Gala por los niños Sábado, Oct 12 2019 

Cuando se juntan las buenas intensiones y el talento el resultado está garantizado

No a la guita Sábado, Oct 12 2019 

La comedia debe ser perfecta…o no será. Si eso fuera un axioma…No a la guita lo cumpliría.

Entretenida, divertida, ágil y eficaz. Elenco que más que elenco es el equipo de los sueños de un director.

Una cena premeditada por el personaje de Felipe Colombo en la casa que comparte con su esposa, una Paula Kohan que despierta empatía absoluta, e hijo, con su madre y su jefe y amigo como invitados. Betiana Blum y Diego Reinhold, capos totales asumiendo esos roles de manera magistral. El motivo? Contarles una decisión tomada respecto a un montón de dinero del que eventualmente pudieron haber dispuesto.

Ese tipo de información y en ese contexto hace que aflore una honestidad brutal inesperada. Sin tapujos todos se animan a ser ellos mismos…la indignación por le decisión tomada inconsultamente por uno de ellos hace que esté permitido contar todo incluso con lujo de detalles.

No paré de reír…disfruté cada instante. Hermosa oportunidad de ver estupendo teatro.

María, si a la guita!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

La gringa Sábado, Oct 12 2019 

Desde que en las pelis se le dice gringos a los yankees, los que en el interior usábamos ese apodo para llamar a los descendientes de europeos nos hemos tenido que hacer creativos y buscar otra generalización.

Afortunadamente La Sole en su nuevo espectáculo vino a recordarnos que tenemos el derecho adquirido de seguir diciéndole gringos a los nuestros…a los que tienen abuelos nacidos del otro lado del océano y a todos los que pensemos que lo ameriten 🙂

Y qué noche nos hizo pasar esta gringa en el Opera!!!! Generosa como siempre, como la recordábamos en sus comienzos cuando se quedaba hasta haber repartido el último abrazo, la última foto, el último saludo de todos los que iban a verla a sus conciertos. Nadie jamás dirá “no me saludó”. La gurisa siempre se entregó a su gente y de esa misma manera se lo pagamos en sus shows.

El show no cumplió la campana de Gauss como los recitales de otros cantantes…acá se empieza arriba…se sostiene…se eleva más y se termina arriba también.

Si solo quisiéramos escucharla cantar pondríamos un disco y lo escucharíamos completo mientras tomamos una sprite con limón bien helada. Cuando vamos a ver uno de shows nos entregamos a la sorpresa, dejamos que nos lleve por el camino que ella misma diseñó. Se miran colores…se cierran los ojos y se ven sensaciones. Se palpita el ritmo y se oye al corazón susurrar sus recuerdos. Se está parada, en suspensión, sentada y se vuela. Se respira profundo y se suelta al aire de golpe. Se tiembla. Se descansa. Se gira en un carrusel de emociones. Se detiene el tiempo…y se reinicia.

Mantuve el control hasta Posadeña linda y ahí supe que la noche ya entraba en la lista de inolvidables. Con cada cambio de ropa y de ritmo se iba generando un nuevo momento único.

Una de las fuentes de energía esta noche fueron Julieta Guzmán, Karen Nieto, Mario Gomez y David Ferreyra. Aportaron el mecanismo perfecto para marcar los cambios de clima, sus entradas fueron siempre las que hicieron estallar la sala completa.

Momento aparte por lo perfecto de la combinación…la selección de zambas. Sofía Barroso bailó y voló y nos llegó con ella. En superficie siempre el exacto Pablo Enriquez…y de fondo Sole y Nati haciendo Alfonsina y en mar, Zamba para no morir y Zamba para olvidarte. 9 minutos perfectos.

La mezcla del payador con los raperos fue un hallazgo…por ahí no de mis favoritos…pero bien disruptivo.

Y como de terminar arriba se trata…nada mejor que entrar en ebullición con Volverás a verme así. Una canción que necesita la magia de los bailarines que nos marcaron el ritmo para también sentirnos parte.

