Toda fecha histórica relatada en un libro de estudio, seguramente tiene miles de historias personales…para cada uno es diferente…a cada quien le tocó estar en un lugar y vivirla de alguna manera particular.

Hoy fui al teatro Payró a ver Pic Nic 1955, una historia que transcurre el 16 de junio de 1955, aquel día en que comandos militares, queriendo atacar a Perón, terminaron provocando más de 300 muertes y 2000 heridos. La fecha es recordada como el día de los bombardeos…desde las invasiones inglesas que no pasaba.

La obra empieza a las 21.00…dan sala unos minutos antes y les aconsejo llegar temprano para disfrutar de lo que hace una pareja en el fondo del escenario. No voy a adelantar nada…se los recomiendo…son muy buenos.

Cumplida la hora, se apagan las luces. Estoy mejor de mi claustrofobia, me senté al lado del cartel de ‘Salida’…pero me mantuve relajada y no reparé en la oscuridad reinante. Buena señal!!!

Empieza la obra, un grupo de empleados de un frigorífico se prestan a participar de un pic nic. Nada raro. Milanesas en sándwiches, buñuelos de arroz y verduras, vino en damajuana y soda y de postre naranjas. Hay música, football, poesía, charlas sobre el radioteatro, siesta y de pronto todo se vuelve oscuro, helado y la salida con amigos pasa a formar parte de nuestra historia.

Intensa diría si tuviera que usar una sola palabra. Efectiva sería si de transmitir sensaciones se trata. Recomendable si se me permite.

Dura poco más de una hora, pero no piense que a las 22.30 se puede ir a cenar. Esa intensidad de la que hablo se queda un poco más de ese tiempo adentro de uno. La llevamos. Mientras volvía a casa la contaba y se me seguían cayendo mocos y lágrimas y lo que al principio me dejó sin palabras, se fue transformando de a poco en necesidad de hablar usando frases cortas.

Se que voy a volver…es una muy interesando manera de abrirnos un libro de historia y mostrarnos una página no bonita.

Muy buen trabajo de Sol Beaux, Pablo Bocanera, Juan Carrasco, Mariana Ciolfi, Antonia De Michelis, Valentina Díaz Díaz, Laura Fontenla, Ricardo Lista, Javier Maestro, Marisa Nuñez, Isadora Plateroti, Nacho Salerno, Andrea Marina Villamayor, Natalia Villena y Nehuen Zapata actuando el libro de Diego Kogan y Solana Landaburu.

Que alguien diga El calor, como una ropa invisible, dan ganas de quitárselo y recordar al gran Fernando Pessoa o escuchar En el rancho de e’ la cambicha y pensar en Mario Millán Medina son puros bonus tracks de la obra que es bella por si misma.

No creo que sea necesario comentar lo impecable de los diálogos, lo ideal de los personajes y lo bien que se cuidan los detalles de la historia…no preciso convencerlos…adivino que en este momento están entrando a PlateaNet para conseguir entradas para las últimas 4 funciones del año.

María, disfrutando del finde…

Anuncios