Nada en Apuntes para volverse a ver es lineal. La historia sale disparada como si siguiera imaginarios puntos cardinales.

Un rencuentro no planeado…obligados por la muerte de Babila, Ana, Consuelo y Eduardo llegan a la casa donde pasaron su infancia. Se encuentran con Julio y la historia que dejaron atrás al irse a la ciudad.

La llegada de Rubén, vecino de Julio, casado con Marta, da un viro a la historia enriqueciéndola de una manera asombrosa. Su participación trae al presente los códigos de allá lejos y hace tiempo. Se palpan las diferencias…los que se fueron…los que se quedaron. Los que mantienen vívido los recuerdos y los que han olvidado los vestidos o los colores.

Elenco surtido: Lorena Barutta, directora de Lamérica, Alejandro Lifschitz, aquel entrañable sujeto de ‘El peor de los públicos’, la ductilidad de Nadia Marchione, la de Marta, Guardapolvos y algo que viene pronto, Agustin Scalise, primera vez que lo veo actuar, componiendo a un querible Julio y el señor Isidoro Tolcachir aportándole a la obra la magia que hace el quiebre y la transforma.

Si alguien se quedó con las ganas el año pasado…pues vaya ahora y me cuenta. Las tardecitas de los Domingos en Boedo se van a transformar luego de verlos en escena. Doy fe.

María, cuenta regresiva…

Anuncios