Evidentemente estas noches son necesarias para el alma…se reitera cada vez que se pueda. Un gusto para todos los sentidos.

María, agradecida a la vida…

La enamorada Sábado, Ago 10 2019 

Lo bien que se la pasa una en la platea del Picadero cuando sobre el escenario actúa Julieta Venegas!!! Si, si, la de “Limón y sal”, la de “Para mi” y tantas hermosuras más.

Algún capricho del destino la trajo a Buenos Aires…y qué abundan en esta ciudad? Los teatros. Y cuál es uno de los más cálidos y bellos de la ciudad? El Picadero. Y quien es el talentoso y sensible autor de muchísimas obras del off? Santiago Loza. Y bueno, se alinearon esos planetas, Guillermo Cacace dirigió y pudimos disfrutar de “La enamorada”, programada para los Jueves a las 21.45 y los viernes a las 22.00.

Un fondo que alternaba fotos, figuras, siluetas, luces y sombras como decorado. Julieta con el característico Cavaquiño y su caudal dándole voz a esa muchacha que, en la intimidad, se anima a compartir parte de su historia. Emoción profunda al escuchar de la lactancia y de su hermano japonés. Me llenó de amor.

Una sucesión de anécdotas y canciones que hicieron que perdiera la noción del tiempo…hasta que el último silencio regalado nos invitó el aplauso. No hubo despedidas…solo una pequeña pausa…todo sigue.

Dificilísimo al principio no aplaudirla al terminar cada canción…más luego me olvidé quien era y me dediqué a disfrutar la historia.

Un saldo más que positivo. Voy a volver!!! Seguramente iré descubriendo más cosas para deleitarme.

Segunda vez que vemos actuar a Julieta…prueba superadísima!!!

Maria, tarareando

Flores de Tajy Domingo, May 26 2019 

Contrariamente al estereotipo del estudiante que detesta tener tarea para el hogar siempre fui de las que disfrutaban de la actividad. Al día de hoy me sigue pasando lo mismo: gusto de las actividades que me dejarán pensando por unos cuántos días.

Miércoles 22 de Mayo, día de Santa Rita, santa patrona de Esquina, provincia de Corrientes, mi ciudad natal. La bandera del lugar tiene una flor de lapacho. Lapacho, en guaraní es Tajy…y justo ese día fui al Maipo a ver Flores de Tajy.

Leyendo un libro, aún de ficción, se puede conocer a un escritor. Intuyo que Sol Bonelli se ha dedicado a conocer del tema que iba a escribir y sus detalles…y lo hizo desde el respeto. Posiblemente no exista un lugar en el que trabajen la Cris, la Loba, la Nati…pero les aseguro que antros como ese existen y funcionan de la manera relatada en el libro. Estas historias son moneda corriente en esas zonas abandonadas y olvidadas por la justicia terrenal y divina y cada tanto alguna noticia da cuenta de ello.

Solamente Valeria Ambrosio pudo haberse animado a esa temática y salir exitosa de la experiencia. Armó un gran equipo y como si fuera un engranaje los echó a andar. Se muestra un poco…se deja una puerta algo entreabierta y se sugiere todo el resto.

La historia inicia el día que el Monstruo trae a la Nati al prostíbulo y deja que la vida, cual río contaminado, fluya. La Cris, una travestí dura por fuera, en carne viva por dentro, es quien le da los tips necesarios para mantenerse con vida y…si alguien piensa que es posible…llegue a pasarla bien. Lo que para mi y para casi cualquier que esté leyendo esto pueda resultar doloroso, en la voz de estos personajes, en comparación, no es tan malo como lo realmente malo que pasa afuera. Una especie de monólogo que en la voz de Willy Lemos conmueve hasta las lágrimas. Su personaje, la Cris, habla con la verdad. Si bien su trabajo es impecable en toda la obra, esa escena me laceró, me atravesó. Veía su presente y pensaba qué le habría pasado para llegar a esa frialdad y conformismo, pero con mirada profundamente triste.

