Gracias a la invitación de Marisol Cambre…y después de mucho tiempo…volví a Andamio ’90. El lugar conserva la magia de siempre…con algunos agregados que, para mi gusto, lo mejoran. La espera tiene buena música de fondo…y eso suma. Puntualmente a las 23.00 dieron sala. Otro punto a favor.

Mabel, un ama de casa deprimida y medicada se sienta a punto de colapsar. Lleva 2 años de terapia, desde que una tragedia familiar casi la detuviera en el tiempo. Como cada día que no va a terapia, llama a su psiquiatra…y este vez recibe una instrucción que sigue al pie de la letra: durante una semana, cuando te sientas encerrada en tu vida, salí y hacé algo que te haga feliz.

Complicado equilibro ese de ‘hacer lo que te haga feliz’. Es como permitirse el siempre añorado ‘día de furia’. La posibilidad de hacer cualquier cosa en pos del momento de felicidad…sin pensar en consecuencias ni el culpa. Culpa y consecuencias…filtro que nos suele detener.

Tal es el caso de Mabel…que…por indicación médica…se suelta. 2 días en los que, cada vez que algo en su cabeza hace ‘click’…toma las llaves, sale de la casa y vuelve con una sonrisa en la cara…con la satisfacción de quien hizo algo que le provoca placer.

¿Qué pasa cuando esas acciones dejan de ser inocentadas?

Si quiere ver como sigue…vayan a Paraná 660 y sea testigo de como Mabel logra momentos de felicidad…que a veces vienen reñidos con otras cuestiones.

Esta familia ‘casi tipo’ está formada por Mabel, poco más de 50 años, Beto, su marido que trabaja todo el día en su panadería, su padre que a veces no la reconoce y recuerda siempre una misma historia, un hijo que propone seguir el negocio familiar y decide abrir la panadería de noche, una hija un poco tímida…que no sabe qué espera de la vida y el hijo menor algo especial que está estudiando. Cada uno vive en su propio mundo, sin aportar mucho…demandando siempre.

Algunas visitas ocasionales, circunstancias que modifican lo cotidiano y…un resultado que merece la obra de teatro.

Muy buena propuesta para los Viernes a las 23.00. La sala llena da fe de que el boca a boca funciona y los que vamos la recomendamos.

María, disfrutando el Domingo…

Anuncios