotermia.

Finalmente no llevé la cámara de fotos…el celular fue mi único dispositivo testigo de la magia de la noche. Igual, no sera necesario recurrir a nada de lo grabado…tengo todo en la piel todavía.

Como en cada show…mis aplausos están divididos en partes iguales para Elena, Javier López del Carril y el resto de la banda.

María, disfrutando…

Ver vídeo

Elena Roger en Hebraica Domingo, May 1 2011 

El día que las entradas salieron a la venta adquirí la mía: fila 1…butaca 1. 🙂

Después de haber visto a Elena tantas veces sobre un escenario, todavía logra emocionarme como si fuese una primera vez.

Se asomó al escenario en un sencillo vestido violeta, verde y beige…y en unos instantes…con su impecable voz sentenciando a capela ‘Y se abrirá todo el cielo, no será un día normal…’ silenció la sala y logró fascinar en el sentido ese de atraer irresistiblemente. Ni una mosca se animó a volar…latimos todos a ese ritmo hasta que dejó volar su voz hasta cada rincón de Hebraica mientras terminaba la canción con ‘Una música infinita’. Talento infinito también.

Delicada selección de canciones. Nos paseó por todos los discos. Deleitó con lo mejor de Mina, che cosa sei…(bah…TODO Mina, che que cosa sei es un deleite), nos acercó un poquito a Passion con ‘Loving You’, un par de canciones de Evita, recordé a la Fantine de Los miserables en ‘Soñé un sueño’…y se volvió a robar todos los aplausos con ‘Non, je ne regrette rien’.

Un segmento de tangos con Pablo Mainetti…acompañándola con su bandoneón en ‘Una canción’, de Cátulo Castillo y Aníbal Troilo y ‘Siempre se vuelve a Buenos Aires’, de Eladia Blazquez y Astor Piazzolla.

Desde un imaginario balcón se asomó Evita para decir ‘It won’t be easy, you’ll think it strange, when I try to explain how I feel’. Piel de gallina señores…piel de gallina!!!

Un recuerdo a don Ernesto Sábado al decir ‘Una voz, como un sentimiento, como una canción, algo más que me ayude a despertar, a seguir, a no bajar la guardia, siempre a seguir, no esperes, no te enseñare a vivir…’. Imposible no pensar en mi padre en la víspera del aniversario de su fallecimiento.

Músicos de primera dirigidos por el maestro Javier López del Carril y Gabriel Goldman.

Salí llena de música en mis oídos, sonrisa en mi cara y muchas ganas de seguir escuchando buena música.

Tengo ganas de compartir una canción…pero no me decido…son todas buenas.

María, si no canto lo que siento, me voy a morir por dentro. He de gritarle a los vientos hasta reventar, aunque solo quede tiempo en mi lugar…

Escuchar canción

Buenos Aires en vela Domingo, Mar 27 2011 

No soy de elegir como lugar de salida sitios donde hay multitudes…pero la noche de hoy ameritaba la excepción: Elena Roger en el Obelisco dando inicio a ‘La hora del Planeta’, teniendo a ‘Buenos Aires en vela’ como marco.

Multitud de sillas vacías cuando llegué…con la oportunidad de presenciar la prueba de sonido de Elena y su banda: bajo, cajón y la guitarra de Javier López del Carril.

Poder escucharla con el Obelisco de fondo es una imagen que estoy segura no se borrará tan fácilmente.

Puntualmente apareció la gente de Vida Silvestre para presentarla. Giré para ver el público…una multitud había ocupado todas las sillas vacías y otra se formaba detrás de las vallas esperando disfrutar del show.

Como cada canción que interpreta Elena, hizo suya esta noche ‘Yo vengo a ofrecer mi corazón’. Un par de canciones más y luego el solo de su voz diciendo ‘Y se abrirá todo el cielo, no será un día normal..’. Por debajo del abrigo se me erizó la piel…la comunmente llamada piel de pollo que suele aparecer de emoción.

Entre canción y canción recordando el motivo que nos llevó al lugar: tomar conciencia de que depende de todos nosotros lo que le pase al planeta. No es nuestro…pero debemos cuidarlo para dárselo en condiciones a nuestros hijos.