Lo de la Loba es similar, ni su nombre recuerda…ha estado en ese lugar más de lo que su memoria se anima a recordar.

La Nati es la carne joven que llega al lugar causando disputas entre los clientes por obtener sus favores que son dados sin su consentimiento al mejor postor.

Un cliente que viene y paga y vuelve…siempre vuelve buscando algo de humanidad suplicante de cariño. Si bien es uno de esos personajes en las antípodas del héroe está tan impregnado de ignorancia que solo merece la justicia terrenal.

La presencia del monstruo no es física, mas llena los espacios…se lo respira y se lo huele como el miedo. La atmósfera es densa, olería a rancio si pudiera lograrse eso desde el teatro. Teatro. Eso es. Es una historia elegida de, seguramente, muchas reales que en este momento están transcurriendo y este libro nos lo recuerda.

Viendo la actuación de Willy como resultado, pienso que detrás de esto hubo muchas horas de trabajo para poder componer a alguien tan distinto. Logró dar vida un acento guaraní con el respeto de la observación…no dejó escapar ni una sola “s” porteña…por esos 90 minutos cedió todo de si para componer a esa impecable Cris.

La energía felina de Edda Bustamente al servicio de la composición de una Loba necesaria para el equilibrio. Renata Toscano en su debut dramático, menudo privilegio empezar así. De Nacho Perez Cortés a partir de ahora diré que es actor / cantante…hasta ahora solo lo había visto en musicales 🙂

Mixtura fina de varios ingredientes deliciosos dando como resultado este momento de siembra de semillas de realidad que no podemos evitar que crezca.

Mis felicitaciones a todo el equipo. Sol Bonelli puso sobre la mesa una historia que merece ser contada y sabida, Valeria Ambrosio nos da tarea para la casa y las actuaciones del elenco nos ponen a flor de piel. Experiencia interesante de transitar.

María, recordando el lapacho en flor…tan diferente…

.

 

 

 

las-flores-de-tajy-t_27113ch

La desgracia Domingo, May 26 2019 

La desgracia es uno de esos musicales que tiene fanáticos que se saben todas las canciones. Esas cosas por algo suceden…se han ganado la categoría de ser un musical de culto.

Andrea Lovera es una dama del musical. Compone a la jefa de gobierno de un lugar llamado Terranova. El despotismo y corrupción con que se maneja son tan épicos como su actuación. Eso es…épica…su actuación es épica . Al saludarla al final no encontraba la palabra y ahora recién surge al escuchar algunas de las canciones.

Patricio Wittis repite lo que hace en todos los musicales…canta tan bien que es hipnótico…lo seguimos con la mirada y el oído…sabemos que de la nada, en cualquier momento, va a surgir esa voz que lo hace un talento con garantía. (En la misma semana lo vi en Huesito Caracú y volvió a deslumbrar).

La intendenta, el médico y el cura fabulan una historia de ambición desmedida y bizarra que da lugar a una comedia que se anima a jugar con todo…hasta con el tiempo. Transcurre una escena y si para entenderla mejor hay que hacer rewind…se hace rewind en vivo…y se cumple el objetivo de que el espectador se deslumbre. No hay papeles pequeños, la enfermera, la hija, el cura, las internadas, el pueblo aparecen y desaparecen como si fueran objetos de un gran malabarista que mantiene los mantiene en el aire, en movimiento y en armonía. Nahuel Adhami, Mariano Condoluci y Belen Ucar tienen sus momentos y cosechan toneladas de aplausos. 👏🏻👏🏻👏🏻 Cuando la enferma es derivada a la internación se encuentra rodeada de un desopilante grupo de muchachas autoproclamadas MPF, moribundas pero felices. Lula Rosenthal se transforma en un personaje clave…jamás del montón esa chica…aparece y le agrega otro ingrediente a la obra. 👏🏻

Músicos en vivo que son un lujo. Tocan y disfrutan haciéndolo…los vi reírse y aplaudir en sus baches.

