He visto varias adaptaciones de La Gaviota de Chejov…la puesta de Daniel Veronese que sube al escenario en el San Martín con el nombre de ‘Los hijos de han dormido’ es una de las más deliciosas. Gran elenco al servicio de una obra que transforma el clásico, pero conserva su esencia.

Antes que aparezca la pregunta: mi favorita siempre es Nina…y esta vez también. Gran trabajo de María Figueras que me emocionó y me llevó al borde de las lágrimas en el final. Me gustó tanto que la recomendé y a los pocos días fueron amigos y todos coincidimos en que es una muy buena opción para el invierno porteño.

Hacía poco había visto a María Onetto y Fernán Mirás haciendo ‘Un dios salvaje’…y un par de semanas después en las pieles de Irina Nikolaevna Arkadina y Konstantin Gavrilovich Treplev. (Perdón a mi maestra de lenguas si no eran así los nombres). (Al leer esta obra supe lo de los apellidos rusos…que cambian de femenino a masculino…Irina era Trepleva por matrimonio y su marido e hijo Treplev).

Obra sin buenos ni malos…simplemente historias de amores y deseos no correspondidos: Nina deseando a un escritor al que admira, el escritor deseoso de sentir como un hombre común, Mascha enamorada de Konstantin, Polina del médico, Semión de Mascha.

A no marearse con los nombres…los escribí solamente para presumir. La obra pareciera haber sido escrita ayer para que transcurriera en la casa de uno.

No dejen que el frío los prive del privilegio de ir al teatro. Muy buen trabajo de todo el elenco: Claudio Da Passano, Maria Figueras, Berta Gagliano, Ana Garibaldi, Fernán Mirás, Osmar Nuñez, María Onetto, Carlos Portaluppi, Roly Serrano, Marcelo Subiotto

María, con ganas de volver al teatro…

Anuncios