Me pasa que a veces conozco alguna historia y me dan ganas de ir al lugar…y a veces estoy en un lugar y me pregunto por su historia.

Respecto de las salas de teatro, su ubicación, estilo y estética, siempre supuse que hay una historia detrás. De algunos las fui conociendo…y hoy conocí una más.

En el marco del evento ‘Festiva Escena 2011’, esta tarde fui a ver una obra que cuenta, desde el piso de arriba, la historia del ‘Elefante Club de teatro’.

Una pareja que trabajan en una empresa de mudanzas ven como se transforma la ferretería de la planta baja en algo que no se puede llamar teatro porque la gente va vestida así nomás. Además, eso no es trabajo…trabajo es levantarse a acarrear muebles a las 8.00. Eso no lo digo yo…lo dice Víctor, el personaje interpretado por Ezequiel Gelbaum al referirse al génesis del espacio cultural.

Desde la ventana escuchaban parte de los diálogos y se imaginaban como eran las historias, hasta que un día consiguieron los programas y los leyeron. Contaron de la madre que todos los Martes llamaba a Laurita y hablaba con el hijo mudo. Es la obra que vi el Martes pasado: He nacido para verte sonreír!!!

Me gustó conocer la historia…y me dieron ganas de ver las otras obras que ellos escuchan desde la ventana. Seguramente voy a volver a verlas…

María, fin de finde…

Anuncios