Definitivamente La desgracia es uno de esos musicales que no se olvidan.

Maria, gustando mucho del Galpón de Guevara 👍🏻

El príncipe de los puentes Domingo, May 26 2019 

Los tiempos cambian…el tiempo pasa. Quien era una nena chiquita a la que le gustaba cantar, hija de una compañera de trabajo, de pronto te manda un mensaje diciendo “Voy a trabajar en una obra de teatro…venís?”. Y obviamente fui…y gracias a la recomendación de Sofi me encontré con esta hermosa reposición de “El príncipe de los puentes” en Scalabrini Ortiz 326, el lugar de Nico Pérez Costa. 💜

El príncipe de los puentes es un canto a lo invisible…a eso que nos rodea y de tanto abundar, quizás, se transforma en invisible: los cartoneros, el mundo del cartón, viven de lo que otros tiran como basura y para ellos es trabajo, es comida…es vida.

Matías dice somos materia de sueños haciéndose realidad. Matías se cansa de empujar carro ajeno, sueña y comparte el sueño. Primero la Flaca, luego Flee, el Facha, Oxi, Pitu, Paloma, Albergue…todos al son de los tachos y las latas haciendo música…el primer musical de los cartoneros.

Es un musical que huele a deseo de superación y sabe a libertad. Es algo rústico al tacto al principio…suavizándose naturalmente luego. Nos trae música que es luz. Permea a través de todos los sentidos hasta explotarnos en el pecho.

Con el recurso de la afinación de sus voces, ese elenco homogéneo nos comparte sueños y deseos y nos hace cómplices. No vamos a salir iguales luego de verlos…y vernos.

Y si hablamos de talentos, quizás también se deba habla de poderes: son inmortales luego de vencer a la Parka. Confieso que esa fue mi escena favorita.

Nos trajimos una tarea para la casa: recomendar la obra a 5 personas. Ya lo hice…me quedé con otra tarea: no olvidar, abrir bien los ojos y mirar a mi alrededor.

Agradezco a quien haya escrito el libro…una pluma amorosa que nos acomoda en esta realidad con la que a diario convivimos y, dentro de lo posible, evitamos.

No me traje flyer, no me sé los nombres de todos. Recuerdo a Walter Valli, Solana Gomez, Sofia Alonso, Jimena Durante, Fabián Roetto. Todos son geniales, hacen un gran trabajo con mucho respeto.

Voy a volver, quiero reparar en todos los detalles.

Maria, materia de sueño haciéndose realidad 💜

Huesito Caracú Domingo, May 26 2019 

Qué lindo fue ver hoy en la tarde Huesito Caracú!! El Picadero se vistió de gala el día patrio, sonaron los primeros acordes del himno en la planta baja y sin solemnidad, de a poco, fue creciendo nuestra canción patria. Hermosa antesala de lo que venía después.

Huesito con su guitarra se metió en nuestros pliegues internos…como un suave suspiro se nos entró hondo hondo hasta el lugar donde guardamos el niño y fuimos felices. 💜

Laura Oliva y Patricio Wittis, los señores Caracú, Vane Butera la amigovia de Huesito, Roberto Peloni, el Cocorito dueño de la luz, Ramiro Delgado, Leandro Chavarría y Horacio San Yar como Eveready, Láser, los flacos, los policías, el padre de Cocorito y lo que sea necesario para que un bello Guido Botto Fiora componga al mejor Huesito que se pueda soñar y transformen el escenario del Picadero en un pedazo de pampa.

Es una historia de amor. De amor por una chica, por la música, por la libertad, por sus padres, por la naturaleza. Es un acto de belleza pura. Es una competencia de excelencia de actores. Y todos ganan. Gran trabajo colectivo que permite lucimientos individuales que se llevan aplausos a montones.

