Conservo, o intento al menos conservar, algunas tradiciones. Los aniversarios…o los cumple mes…y a partir de ahora…los cumple semanas. Como es sabido…hoy Viernes 27/01 se cumplió una semana del estreno de ‘Por amor a Sandro’…y no me quise perder semejante festejo…y lo bien que hice.

Un par de filas más atrás que las veces anteriores para poder ver la panorámica. Descubrí cosas que se me habían escapado otrora. Sin ellas el show era impecable…imaginen ahora!!!!

Me encontré en la historia de una manera que no me había dado cuenta antes. Durante la crisis en 2002 el destino me llevó a Santiago de Chile. Al cabo de unos días encontramos una restaurante/bar/parrilla donde Miguel, el número vivo del salón, cantaba mientras le entrábamos a las achuras. El repertorio era latino romántico. Cuando supo que éramos argentinas, cada noche nos deleitaba con alguna de Sandro. En el primer viaje, al pedir que me envíen lo que me había olvidado en la pequeña mudanza o lo que simplemente extrañaba, pedí el disco de Grandes éxitos de Sandro…escuchar sus canciones con tanto amor y respeto por parte de este inolvidable cantante nos dieron ganas de tener ese disco. Sandro formó parte de mi historia en esa época…debe ser por eso que ahora de a poco la obra se va metiendo adentro y se le va tomando el mismo cariño…indudablemente va a formar parte de mi vida de esta época.

Algo que descubrí con la obra es que esas canciones también pueden ser cantadas por una mujer. Bah…no se si por cualquier mujer…doy fe que Natalia Cociuffo puede…y le salen geniales. Situación flipante se podría decir. 😉

Qué lindo guiño el de escuchar a Lito Nebbia mostrando a Sandro ese tema que dice estoy muy solo acá en este mundo abandonado. Y La balsa ser recuerda hasta hoy. Estar por un ratito en La Cueva de Pasarotus con de nada sirve…escaparse de uno mismo… en la voz de Moris es un bonus track que no tiene precio.

Volví a emocionarme cuando Antonio canta te quiero…y ya nada importa…la vida lo ha dictado así…si quieres, yo te doy el mundo…pero no me pidas que no te ame así mientras Alicia grita su amor por el Gitano. Qué escena romántica!!!! Y el público lo entiende así, valora su amor incondicional y terrenal y lo trata como a un héroe…nos ponemos de su lado en los momentos críticos y nos emocionamos con su capacidad de comprender a la mujer que ama.

Dicen que con la repetición se logra la perfección…o lo que casi sería lo mismo…la semana de funciones hizo crecer la obra de una manera increíble. Un cambio que hizo que el final sea una fiesta. Un placer ver a las nenas acercarse al escenario y obligar a hacer un bis en una obra de teatro que tiene un libro. No creo haber presenciado eso nunca. Se está haciendo historia…dan ganas de volver periódicamente para ser testigo de tales mutaciones. 🙂

Suelo ser intuitiva…intuyo que voy a volver. Fernando Samartin, Natalia Cociuffo y elenco están dando lo mejor de si cada día…y por su tremenda capacidad intuyo también que la obra seguirá mejorando.

Indefectiblemente el final llegará…está escrito y sabemos lo que sucede…pero la magia vuelve a la vida al ídolo y dibuja sonrisas en rostros que lloraron su partida. Me consta…y eso es bueno.

Esto recién comienza…el mito está creciendo…la historia se está escribiendo…acérquense al teatro y escribamos juntos el futuro. Si la pluma fuese mía, habría más de todo…pero así como el 2 y el 1000 están a la misma distancia del infinito, se le podrían agregar un par de horas a la historia…pero igual saldríamos con ganas de más…con ganas de un poco más de lo bueno…público insaciable, vió? 😉

María, no digo nada…pero…VOY A VOLVER!!!!
P/D: otra cosa que se va mejorando es la compañía…de lujo esta noche…:)

Anuncios