Afortunadamente en Palermo todavía hay quienes siguen transformando casas en teatros.
PH, propiedad horizontal…casa tipo chorizo para algunos.

Entramos como testigos de lo que transcurre en la casa de Roy en el día de su cumpleaños. Cuarto lleno de papeles que han servido como pañuelos para secar lágrimas.

Golpeando puertas y ventanas, irrumpiendo en la escena como en la vida de todos, aparecen Delio y su mochila…contando de sus progresos y éxitos con el arte. Éxitos relativos si se quiere…o sensaciones de éxito mejor dicho. No tiene donde vivir ni qué comer…y sueña con que alguien compre un cuadro suyo en Europa…no importa el precio…15 Euros es mucha plata acá.

Si bien Roy es el del cumpleaños y dueño de la casa, es Delio el que va imponiendo los ritmos: corta cualquier clima y asume el rol del que tiene todas las respuestas…aún antes de haber escuchado las preguntas.

Delio podría escribir frases en sobres de azúcar o quizás las ha leído todas y ahora las dice. La primera en la que reparé fue ‘Si querés hacer goles tenés que jugar al football’.

De a poco van llegando otros amigos a este cumpleaños sorpresa. Franco, hijo y nieto de cardiólogos que se pone un papel en la nariz por si le sangre. Hipocondríaco.

Mirco y Nahuel protagonistas de una dupla unida por una necesidad mutua…que casi los convierte en parientes.

5 amigos que se juntan para preparar un asado y festejar un cumpleaños podría haber dicho como primer frase…y no mentiría…pero creo que sería más acertado pensar que es una muestra de la dinámica de la amistad en estos tiempos.

Muy buen libro, actuaciones, ambientación y onda del lugar. No esperen entradas para guardar de recuerdo…le darán un palito de helado pintado. Desde ese momento en adelante…todo es original. La cocina es una cocina…y cuando van a hacer el asado suben a la terraza de verdad. Salí tentada de un asado…e hice realidad ese deseo.

PH, una obra para ir a ver. Se van a reír y van a pensar. Se verán reflejados en algún momento. No es necesario llamarse Roy, Delio, Franco, Nahuel o Mirco para sentir que eso que sienten…a veces…nos pasa a todos.

María, disfrutando de un finde brillante 🙂

Anuncios