Cierto refrán dice ‘de poeta y de loco todos tenemos un poco‘. Pues que de locas todas también tenemos un poco.

Las hay de todo tipo…en esta obra compartimos un rato con la de atar, la de amor, y la de mierda. Cinthia Guerra, Paloma Lipovetzky, Julia Montiliengo y Macarena Trigo se han puesto a cuestas a estos hermosos personajes con tanto amor, que las han hecho queribles. Un Matias Labadens como personaje masculino que, desde la vereda de enfrente, puede tranquilamente oficiar de guía en este laberinto en que las muchachas se mueven. Un texto impecable, mezclado con canciones que parecían compuestas con el único objetivo de musicalizar la obra.

Todas las palabras tienen un significado en el diccionario…pero hay cosas que no se explican así. Mirarse al espejo, ver una mueca que no conocíamos naciendo desde la comisura, quizás nos lleve el día, intentando explicar lo que resumiendo sera un ‘soy feliz’. Y habiendo tantos tipos de felicidad la tarea quizás sea eterna.

En un momento se desliza un ‘no es lo mismo la felicidad de los aeropuertos que la felicidad de los helados‘. Si creés que eso es verdad y que la definición del diccionario al respecto (Felicidad: estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien) se queda corta, andá el Viernes a las 21.00 al Espacio Polonia y pasá un lindo momento viendo buen teatro.

María, disfrutando de una especie de felicidad de Domingo… 🙂

Anuncios