Finalmente, después de muchas semanas de planearlo, anoche fui a ver Próximo a Timbre 4.

Según la Real Academia española Próximo quiere decir “Cercano, que dista poco en el espacio o en el tiempo”. En épocas de redes sociales esa cercanía, se relativiza un poco.

Es la historia de 2 personas que mantienen un vínculo 100% virtual. Chatean, se ven desde las cámaras de sus celulares o notebooks, hablan por teléfono y hacen video llamadas. Un argentino y un español.  A miles de kms de a ratos…a un palmo en otros. Ni esa distancia es geográfica ni el silencio es incomunicación.

De alguna manera sienten que se conocen y que el vínculo existe…por momentos. La realidad de no saberse el olor y la textura de la piel es un choque real que a mi me provocó llorar. Esa necesidad de Pablo y Elián me hizo sentir el dolor de tocar el monitor y que siga siendo un monitor. En medio de sus propias soledades que mejor que ilusionarse con un antídoto tan natural como la compañía.

Un par de décadas atrás esto sería una sucesión de misivas y fotos…hoy se resuelve online desde una pantalla…pero…cuán real puede ser? La respuesta es tan personal como espectadores vean la obra.

Un genial Claudio Tolcachir pensó esta historia a la que Lautaro Perotti, el Marito de los Coleman y Santi Marín, debut para mi, le ponen cuerpo y alma. Todo está bien ahí: la sala es cómoda y se ve desde todos los ángulos, el vestuario, las luces, escenografía y música son impecables. Nos sitúan en una historia, nos hacen testigos…y de pronto nos animan a pensar un final. Al salir imaginé uno…esta mañana otro…y estoy segura que mañana se me ocurrirá otra variante. Es justo y necesario ese final…de cada uno de nosotros depende.

Imposible no sentir empatía en, al menos, una escena. (Recordé aquellos almuerzos de domingo a 7 mil kilómetros de casa con una notebook sobre la mesa, viendo las caritas que amo del otro lado, tratando de hacerme sentir cerca…y me emocioné muchísimo). Afortunada como suelo ser, a la salida pude darles a Lautaro y Santi el abrazo que yo misma necesité durante la obra.

Gracias Cinthia por recordarme que debía ir a verla…sos la mejor…gracias por tanto.

María, agendando una próxima función…son de las cosas dignas de repetir.

DF7VyfZXcAENwJ3