Los músicos en vivo son de esa calidad a la que el buen teatro argentino nos tiene acostumbrados: Julián Midón un guitarra, Carolina Rodríguez en Violín, Bernardo Monk soplando flautas y saxo, Ignacio Long en las cuerdas del bajo y Facundo Flores dándole a la batería.

Si van con chicos, prepárense para verlos reír y disfrutar de la historia, si van con grandes grandes grandes, hagan silencio a la salida y escúchenlos cómo salen tarareando alguna canción, aún los grandes grandes grandes que tiene problemas de memoria 😉. Y si van sin una excusa y solo por gusto, los felicito…y nos seguiremos encontrando en la sala…porque Huesito Caracú es una de esas obras a las qué hay que ir de vez en cuando solo para despuntar el vicio.

A quien se le haya ocurrido que era tiempo de volver a hacerla…GRACIAS!!

Maria, de alpargatas para no desentonar 😁

Lo quiero ya Domingo, May 19 2019 

Hace un par de semanas, escuchando la radio, supe que en El Galpón de Guevara se reponía “Lo quiero ya”. Me sonó entretenida la propuesta y hoy fui a verla.

Todo el lugar tiene una onda especial: el bar, la mesa de pong pong, el espejo, la gente que allí trabaja.

La obra empieza bien arriba, el planteo de “Estructura, la conciencia digital” es muy claro. Este siglo de las comunicaciones nos está dejando tan adictos a la ansiedad que asusta. Ya en las primeras escenas vi, figurativamente, el gran espejo de la sala en cada uno de los personajes. Hay variedad de historias…diferentes todas…o iguales según queramos mirar. Tan alejadas de la mía o tan cercana…según con qué grado de sinceridad me anime a mirarla.

Adivino a Marcelo Caballero y Martín Goldber como grandes observadores de lo cotidiano y tan creativos como para poder escribir un libro increíble al respecto. La música de Juan Pablo Shapiro es perfecta, la conjunción perfecta para mantenernos enganchados hasta el final, con ganas de conocer las historias de la doctora que necesita dormir, el animador de fiestas infantiles, el músico que quiere escribir una canción que guste a todos mientras atiende un bar, la que necesita rendir y aprobar una materia de una carrera que no sabe si le gusta, el fanático de los posteos en redes, la maestra de yoga que busca desesperadamente una relación, La pareja que valora la comodidad como vínculo que los une, la modelo que aparentemente quiere ser actriz…o no, la talentosa actriz que queda afuera del casting de la mano de Lucien Gilabert…nombre y apellido del momento vocal de lujo, la joven de la cabina de peaje que fantasea historias con los clientes, y Luis, el consejero, coordinador, operador de la app Estructura, la conciencia emocional. (Quizás algún olvido involuntario dejó algún personaje fuera de la lista).

Al parecer eso de la ansiedad sería características de los Millennials, permítanme decir con cierta pena que la característica no es exclusiva de ese grupo etario…es algo pandémico me parece…o peor aún…esa ansiedad al vivir el día a día se está transformando en epidemia.

La obra completa es una hermosa muestra del talento infinito que nos rodea en esta ciudad. En el fondo toca una banda de manera impecable…suenan tan bien!! 👏🏻👏🏻

Son unas 15 personas sobre el escenario todo el tiempo. Un elenco coral de calidad increíble…son todos muy muy buenos.

Se que voy a volver, un poco a escuchar la música, otro poco para ir con una Millennial y ver cómo la siente, un poco para darle otra vuelta y disfrutarla de nuevo.

Noche de gran descubrimiento, El Galpon de Guevara es un lugar al que volveré gustosa muy pronto.

Maria, terminando un lindo finde

Una vez en la vida (Once) Domingo, May 12 2019 

Que linda noche de viernes pasé viendo “Una vez en la vida”!!!!

