Desde hace unas semanas espero con ansias este lunes. Flamenco en el Centro Cultural Sábato.

Debut para mi en ese lugar, sé que me pondré al día con la cartelera.

Quisiera definir el espectáculo de Laura Azcurra y Mariana Astutti en pocas palabras…pero no puedo. Y en muchas creo que tampoco. Fueron una experiencia…eso fueron entre tantas cosas más.

Estas 2 muchachas se adueñaron del lugar, se mimetizaron y fueron el mismo todo. Fueron acecho y fueron conquista. Fueron provocación y fueron respuesta. Fueron un ave y fueron felinas. Fueron torero y fueron toro. Fueron lluvia y fueron aire. Fueron temblor de tierra y temblor de sangre. Fueron risa y fueron pasión. Fueron respeto y fueron desparpajo. Fueron sudor y fueron lágrimas. Fueron ritmo y fueron caos. Fueron 2 y fueron 1. Fueron fuego imposible…hicieron sombra…sombra una de la otra…sombra de ambas.

Caza tacón en la madera sonó a latido cómplice que encontró debajo del escenario el eco de lo qué pasó arriba.

Hubo música y luces y silencio y oscuridad. Hubo identidad y mixtura. Hubo Iberia y Río de la Plata. Hubo una sala llena…queda un lunes más para adentrarse en ellas.

Me quedo con un muy lindo recuerdo de lunes…deseando se repita.

Maria, escuchando cierto repiqueteo aún…