Noche mágica!!! No, no estoy recordando la canción del mundial ’90…es que estuve en Hebraica hasta hace un rato disfrutando del show que dio Elena Roger a beneficio del programa de asistencia médica del Hospital Británico para pueblos originarios.

Emocionante de inicio a fin, desde las imágenes de los 10 años de trabajo en Salta hasta la ovación con el público de pié.

Fue un recital mágico…pero diferente. Claramente en la platea no se veía el típico público que vamos a recitales de Elena. Eran señores formales de traje, acompañados por sus esposas vestidas para la ocasión. Por las reacciones y los comentarios podría aventurar que era la primera vez que la oían cantar. Seguramente sabían de ella…pero no la habían visto sobre el escenario. Esos señores formales de traje no podían esperar a que terminara la canción para aplaudir…y apenas empezada la siguiente pasaba lo mismo.

Habiendo compartido una media docena de canciones, apareció una que nunca falla: Mi Sei Scopiatto. Con los últimos acordes hay una cosecha de aplausos que ya no decae. Para mi sorpresa, estos señores de traje, corbata y formalidad, aplaudieron muchísimo ‘Himno de mi corazón’, ‘D.L.G.’, ‘Mariel y el capitán’ y ‘Las cosas tiene movimiento’. Y ni hablar cuando vinieron ‘You must love me’ y ‘Don’t cry for mi Argentina’.

Muy lindo momento cuando apareció Diego Reinhold. Recordé aquella noche lluviosa en Madrid cuando fui a ver Piaf…y él también!!!! (Si, si, el año pasado me desvié unos 3731 kilómetros de mi ruta de vacaciones para poder ver Piaf con público español. Inolvidable!!!!!!!!!!)

Y después de los agradecimientos de los titulares de la fundación y de Lucy, enfermera que pidió que sigamos ayudando, el gran final con otra que tampoco nunca falla: Non, je ne regrette rien. Y como buenos insaciables que somos…insistimos y conseguimos ‘Yo vengo a ofrecer mi corazón’…y se fueron porque mañana tienen otro recital…sino…si por el público fuera…todavía estábamos ahí pidiendo y recibiendo.

Esta noche será inolvidable…como todas. Brillante Javier López del Carril, por quien temo un día de estos se agarre una tendinitis por tocar tan bien las cuerdas. No son movimientos normales para cualquier humano normal…sus dedos hacen hablar a las guitarras…y no miento…pasen un día y escúchenlo hacer ‘Barro tal vez’ y después me cuentan…

El recital terminó…pero se puede seguir ayudando. Con $20 se viste a un recién nacido, con $30 se cubre un tratamiento antiparasitario, con $90 le damos ácido fólico a una embarazada, y con $250000 se compra una ambulancia apta para la zona rural…está en nosotros…todo está en nuestras manos.

Ahora a descansar…el finde recién empieza y tengo programa para rato todavía.

María, escuchando el disco entero de Mina, che cosa sei…es taaaan bueno…
P/D. Mi agradecimiento a Maria Paula Cellone que hizo que haya podido estar ahí 🙂

Escuchar canción

Anuncios