Si esperan un musical con trajes brillosos de lentejuelas y piedras y una orquesta en el foso y vedettes maquilladas…sigan de largo. Por otro lado, si el brillo lo espera en las voces de los actores / músicos que llevan consigo los instrumentos y los tocan mientras cantan y bailan…vayan al Metropolitan Sura y déjense llevar por el cuento.

Empecemos por el principio. Una decena de actores / cantantes / músicos entran desde el hall y suben al escenario con sus instrumentos a cuestas en una especie de declaración: este es nuestro estilo…y todos aplaudimos cómo aceptando.

De a poco se va desgranando la historia. Una chica con acento raro se propone rescatar de sus ostracismo a un músico callejero y reparador de aspiradoras. Quizás tengan nombre los personajes…no los recuerdo.

El, el chico, Eliseo Barrionuevo, con su guitarra a cuestas en cada canción, se hace querible desde el inicio. Un romántico abandonado por su novia sin muchos planes a futuro que se ve sorprendido por ella, la chica, la checa, Paula Reca, que rompe esa estructura gris y le propone animarse a un sueño y a hacerlo realidad sin pedir nada a cambio. Desde que toca unas notas de Mendelssohn en un piano prestado supe que iba a ser mi favorita…y así lo fue. Nuestro maravilloso idioma, en la traducción, permitió más variantes que el original “If you want me…satisfy me”…menuda tarea sortear los escollos del idioma y la gramática. 👏🏻.

Al ver a Eliseo tocando la guitarra o a Paula el piano, se pensaría que lo hacen desde siempre, y no es así. Ambos tomaron clases para la obra…y no se nota que esto sea algo de recién iniciados. Otra prueba superada para ambos ✅

El le da un disco con sus canciones…solo las melodías…y ella empieza a escucharlas y a ponerle letra. Hermosa versión de “If you want me” que junto con “Falling Slowly” fueron mis momentos favoritos de la obra. 💜

Estoy segura que Marketa Irglová coincidiría conmigo: Paula Reca la rompe…no imagino a nadie más a esa altura…hasta el acento le sale perfecto. Es bellísimo lo que hace.

Ya todo estaba bien hasta ahí, pero aparece Santiago Otero Ramos y le suma más talento componiendo al bancario que se termina sumando a la banda. Federico Coates un jugador de toda la cancha como siempre dúctil…camaleónico al servicio del dinamismo de la historia. Quisiera mencionar a todos porque de verdad son hermosos, talentosos cantantes y músicos: Maria Armellin, Mariana Carnovali, Violeta Videla, Mariela Passeri, Federico Yerzanian, Maximo Meyer, Nicolas Muñoz, Mariano Cantarini, Roberto Catarineu y Donna Lunadei como Ivanka. Tocan guitarras, violines, acordeones, contrabajos, banjos y baterías. 👏🏻👏🏻

Todo parece sencillo, pero menuda tarea tuvo Julio Panno para lograr que todo funcione como engranaje de reloj antiguo.

Habiendo visto Camarera y su escenografía, no se cómo hace esta gente para armar un barrio de Dublín en el mismo lugar donde escasos minutos antes hay una cafetería. Mis respetos a todos los rubros técnicos…impecables.

Después de una hora, me imaginaba que, muy a mi pesar, el final se iba acercando. La pareja va hacia los acantilados, se viene la propuesta y la respuesta de ella…en checo. Flaco, si conocieras el idioma no estaríamos acá pensando en el final abierto!!! Todos leímos lo que dijo ella…menos vos…una pena que la vida no venga con subtítulos. 🤷🏻‍♀️

Cómo tiene que ser, los finales de los musicales son con una bella canción que nos deja un hermoso sabor en boca…ese sabor que significa “en breve vuelvo 😁”.

Se recomiendo mucho asistir un viernes, sábado o domingo a disfrutar de esta gran historia que podría ser la consagración de Eliseo y Paula…son absolutamente geniales.

María, silbando…quiero el disco!!!

Página siguiente »