Casi en el final de la prueba de sonido llegó un grupo de jovencitas que corearon ‘Las cosas tienen movimiento’ como deseando que la canción esté en el repertorio de la noche. No estuvo esta vez…el bis lo hizo con la multitud manifestando ‘yo vengo a ofrecer mi corazón’. Precioso final.

Y casi sin darnos cuenta se hicieron las 20.30…y al igual que Río de Janeiro, San Pablo y 19 ciudades más de nuestro país…algunas luces se fueron apagando. Los monumentos emblemáticos de la ciudad quedaron a oscuras como el Big Ben en Londres, la Acrópolis en Atenas, la Piazza Navona en Roma, la puerta de Alcalá en Madrid y tantos íconos de las ciudades por donde había pasado el huso horario indicando las 20.30 local. El fondo perfecto fueron los tambores de Buenos Aires Tayco. Sentí el batir de esos parches japoneses como una manera de hacer llegar buena energía a la cercanía de nuestras antípodas.

María, disfrutando de la noche…toda en vela… 🙂
P/D: Como era de esperar, en estos eventos raros se conoce gente rara: las niñas que pedían por ‘Las cosas tienen movimiento’ siguieron su recorrido buscando lugares donde escuchar tango. Muy bien ahí!!!!

Escuchar canción

Mina, che cosa sei?! Domingo, Dic 19 2010 

El corte de la avenida 9 de Julio para permitir que funcione un circuito automovilístico y el propio en la avenida Corrientes por la noche de las librerías, me dieron tiempo para pensar, recordar y disfrutar nuevamente el espectáculo que había terminado de ver: Mina, che cosa sei?!.

Lo había visto hacía como 4 ó 5 años…a media sala. Esta vez la sala estaba llena y todos coincidimos en ovacionar el final.

Mientras esquivaba los vendedores de empandas y pan casero relleno, los livings literarios y los juegos de kermese infaltables en una jornada cultural, buscaba adjetivos para expresar mi opinión.

Intentaba no caer en la reiteración. Pensé en genial, buenísimo, excelente, increíble…hasta que pensé en el nombre de la protagonista: Elena Roger. Y ahí me di cuenta que es fácil describir todo.

Elena protagonizó la obra…cantando, bailando y actuando durante casi 2 horas. Y todo estuvo excelente, extraordinario y genial…es decir…fue Elena sobre un escenario. Eso lo define todo.
Cabello rojizo como aquellas primeras veces, Diego Reinhold brillante compañero, Javier Lopez del Carril haciendo vibrar el ambiente como a sus cuerdas, todos los detalles con perfección inglesa…eso es Elena.

Escuché ‘Il migliori anni della nostra vita’ que me vino al pelo porque sin dudas éste fue el mejor año de mi vida…al igual que el anterior…y que el anterior a ese.

Las comparaciones suelen ser odiosas…por eso desde hace mucho dejé de compararla. Simplemente disfruto de su arte, veo sus obras tantas veces como puedo, hice un pequeño desvío de 4000 kilómetros en unas vacaciones simplemente para aplaudirla una noche y voy a tramitar la visa para poder entrar a USA solamente para poder asistir a Evita.

Quien crea que exagero, cierre los ojos y escuche la canción que aparece más abajo.

María, feliz!!!!

El Bululú Sábado, Jul 3 2010 

Este es un posteo escrito con cierto temor. Temor como el del personaje de Mel Gibson en la peli Conspiración. Creo que de alguna manera, la máquina construida por el croata Nikola Tesla en el film The Prestige, fue conseguida por algún particular y la puso a funcionar detrás de un decorado del escenario de la sala Luis Vehil del teatro Cervantes.

La gacetilla dice que se presenta la obra ‘El Bululú’…que es un unipersonal protagonizado por Osqui Guzmán. No sería ésta la primera vez que sospechamos que la prensa mundial miente…pero pocas veces se puede comprobar con tanta claridad.

No es un unipersonal. El definición de Unipersonal según el diccionario de la Real Academia Española es: Que consta de una sola persona. Entonces, la obra que vi anoche, no es un Unipersonal.

Les comento, más o menos, como viene la obra…pero espero que vayan a verla para que puedan comprobar con sus propios ojos lo que les voy a contar.

