Por amor a Sandro Domingo, May 20 2012 

Normalmente, cuando tengo ganas de escuchar una canción, busco el disco y la escucho. Gracias a la generosidad infinita de Nati Cociuffo, cuando tengo ganas de escucharla cantar…además de tener las canciones de Natural, me llego al teatro y la disfruto en Por amor a Sandro.

Linda tarde de Domingo…lluvioso…gris…de las que dan ganas de salir a hacer cosas (a mi al menos). Qué lindo ir al teatro a la tarde!!!

Esta vez el público fue heterogéneo…había nenas…pero también público en general.

Aparece Alicia una tarde de lluvia y su recuerdo del inicio de la historia nos lleva a un estudio de TV donde quien sería luego Sandro de América daba sus primeros pasos. La pasión nació en ese minuto y no se terminó nunca.

Las 4 (cuatro) décadas que transcurren sobre el escenario están plagadas de emoción y humor. Nos permitimos recordar, añorar y nos divierte. Y me animo a usar el plural porque mirando alrededor me doy cuenta que no soy la única.

Cociuffo, Samartín y Gimenez son los protagonistas pero todo el elenco tiene su momento de lucimiento…todos se ganan el aplauso de final. Aplauso que obliga a un plus para sacarnos el sabor amargo de lo que podría ser considerado el final de la historia.

Perdí la cuenta de las veces que la vi…de la misma manera que ya no recuerdo las veces que escuché una canción que me gusta mucho. Seguiré yendo…cada vez que pueda estaré disfrutando del enorme talento que allí se despliega. Innegable sentir que Fernando Samartín ES Sandro…quizás eso sea lo primero que surge como comentario…pero enseguida se reconoce que Natalia Cociuffo compone a una Alicia impecable que muta sobre el escenario…desde una adolescente tímida a una muchacha sexagenaria…especial siempre…

Un placer para terminar el finde de la mejor manera…

María, por ese palpitar que tiene tu mirar…

Anuncios

Lejos, Lontano, Faraway 2012 Domingo, May 20 2012 

En español, italiano o inglés…la idea es la misma.

Volver casa, además de permitirme despertarme en mi cama y hacer llamadas locales para escuchar voces que se extrañan, permite ver obras de teatro que hacen bien al alma. Grandes aventuras que transcurren en una escenario de un lugar acogedor.

Tuve la buena fortuna de haberla visto varias veces y permítanme decir que quizás el libro sea el mismo, pero la obra nunca fue igual…fue creciendo de función en función.

Una voz en off nos adelanta una historia fragmentada, incompleta…partes de relatos y fotos que dan cuenta de lo que pasó con las 3 cooperantes de O.P.A. (Organización platense por Africa).

Corría el 2005 y al campamento donde vivía Norita y Jenifer llega la larga Lily Troper. Llega rodeada por un halo de misterio, con su cabeza envuelta en un original pañuelo africano (gracias, gracias, gracias). Producto del shock llega hablando lengua extranjera, pero gracias al trabajo de la Licenciada en Comunicación Social (cuando la vean recordarán a aquella Princesa de Relaciones Públicas que comía galletitas Maná) pronto irá recobrando los recuerdos de sus orígenes. Es como cine de aventura…pero en completo y absoluto 3D. 🙂

Como en toda historia…todo se desarrollaba con cierta normalidad hasta que…

Aprovechen que las tienen un sábado más en el  Espacio Polonia y vayan a ver por sus propios medios como termina el cuento. Todo el lindo en ese lugar…y la obra ni les cuento: libro, actuaciones, luces, escenografía y música :).

María, volviendo a los buenos hábitos.

Imagen