Me enteré de una nueva obra en Timbre 4 y, como siempre, saqué entradas y fui. El título me hizo recordar a Borges, memoria de un gesto…pero no, nada que ver.

Se trata de una nueva pieza de Melisa Hermida. Un delirio difícil de contar pero de los que hacen reir.

Un grupo de agentes que llevan a cabo sus misiones durante la guerra fría, en esa época en que los soviéticos pedían ayuda a los norteamericanos para escapar. En este caso un campeón olímpico de patinaje sobre hielo pide un salvoconducto a Washington a un jefe que habla con un tal John que tiene por esposa a una tal Jackie. 😉

Hilarantes escenas de campo con la pareja de agentes que actúan sus misiones. Pareja en la ficción, Uta no está casada…de hecho su última asignación como contacto del atleta ruso es lo que se puede decir que desencadena la escena final…la última escena que permanece en la memoria de la persona que relata el suceso.

Mi memoria es mala…eso ya lo sabemos. Gran parte de la obra intenté adivinar quien estaba detrás de las vendas y la peluca. Era una voz conocida…mas no sabía de donde. Hasta que al final, sin el maquillaje, dije Marta!!! Y si…el universo podrá ser infinito, pero siempre en algún lugar aparece una Marta. 🙂

Disfruté mucho de las escenas de patinaje. Qué coordinación…qué arte…qué talento!!

Coincido con el tema de la lana…pica…ya no se debería estar entre los elementos para las misiones.

Mario Bodega, Inés Cejas, Tulio Gómez Álzaga, Magdalena Grondona, Fabián Ruiz Verlini, Fernando Sala y Ana Scannapieco en este delirio de Sábado casi medianoche.

María, estuve sentada junto a Superman!!! (Comentario entendido solo por algunos)

Anuncios