No se por dónde empezar…todo llevaría a la misma conclusión: El río en mi tiene la dosis esperada de calidad en libro, actuaciones y todos los rubros técnicos y es una de las obras coleccionables de la temporada.

Francisco Lumerman eligió las palabras exactas para el libro y a los actores perfectos para llevarlo al escenario. Claudio Da Passano, Mercedes Docampo, Malena Figó y Elena Petraglia armando un sólido dream team que le pone el cuerpo para hacernos vivir un poco esa historia.

Malena Figó y Elena Petraglia merecen un párrafo aparte. Madre e hija dentro y fuera del escenario, química de actrices que, se adivina, disfrutan este trabajo juntas. Que talentosas son!!! Grandes actrices. Emoción contenida de mi parte hasta el final. Sin pretender ser abolicionista…acaso el ser humano no merece una justicia de tipo privada? Aunque sea en el pequeño ámbito de una obra de teatro, esas 2 mujeres merecían una reparación ante tanto abandono y olvido.

Claudio Da Passano aparece para darle sentido y acomodar cada parte de la historia con ese inconfundible estilo de los actores que saben lo que hacen.

Mercedes Docampo fue la sorpresa de la noche para mi. Con guitarra al principio y a puro texto luego, pisa fuerte el escenario, haciéndose escuchar, completando el cuento.

Escenografía, música, luces y demás rubros técnicos impecables. Entrar a detalle del vestuario me podría llevar otro post tan largo como éste…resumo felicitando al grosso de Rodrigo Gonzalez Garrillo.

Claramente no puedo contar la historia, deben ir conociéndola como lo hice yo…de a poco…de a sorbitos un domingo cualquiera en el teatro Moscú. Les aseguro que saldrán colmados, pipones de buen teatro.

María, feliz luego de la post función 💜