Según la Wikipedia, el trastorno obsesivo-compulsivo (T.O.C.) es un trastorno perteneciente al grupo de los desórdenes de ansiedad.

Hay diagnósticos y tratamientos…y una obra de teatro, muy buena obra de teatro, que sitúa a 6 (seis) trastornados en la sala de espera de un famoso médico que dan rienda suelta a todas sus desórdenes.

Nos reímos como quien puede hacerlo de la desgracia ajena. Nos reímos porque sabíamos que en ese ámbito está permitido. Nos reímos porque sentimos que esos actores estaban recreando un mundo solamente para nuestro deleite.

Padecientes de tourette, aritmomanía, microfobia, palilalia, una que revisa 30 veces para estar segura que cerró la puerta y otro que no puede pisar rayas en el piso ni soporta ver las cosas asimétricamente…todos en una sala de espera del médico especialista.

El tiempo pasa, el profesional no llega, y se arma un lindo grupo para tratar de solucionar sus problemas. Cada uno trata de evitar su obsesión por 3 (tres) minutos y de apoyar al otro en el intento.

El resultado de todo es un par de horas divirtiendo a una platea COMPLETA del Multiteatro, mis ojos hinchados por tanta lágrima (sabemos que lloro cuando me río mucho) y ganas de volver a verlos en sesión.

La recomiendo…y si alguien no logra reírse, me avisa y verificamos que eso no corresponda también a algún trastorno.

Faltó una que ordene las cucharitas pegadas unas detrás de otra y era Majo sobre el escenario. 🙂

María, abriendo la puerta para asegurarme que la dejé cerrada…y volviendo a cerrar…y abriendo para verificar… 😉

Anuncios