Claro está que cualquier tema de tragedia griega puede transcurrir en un taller mecánico de Buenos Aires.

Padre, hijos, hermanos, celos y obsesiones se dan cita cada Sábado en el escenario de La carpintería. La obra lleva por nombre Retazos de la Dolce Vita.

Fuerte presencia femenina de la mano de Flor Dyszel, moviendo hilos que escriben las historias de la mayoría de los personajes.

Es el tipo de obra que no se puede contar. Decir algo sería contar una historia que está bueno ir descubriendo. Tal como su nombre lo indica, la pieza tiene algunos retazos de la inolvidable película que espero se animen a descubrir yendo un Sábado de estos a La Carpintería. No se van a arrepentir.

María, recordando la Fontana di Trevi…

Anuncios