Se dice que del fondo de la olla solo sabe la cuchara…pero cuán entretenidoas suele ser esas versiones libres.

La crónica de espectáculos se vio mezclada con las noticias policiales aquel 29 de Noviembre de 1981. La famosa actriz Natalie Wood se cayó del barco “Splendor” cerca de la isla de Santa Catalina, en las costas de California.

Imaginen los programas de espectáculos de la época. Decenas de hipótesis y conjeturas. Que fue el marido. Que fue la hermana. Que estaba ebria y se lanzó a nadar. Que el amigo de la familia. Que un desconocido. Que un suicidio. Finalmente el caso se caratuló como “suicidio”.

3 décadas después el genio de Santiago Loza se anima a esbozar una teoría más…usando aquellos mismos personajes y sus circunstancias, situando la acción en nuestro delta.

El libro tiene momentos hilarantes. La escenografía de Gustavo Di Sarro y las luces de Agnese Lozupone hacen el marco perfecto para que Valeria Lois deslumbre una vez más con su talento y Patricio Aramburu crezca conforme pasan los minutos. Ambos actores me parecen de lo mejor de ese hermoso teatro “off” del que tanto debemos enorgullecernos. Brillan en cada cosa que hacen. Completan el cuarteto una revelación para mi: Moro Anhileri y un muy correcto Eddy García.

Si esto fuera un caso del detective Columbo, el director montó algo más que una duda razonable, y nosotros…el público, como jurado daríamos un veredicto unánime: guilty en la acusación de asociación ilícita para hacernos pasar una noche de lo más entretenida.

Recomiendo que visiten ese bello lugar…el Espacio Callejón que nos tiene acostumbrados a tan lindos momentos.

María, finde largo de carnaval…

esplendor-4606

Anuncios