La carpintería sigue siendo uno de los lugares que siempre tiene algo para ofrecer. Esta vez le tocó al ‘Cerco de agua’.

Dos mundos conviviendo en el escenario: los que padecen la enfermedad…los que la administran. Infectados de una peste rara que les licua los órganos, sometidos a un reglamento impuesto por la casa matriz. Batas reemplazadas por algo parecido a un viejo chaleco de fuerza. Parecen más conejitos de laboratorio que pacientes curándose.

Del otro lado el médico y la administradora del lugar.

Ambas áreas claramente delimitadas por un cerco…y más allá de eso el alambre de púas…y más allá aún el cerco de agua…el agua que rodea la isla donde la acción transcurre.

Un cambio en el estado de uno de los personajes, un giro en la historia que hace aflorar sentimientos sencillos y el desenlace.

Dura una hora…me pareció menos. Lindo trabajo…personajes que inspiran ternura. Mi favorito…Laucha. 🙂

Una linda opción para los Domingos por la tarde.

María, final de finde…

Anuncios