Se apagan las luces y aparece la inconfundible figura de Osqui Guzmán en un típico traje de los que se usan en las Diabladas bolivianas. Cuenta parte de su historia: hijo de costureros, se creía que su destino era seguir con la tradición familiar. La máquina de coser era su compañía habitual hasta que encontró un cassette de una obra del español José María Vilches. Se aprendió el texto de memoria y lo repetía cada vez que podía. La confusión lo había llevado al conservatorio, y esa obra le confirmó la vocación.

La obra en cuestión era El Bululú, cantante/actor ambulante que recorría el país montando fragmentos de clásicos españoles. Acá empieza la conspiración: Osqui se presenta, pasa por detrás de un decorado y aparece otro actor, casi idéntico a Osqui, pero que no puede ser el mismo, porque no me imagino a alguien haciendo del lindo don Diego, de una mujer fea, de un hablador, de una habladora, del marido de la habladora, de la luna, de Antonio el camborio, de un hombre que lucha con una super cucaracha y de tantos otros que ya olvidé.

Al final…para los aplausos, solo aparece Osqui, disculpándose por la ausencia de los demás personajes. Y ahí el aplauso anterior se transforma en OVACIÓN.

La música de Javier López del Carril, con un sonido nuevo para mi, le puso el sonido a todo lo antes descripto. Mágica guitarra con tono casi íntimo (acústico definió el maestro…que espero disculpe mi ignorancia).

En cada multiplicación del actor, el resultado fue ese cuerpo de piernas chuecas, dócil, con una gracia en los movimientos como pocas veces se encuentran en humanos. Se que, además de actor y ex-costurero, este argentino hijo de bolivianos supo ser murguero. Todavía tengo la esperanza de verlo en algún verano…en un corso de barrio…desparramando su arte al compás de los parches.

Poco lo que se puede agregar más que recomendar la obra. Dirección de Mauricio Dayub, con quien compartió El batacazo, asistencia de dirección de Leticia Gonzáles de Lellis, su compañera en tantos momentos de impovisación, coreografía de Pablo Rotemberg, el pianista que nos emocionó nada noche con Souvenir, y música de Javier López del Carril, hacedor de la música de Closer, Visitando al señor Green, Codicia, Pirañas, cantante de Lleva Enero…uno de mis músicos favoritos.

Hay que verla. No se puede contar…simplemente se recomienda.

María, voy a volver…son momentos repetibles.
P/D. Ya lo dije el arcipreste…del mal siempre lo menor.

El loro calabrés Sábado, Jun 6 2009 

Ya sabemos que no soy de esconder mis emociones…no es que no pueda…es que no quiero. Hoy no fue la excepción. Fui a ver a Pepe Soriano haciendo ‘El loro calabrés’ en el ND Ateneo.

Una obra rara, diferente, especial que surgió de su necesidad de expresarse en los años oscuros. El teatro estaba lleno…pero parecía que estábamos en el living de su casa mientras nos enterábamos del origen de los personajes de Elías, Luis o el abuelo.
Me reí y lloré como pocas veces en una misma noche. Junto con el programa nos dieron un CD con parte de la obra, así que estoy recordando la historia de Luis el gangoso mientras escribo esto.

El señor Soriano fue quien nos recibió en el hall del teatro y nos despidió en el mismo lugar mientras nos daba la oportunidad de expresarle cariño y agradecimiento. Ya sabemos de mi pudor en esos casos…quizás sea falta de modales…no se…pero no me quedé…salí derecho para la puerta de calle.

Además de una docena de buenos momentos y emociones a flor de piel, nos llevamos el CD, un clavel y un dulce…y durante la obra recibimos un pedazo de pan para partir y compartir. Una experiencia extraña…nadie pensó en la posibilidad de contagio de la gripe porcina…recibíamos un trozo, nos quedábamos con una parte y le pasábamos el resto a nuestro compañero de asiento.

¿Qué decir de los músicos que actuaron de marco perfecto para la colección de momentos inolvidables? Sin duda, hubiesen sido mi elección. El maestro Javier López del Carril, además de haberle puesto música a varias obras de las últimas temporadas, encontró las notas adecuadas para acompañar cada instante de manera impecable.

No puedo decir mucho más sin caer en contar la obra. Ojalá se puedan acercar los Sábados de Junio al teatro…se que van a coincidir conmigo en que es una gran obra.

María, todavía conmovida…

Página siguiente »