En español, italiano o inglés…la idea es la misma.

Volver casa, además de permitirme despertarme en mi cama y hacer llamadas locales para escuchar voces que se extrañan, permite ver obras de teatro que hacen bien al alma. Grandes aventuras que transcurren en una escenario de un lugar acogedor.

Tuve la buena fortuna de haberla visto varias veces y permítanme decir que quizás el libro sea el mismo, pero la obra nunca fue igual…fue creciendo de función en función.

Una voz en off nos adelanta una historia fragmentada, incompleta…partes de relatos y fotos que dan cuenta de lo que pasó con las 3 cooperantes de O.P.A. (Organización platense por Africa).

Corría el 2005 y al campamento donde vivía Norita y Jenifer llega la larga Lily Troper. Llega rodeada por un halo de misterio, con su cabeza envuelta en un original pañuelo africano (gracias, gracias, gracias). Producto del shock llega hablando lengua extranjera, pero gracias al trabajo de la Licenciada en Comunicación Social (cuando la vean recordarán a aquella Princesa de Relaciones Públicas que comía galletitas Maná) pronto irá recobrando los recuerdos de sus orígenes. Es como cine de aventura…pero en completo y absoluto 3D. 🙂

Como en toda historia…todo se desarrollaba con cierta normalidad hasta que…

Aprovechen que las tienen un sábado más en el  Espacio Polonia y vayan a ver por sus propios medios como termina el cuento. Todo el lindo en ese lugar…y la obra ni les cuento: libro, actuaciones, luces, escenografía y música :).

María, volviendo a los buenos hábitos.

Imagen

Anuncios