Los tiempos cambian…el tiempo pasa. Quien era una nena chiquita a la que le gustaba cantar, hija de una compañera de trabajo, de pronto te manda un mensaje diciendo “Voy a trabajar en una obra de teatro…venís?”. Y obviamente fui…y gracias a la recomendación de Sofi me encontré con esta hermosa reposición de “El príncipe de los puentes” en Scalabrini Ortiz 326, el lugar de Nico Pérez Costa. 💜

El príncipe de los puentes es un canto a lo invisible…a eso que nos rodea y de tanto abundar, quizás, se transforma en invisible: los cartoneros, el mundo del cartón, viven de lo que otros tiran como basura y para ellos es trabajo, es comida…es vida.

Matías dice somos materia de sueños haciéndose realidad. Matías se cansa de empujar carro ajeno, sueña y comparte el sueño. Primero la Flaca, luego Flee, el Facha, Oxi, Pitu, Paloma, Albergue…todos al son de los tachos y las latas haciendo música…el primer musical de los cartoneros.

Es un musical que huele a deseo de superación y sabe a libertad. Es algo rústico al tacto al principio…suavizándose naturalmente luego. Nos trae música que es luz. Permea a través de todos los sentidos hasta explotarnos en el pecho.

Con el recurso de la afinación de sus voces, ese elenco homogéneo nos comparte sueños y deseos y nos hace cómplices. No vamos a salir iguales luego de verlos…y vernos.

Y si hablamos de talentos, quizás también se deba habla de poderes: son inmortales luego de vencer a la Parka. Confieso que esa fue mi escena favorita.

Nos trajimos una tarea para la casa: recomendar la obra a 5 personas. Ya lo hice…me quedé con otra tarea: no olvidar, abrir bien los ojos y mirar a mi alrededor.

Agradezco a quien haya escrito el libro…una pluma amorosa que nos acomoda en esta realidad con la que a diario convivimos y, dentro de lo posible, evitamos.

No me traje flyer, no me sé los nombres de todos. Recuerdo a Walter Valli, Solana Gomez, Sofia Alonso, Jimena Durante, Fabián Roetto. Todos son geniales, hacen un gran trabajo con mucho respeto.

Voy a volver, quiero reparar en todos los detalles.

Maria, materia de sueño haciéndose realidad 💜