La buena fortuna hizo que una invitación de Jazmín Rodriguez me acercara a ver la obra.

Así como los judíos tienen derecho a hacer chistes de la cole sin ser acusados de discriminación, quienes hemos hecho o hacemos terapia tenemos ciertas licencias para decir algunas cosas que no serán tomadas como faltas de respeto.

Como cada Viernes a las 21.00…en el escenario de El portón de Sánchez se dan cita 4 loquitos que asisten a su sesión semanal de terapia de grupo…guiados por Esteban. Esteban, un guía tan particular que nos hace sentir que nuestro terapeuta y su profesionalismo están en las antípodas justas. 4 personas que padecen algunos trastornos son constantemente objetos de la burla por parte de El guía.

Muchísimas situaciones que no son cómicas…casi diría que son una tragedia y sin embargo me parecieron hilarantes. Y no solo a mi…todo el público logró reír. Humor negro del lindo, ausencia de culpa por la burla, ambiente propicio para terminar la semana y dejar que el ánimo fluya.

No puedo contar nada…solamente decirles que se van a divertir…sentirán alivio de saber que no es Esteban quien los va a esperar la semana que viene en la sesión.

Por si todo lo que conté fuera poco, les adelanto que en el final se viene una de mis canciones favoritas: summertime.

María, valorando hoy mucho más a Santiago. 🙂
P/D. Gracias Jazmín!!!!

Anuncios