Conseguí entradas y fui a ver Estrella. Un Juan Pablo Geretto auténtico. Madurado en el mejor ambiente, El Camarín de las Musas, mixtura fina de las mejores cepas…excelente bouquet que se conserva aún pasada la cata. Quizás alguien recuerda “Cómo quien oye llover” o “Yo amo a mi maestra normal”, otras grandes producciones que tranquilamente podrían incluir a “Estrella, el aire sale, el aire entra” en la exclusiva colección de grandes cosechas.

Un escenario vacío…unas naranjas en el piso…luces y el libro del mismo Geretto completan la escena.

Estrella es una vendedora de Avon casi como cualquiera. Acerca el catálogo, cuenta las virtudes de los productos y así como sin querer empieza a contar postales de su vida…un sinfín de subes y bajas que nos llevan de la risa a la lágrima…un poco por empatía y otro por memoria personal.

Ese es justamente el fuerte de esta obra y las anteriores…la emoción como combustible y mapa para realizar el viaje.

Solo de una observación exhaustiva puede salir esta respetuosa composición de Estrella…la sentí persona más que personaje y la amé desde su sinceridad. Solamente él puede hacer que me emocione al verlo oler una naranja y bailar una versión algo tropicalizada del bolero de Ravel, recordando Los unos y los otros 💜.

Claramente será un momento para recordar. Un suspiro…aire que entra…aire que sale…pero algo deja. Aplausos a Estrella y ya sin peluca aplausos dobles a Juan Pablo Geretto.

Recomiendo que se peguen una vuelta por Mario Bravo al 900 (casi Córdoba), coman algo rico y disfruten de cualquiera de las obras de la cartelera del Camarín..,no fallan jamás!!

Maria, con ganas de pasar por Avon… 😁