El título de la obra dice mucho…pero no dice todo.

Sabemos el qué…mas no el como. Presentados los personajes, frío en el palacio, calefacción que no responde a la señal del control remoto. Absurdo. Ese sería el género por el que transita la historia.

El rey Berenguer I encarnado por Omar Calicchio se levanta en el mediodía de lo que sería su último día. Su médico, brujo y astrólogo sentencia su muerte junto con la de la primavera y asistimos a sus últimos minutos.

Alto nivel de actuación en todos los personajes…no hay papel pequeño…tanto el rey y la asistente se lucen por igual.

Obra montada con total desparpajo…que provoca risas donde, quizás, no debería.

Bella sala del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini.

María, disfrutando del teatro…

Anuncios