Siempre es bueno ir al Espacio Callejón.

Una hora de una historia sencilla entre padre e hijo. No se ve un vínculo, no son cercanos ni lo fueron…pero hacen su mejor esfuerzo al intentarlo. El padre vive en el interior y se traslada a la ciudad a visitar a su hijo. Van al zoológico, vuelven a la casa, intentan dormir y hablan. Planteada así parecería una obra pequeña…y quizás el tema lo sea…pero está tan bien resuelta que da gusto.

A la estrechez del departamento se le suma la incomodidad y solamente queda espacio para una muchacha que vive en la heladera. Nada se sabe de ella…estaba ahí cuando el joven se mudó.

No hay mucho más para contar, simplemente pedir que vayan y se dejen atrapar por esa jaula y los animales que la pueblan.

Me gustó mucho el trabajo de Martín Shanly…lo había visto en otra obra…pero ahora le conocí la voz. Lo acompañan Ricardo Félix y Valeria Roldán.

María, Viernes!!!!!!!

Anuncios