Casi como en la realidad…estas 2 personas van jugando diferentes escenas en diferentes épocas…en diferentes vidas.

No tienen nombres…por momentos ella es la Cautiva y él es simplemente el hombre…aunque lo supieron llamar extranjero a la vera de la vía por donde a veces pasa el tren.

No sabemos donde están, puede ser La Pampa, una ciudad, un pueblo…el mundo. El, ella…el amor. Ese trío perfecto deambula…inseparable. Me pareció una bella canción a eso…al amor…sin inicio…sin fin…simplemente eterno…sin pasado ni futuro ni presente.

El diseño todo de la obra es atípico…ideal para desafiarnos los Domingos a las 19.00 en el Teatro Payró.

Bellas actuaciones de Moyra Agrelo y Enzo Ordeig…que parecen uno solo en algún minuto…y luego lucen como cautivos uno del otro. Vayan y me cuentan…no se puede explicar con simples palabras…

María, cautiva…un poco…

Anuncios